domingo, 28 de julio de 2019

Crítica: Nosferatu

En estos últimos meses me he sentido como el Conde Orlok: un degenerado fuera de su tiempo, un monstruo extraño a las corrientes actuales de opinión (Internet) cuyas maneras y formas están fuera de contexto en este mundo de consumo rápido y de desdén generalizado hacía lo que conforma el pasado de nuestro género. Primero, en varios de los pupilos de mi curro  (una minoría, por suerte) y luego en un par de sitios de los que frecuento en la red me he encontrado con la misma apreciación. ¿Por qué esa neura mía con películas con décadas a sus espaldas? Lo antiguo, lo "viejo", ya no es trendy. Y en estas épocas de fast food informativo, películas con una década escasa de existencia ya son consideradas por un sector como desfasadas y sin ningún tipo de atractivo. Eso sí, este proceso acontece sin siquiera haberlas visto. Hurra y bravo!

¿Qué pensará este sector del público del fantástico sobre algo rodado en 1922 y, muda y desprovista de todo atisbo de filmación "moderna" en materia de planos y trucajes? Sin travellings, sin retoques digitales, con efectos caseros entre fotogramas y con medios de los de mucha madera y cámaras pesadas y vetustas...Presupongo que para este colectivo debe de tratarse de un artefacto de insufrible visionado, como prácticamente todo lo hecho en durante el siglo XX de nuestra era. Y para mi, eso resulta muy, muy triste.  Encaró pues el “Nosferatu” de Murnau con sentimientos encontrados de a qué lector esta crítica aparte de a mi y un par más le puede interesar y si vale la pena el esfuerzo. Pero como el onanismo siempre se me ha dado bien, arranco este post practicamente para mi propio y egoísta disfrute.  


“filmar en exteriores y en escenarios naturales fue toda una revolución, porque sacó al cine de terror del ámbito puramente teatral”


Primero de todo, esta película es un plagio en toda regla. Adaptación del Drácula de Bram Stoker, el director Murnau se negó a comprar los derechos de la novela a la familia de Stoker y simplemente le cambió el nombre a los personajes principales, amén de variar algunos puntos de la historia. El resultado fue que la familia del inmortal escritor irlandés le metió una demanda que acabó en su ruina económica y, de paso, la orden de destruir todas las copias existentes de la película. Cosa que, por suerte para