miércoles, 4 de mayo de 2011

Crítica: Scream Of The Banshee

A mi me parece que con esto del “After Dark Originals” nos han querido tomar un poco el pelo aprovechándose del buen sabor de boca que, en general, nos han dejado las ediciones anteriores de su hermano mayor, el “After Dark Horrorfest”. Por que amigos, una cosa es acercarnos con mejor o peor resultado al cine independiente y otra muy distinta es querer sodomizarnos con producciones baratas para televisión. Lo hicieron primero con “51”, un telefilme en toda regla, y vuelven ahora a las andadas con “Scream Of The Banshee”, película concebida por la cadena SyFy y con mas pinta de excusa para rellenar hora y media de parrilla que de una propuesta realmente seria para formar parte de una iniciativa a priori tan importante y con tanta repercusión para el aficionado al género como este “After Dark Originals”. Y eso que el proyecto ha recaído en las competentes manos de Steven C. Miller, director del muy recomendable acercamiento al cine zombie “Automaton Transfusion” (la cual por cierto, espera secuela para el año que viene) y ha contado en su reparto con gente de tanto caché como la eterna pelirroja Lauren Holly (mira que ha hecho películas esta mujer y a mi me tiene que venir siempre a la cabeza el thriller apocalíptico “Final Storm”, dirigido por el infame Uwe Boll y protagonizado por el mega infame Luke Perry) o el icónico de la ciencia ficción, Lance Henriksen.

“Scream Of The Banshee” traslada a nuestros días la figura de la Banshee (véase también “Damned By Dawn”), un ser maligno con curvas de mujer que trae la muerte con su grito. Lo templarios consiguieron atraparla en una caja mágica y la escondieron a consciencia para que nunca fuese liberada, pero una profesora de arqueología de la universidad y sus ayudantes, la encuentran por accidente detrás de una antigua pared del sótano y con la ayuda de un guantelete de la época que perteneció a los propios templarios, la abren, liberando así a la criatura, quien los marca con su grito. Los pobres incautos que han oído su grito de muerte están en serio peligro y su única oportunidad de sobre vivir, es encontrar a un investigador que trabajó en la universidad hace muchos años y que parece tener amplios conocimientos sobre la Banshee.

Sería de cínicos decir que “Scream of the Banshee” ha supuesto una decepción, para los que tuvieron la oportunidad de ver el trailer, me parece que ya quedaba bastante claro que con lo que aquí iban a tener que lidiar era con una película para televisión, cosa que reduce de forma considerable el abanico de consideraciones y variables a tener en cuenta, pues todos nos hemos topado con alguna de estas “joyas”a lo largo de nuestras vidas. Para los que no lo tengan muy claro (mi madre por ejemplo, nunca ha entendido el concepto “telefilme” pese a mis infructuosos intentos de abrirle los ojos), “Scream of the Banshee” podría ser perfectamente el episodio piloto de una serie de terror (no una de calidad en plan “Sobrenatural”, mas bien algo del estilo de “Sanctuary” o similares), estos episodios de doble duración donde se suele gastar algo mas de pasta de lo habitual para “engañar” un poco al personal y que algún productor despistadillo pique el anzuelo y ponga la pasta sobre la mesa para producir toda una temporada, en la cual, a partir del cuarto episodio, comenzará a planear la sombra de su inminente cancelación.

La historia palpita al mas puro ritmo de corazón de teleserie barata, simple donde las haya, sin mostrar el mas mínimo interés en desarrollar a los personajes que la encarnan mas allá de algún tópico de manual en plan madre e hija distanciadas, compañeros de siempre que descubren el amor y demás chorradas de esta índole y por supuesto, un buen puñado de efectos especiales para intentar disimular todas las miserias del guión. Y en este sentido no se puede negar que la cosa cumple, por que a nivel visual y dejando de lado algunas chapuzas digitales (que las hay, y muy gordas), “Scream Of The Banshee” luce mucho mejor de lo que se podía esperar, con una criatura muy bien caracterizada que levanta el animo del personal con cada una de sus apariciones aunque en el fondo, no haga mucho mas que pasearse por la pantalla y pegar berridos mientras se cuela en la mente, de unos aterrados personajes que dentro de las propias limitaciones impuestas por el hábitat, tampoco lo hacen tan mal como se podía esperar, pese a lo triste que resulta ver al bueno de Lance Henriksen a estas alturas de la vida, haciendo semejante paripé. Podríamos decir que “Scream of the Banshee” guarda fuertes paralelismos estructurales con el cine porno (y hablo por lo que me han contado), es decir, los momentos donde hablan, se pueden pasar rápido por que no descubren nada que no sepamos, además de hacerse muy pero que muy largos y cuando aparece la banshee, digamos que sería el equivalente a la parte del folleteo y la cosa se pone algo mas interesante.

Conclusión, “Scream Of The Banshee” sigue la estela de cutrez extrema marcada por “51”, si bien es cierto que con algo mas “clase” (y no se si esta sería la palabra correcta), un apartado técnico algo mas cuidado y una correcta dirección que dentro del insubstancial guión ideado para ser asimilado por niños de parvulario, consigue minimizar la tortuosa experiencia del espectador, dosificando muy bien las apariciones del entrañable personaje de la Banshee, quien por si sola justifica que nos traguemos el resto de irrelevante metraje pese a la certeza de que de esta se podría haber sacado muchísimo mas suco dándole mas protagonismo y sobretodo algo mas de variedad en sus intervenciones. Destacar también el gracioso prologo ambientado en la época de los templarios por su buena ambientación y diseño de vestuarios, su correcta y omnipresente banda sonora y el tramo final donde entra en escena la figura de Lance Henriksen, quien le otorga al filme una (pequeña) nueva dimensión.

Lo peor no hace falta ni comentarlo, aparte de toda la colección de tópicos de saldo y sintomatología básica del cine para televisión, vamos a tener que sufrir el absurdo desaprovechamiento de la criatura así como el molesto efecto de pestañeo con fundido en negro que acompaña cada una de sus intervenciones, el poco mimo dado a las muertes, algunos efectos digitales que rozan lo esperpéntico y sobretodo el poco o nulo interés que despiertan tanto la historia como los personajes, así como la irritante sensación de estafa y falta de respeto que le puede producir al aficionado al género de toda la vida, que a estas alturas se siga maltratando al mismo con productos de este tipo.

1 comentarios:

La Bestia dijo...

Esta es, sin ir mas lejos la peor pelicula que vi en mi vida.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.