lunes, 17 de septiembre de 2012

Crítica: La Matanza de Texas (2003)

Polvorienta, asfixiante, sucia, ocre, sangrienta y atroz...casi tanto como la original. Realizar un remake de “La Matanza de Texas” de Tobe Hooper, el slasher de los slashers, y salir bien airoso del intento no debe de ser tarea fácil, pero así lo hizo el debutante Marcus Nispel, el director que unos años más tarde también se pondría tras las cámaras del remake de “Viernes 13”.

And I heard, as it were, the noise of thunder...

Estábamos en el año 2003, el mismo en el que fallecería Johnny Cash, pero al igual que la cinta original de 1974, el remake nos hará retroceder a los años 70, aquella que marcó un antes y un después en el cine de terror americano, aquella que aterrorizó a nuestros padres, y que unos años más tarde nos aterrorizaría a nosotros, aquella que para siempre mancharía con sangre el nombre del estado de Texas, aquella que resultaba tan brutal que no saldría jamás de nuestras mentes, aquella en la que sonaba el chirriar de un columpio oxidado, cientos de gritos que te desgarraban el alma y el rugir de una motosierra, la de aquel gigante que lucía una máscara de piel, y que un soleado día se quedó dando vueltas en una solitaria carretera al son de unas sobrecogedoras carcajadas y el sonido de un motor de coche alejándose.

Volvamos a montarnos en aquella furgoneta, encendamos la radio y dejemos que suene el “Sweet Home Alabama” de Lynyrd Skynyrd, volvamos a darnos una vuelta por la América más rural, regresemos al lugar más inhóspito del planeta, el centro de Texas, donde la sangre se coagula y su color se confunde con el óxido, donde el sol lo pudre todo, donde las moscas se congregan, donde huele a carne muerta, volvamos al matadero. Pero hagámoslo variando un poco la historia y utilizando las técnicas de hoy en día, con una nítida fotografía donde brillan los paisajes secos y rurales, una potente puesta en escena y un buen reparto, pero dejemos que los terrores sean iguales, porque el terror siempre es el mismo, y ahí encontramos la luz, la oscuridad, las sombras y el asco, y en medio de todo, la sangre que cubre la esperanza al superviviente.

There's a man going around taking names,
And he decides who to free and who to blame...

La cinta de Nispel se mueve entre el homenaje y la restauración, comenzando con un nuevo prólogo que hace pensar que se trata de una película basada en hechos reales (bueno, hasta cierto punto se puede decir que se basa en la historia verídica del asesino Ed Gein), y continuando con un argumento muy parecido al clásico, pero cuidado, que aquí el director no se limita en absoluto a copiar fotograma por fotograma a la del 74, como ocurre con otros remakes que se han realizado, como por ejemplo “Psycho” de Gus Van Sant, aquí Nispel nos cuenta la misma historia pero de un modo diferente aunque manteniendo la esencia, y mientras lo hace se dedica a guiñarnos el ojo de vez en cuando, haciendo las delicias del conocedor de la vieja historia.

Volvamos a la furgoneta, y viajemos con el grupo de víctimas, los animalitos van hacia el matadero para convertirse en carne, cinco jóvenes que se dirigen a un concierto en Dallas, dos parejitas y un colega. Un reparto con experiencia en esto de las malas experiencias, para empezar conduce el actor Eric Balfour “Skyline”), el colega de turno es un tipo que debería pensárselo dos veces antes de volver a irse de viaje con los amigos, Jonathan Tuckery “Las Ruinas”); La chica que no deja de morrearse con el rubiales y que se les ha acoplado a última hora es Erica Leerhsen “Km. 666 II: Camino Sangriento”, “Blair Witch 2”); El que esta encantado con ella es Mike Vogel  (“Monstruoso”); Y en el asiento del copiloto se encuentra sentada la escultural y la más conocida de todo el grupo Jessica Biel (“The Tall Man”), la máxima protagonista, nuestra heroína.

Y entre tanto yo me pregunto, ¿Con la infinidad de películas de terror que comienzan de ese modo, realmente hoy en día alguien tiene el valor suficiente para emprender un viaje junto a unos amigos?Pues si, lo hay, porque el mundo está lleno de insensatos, y porque es más que probable que en el preciso momento en el que esta crítica salga a la luz, yo me encuentre de vacaciones con mi pareja y otra pareja más, cuatro personas intentando pasarlo bien. Entonces, ¿nos terminaremos convirtiendo en víctimas de algún redneck piscópata? Pues...si fuéramos de viaje por el centro de USA, estoy convencida de que la respuesta sería 100% afirmativa, pero como no es el caso, por esta vez nos libraremos ¿o no?...

The hairs on your arm will stand up,
At the terror in each sip and in each sup...

Y allí están ellos, charlando, riendo, discutiendo, comiéndose, sudando, sobándose y fumando hierba, hasta que se topan con una autoestopista, una joven asustada que recogen en su coche, pero una vez adentro no duda en sacarse una pistola de sus partes más íntimas y dispararse un tiro en la boca, no sin antes decirles a todos que van a morir. Y cuando me meto por el boquete que el disparo ha dejado en el cráneo de la joven, y salgo por el agujero que ha dejado la misma bala en el cristal trasero del coche, un travelling que me hace sentir nauseas, me hace sentir sucia, oler la sangre, oler la muerte...por algún motivo noto que me afecta más de la cuenta y en esos momentos pienso que no me alimentaré de carne nunca más, adiós a la sección cárnica y a la charcutería...Y veo la cara que se les ha quedado a los cinco amigos, veo horror, veo espanto, y siento como acaban de comenzar a caer por el abismo, y yo contemplo su caída desde mi asiento sin poder hacer nada.

Y mientras descienden, aparece el actor que diera vida al sargento de artillería Hartman en “La Chaqueta Metálica” de Stanley Kubrick, un individuo realmente desagradable, despreciable y hostil, un chalado que viste de sheriff y que va peligrosamente armado, un tipo sin escrúpulos que con mucho humor negro “resolverá” la muerte de la joven de un modo de lo más inverosímil. Y la historia continúa según lo previsto, los protagonistas se meten cada vez más en la boca del lobo, y el sonido de la motosierra cada vez es más cercano, ya viene, ya está aquí, es él, es “Cara de Cuero”, es Leatherface...

Hear the trumpets, hear the pipers,
One hundred million angels singing...

El monstruo espera en su casa, en la mansión Hewitt, al igual que una araña espera que sus presas caigan en su tela. El engendro se presenta prácticamente igual que en la de 1974, irracional, bárbaro primitivo...golpeando fuertemente a su víctima en la cabeza, arrastrándola a una de la mugrientas habitaciones de la casa, y cerrando con violencia aquella puerta corredera, la puerta que separa la vida de la muerte. Los cinco chicos se convertirán en su pasatiempo favorito, les volverá a colgar de un gancho de carnicería cuando aún permanecen con vida, jugará al escondite con ellos, les perseguirá, e incluso se fabricará una nueva máscara con la cara de uno, momento que hará que por un instante, por primera vez, veamos su desfigurado rostro a contraluz, Nispel se atreve con todo.
And I heard a voice in the midst of the four beasts,
And I looked and behold, a pale horse...

Pero lo más emocionante para Leatherface serán los veinte últimos minutos de la película, ahí llega la acción frenética, la persecución de Erin (Jessica Biel), la única superviviente del grupo, el equivalente a Sally en la original, aunque en esta ocasión una Scream Queen, menos gritona, más serena. Y Erin, aquella que ha visto como todos sus amigos morían ante sus ojos de las maneras más atroces que uno se pueda llegar a imaginar, que la han drogado, humillado y vejado, y que incluso ha visto como el asesino lucía una máscara hecha con la cara de su novio... Esa Erin, acabará huyendo a través de un oscuro matadero, se tendrá que meter en una cámara frigorífica (pero no, a la Biel no se le marcarán los pezones en su camiseta mojada), se esconderá en el interior de una ternera abierta en canal, huirá corriendo por la carretera como alma que lleva el diablo, y resumiendo...las pasará realmente putas, como lo pasó antaño Sally.

Y es que hay cosas que nuca deben cambiar, y al igual que su predecesora, la película de Nispel narra las últimas horas de vida de un grupo de jóvenes que se topa con una familia de ex-carniceros que se dedican a matar, despedazar y alimentarse de la carne de todo aquel que se le ocurra parar por la zona. Pero para el remake, Nispel elimina algunos personajes, como por ejemplo al chico parapléjico (cosa que le agradezco porque ese individuo siempre me ha sacado de quicio), y para compensar introduce otros nuevos, así que vemos como la nueva familia de caníbales cuenta con tres nuevos personajes, tres mujeres odiosas, y también tenemos correteando por aquí y allá a un niño algo deforme. Pero lo que más sorprende es que prescinde de la secuencia más famosa de la cinta original, mi preferida, la cena de la familia de matarifes con la forzada invitada y el abuelo moribundo. No negaré que la eché en falta, la esperaba tanto como la llegada de un paquete de Ebay en mi buzón, pero pensándolo detenidamente, creo que hubiera sido un error repetir el momento más memorable de la original de Hopper. ¿Que por qué? Pues sencillamente porque la secuencia de la cena de la cinta original es inimitable, inigualable e insuperable.

En resumen, el remake de “La Matanza de Texas” parte desde el respeto a la cinta original, y además nos ofrece una nueva y muy buena película de terror. Donde la atrocidad, el calor, las mugre y las moscas son partícipes, un viaje en el que debió sonar el “The Man Comes Around” de Johnny Cash, un viaje a la muerte.

And his name that sat on it was Death,
And hell followed with him...

Lo mejor: Que no pretende ser una fotocopia de la original. El personaje del “sheriff” interpretado brillantemente por R. Lee Ermey. La tensión que se respira durante toda la película. La fotografía descarnada, la sórdida ambientación y el derroche de sangre.

Lo peor: Que no puede superar al clásico de Tobe Hooper, sólo homenajearlo.

10 comentarios:

thewronggirl dijo...

Menos mal que no pretende ser una fotocopia, porque yo ya he hablado de las copy-inceptions en la mía.
Muy buena crítica! Esta me gustó mucho y eso que la vi hace un par de años de pasada en la tele.
:* darky!

Dr. Gonzo dijo...

Un remake más de digno de un clásico que jamás podrá igualarse, y mucho menos superarse.
Lo único que me escama de esta película es precisamente que parece eso, una película, mientras que la original era tan sucia y tosca que terminaba pareciendo una especie de documental macabro.

Pero vamos, que sí, un remake muy disfrutable y digno.

Blanch dijo...

Pues como he dicho antes, yo prefiero ésta que a la original. El papel del sheriff te pone los pelos de punta. S-u-b-l-i-m-e.

Blanch dijo...

Dark, increíble al nombrarme a Cash. Sin palabras.

El Rector dijo...

Nispel es un gran remakeador, ya lo hizo muy bien con Viernes 13 y aquí lo hace de nuevo con un remake, como dice el Dr., muy digno, aunque a mi juicio, pierde gran parte de la esencia de la original, al perder toda la suciedad, crudeza y ese toque mondo que tenía la de Hooper.

La historia, pues igual de simple y sosa que la original, cierto, pero Nispel se saca de la manga un as, el del Sheriff, para mi, el auténtico protagonista de la película, eclipsando a leatherface y convirtiéndose en uno de los iconos del cine de terror del siglo XXI. Todo el metraje en el que aperece este grandísimo hijo de puta que es Hoyt, el resto de metraje, sin ser para tirar cohetes, cumple, a mi me entretiene mucho más esta que la cinta original, si bien es cierto que no incomoda ni un tercio que la de Hooper y que en muchos momentos, transmite cierta indiferencia.

ADemás, esa obsesión de la cámara por el cuerpo de Jessica Biel, al principio hace gracia, pero se termina volviendo muy irritante.

Darkotica, a mi juicio, falla en la ambientación, por el resto, bastante de acuerdo con todo lo que comentas, aunque mi nota no pasaría de un cinco peladito (y por Hoyt).

Gran trabajo.

Saludos.

Darkotica dijo...

Uiss...gracias compis!!!

TWGirly, si...menos mal que no era copy-paste jeje!. Bueeeno, me alegro de que aquí si que coincidamos!

Dr.Gonzo, si..desde luego y como ya dije, la original de Hooper es inigualable, el mal rollo que produce la del 74 es imposible de alcanzar.

Blanchete, el personaje del sheriff Hoyd es el alma de este remake...Pero porfavor, no te quedes sin palabras!!! ;)

Rector, si, puede que el cabrón del "sheriff" eclipse un poco a Leatherface, pero creo que era necesario meter a un nuevo personaje, no podía hacer lo mismo que Hooper, había que meter algo distinto y que diera el juego suficiente, alguien carismático...así que Hoyd era simplemente perfecto. ¿Que entretiene mucho más que la original? ¿La original no te entretenió? joder...pero si te deja sin respiración durante toda la película.

Lo del cuerpo de la Biel...bueno, todo depende de la importancia que le des, pero no me parece algo molesto de ver...¿?

La ambientación? Joder, ahí si que me has matado...pero si es perfecta! (casi tanto como la Biel jajaja!) y ¿un cinco peladito? madre mía! pero mira que hay ratas en el mundo...me han dicho que hasta han llegado al espacio, jajaja! ;) Mercy!

Saludos chic@s!!!

Missterror dijo...

Darko- Coincidimos en todo!!!!
Se habla mucho de la ambientación, pero para mi, una de las grandes sorpresas del remake, fue precisamente que a mi sí que me produjo un mal rollo parecido al de la original. Joder, después de verla casi tengo que ducharme (por diferentes motivos, claros!!!).
A mi me pareció un remake increíble y eso que yo fui al cine con el "no me va a gustar y me voy a cabrear mucho" escrito en la frente, peeeeero, mira tú, salen unos personajes maravillosos, inolvidables...lo del sheriff no es de este mundo, y ese Leatherface inmenso a mi me cautivó también!! Bueno, en realidad lo hicieron todos los personajes, y el hecho de que no se rodara plano a plano la misma película pero que fuera totalmente reconocible me fascinó (por eso , creo totalmente acertado prescindir de la escena de la cena, que anteriormente taaaanto se había desgastado...)

Un maravilloso remake (como dice El Rector por ahí arriba, Nispel es un crack en esto), y una maravillosa crítica (tanto lo escrito como la persona...).Sabes que ha podido completar lo que yo en du día no pude??? Me refiero a la reseña...qué grande eres!!!!!

Blanch dijo...

Dark...es que no me salen... porque la sombra de La Chaqueta Metalica es muy alargada porque sino diría que está el papel de su vida. Dios!! El tio si que ponía lo pelos de punta. Si os habéis fijado a partir de la primera Leatherface siempre ha sido eclipsado por otro compañero de reparto...curioso que siga siendo él, el reclamo de la saga.

Jesús Haro dijo...

Esta peli me encantó. La vi con una novia mía a la que le... me gustaba mucho. No supe ser más bruto, con el tipejo ese con una pedazo de sierra mecánica.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.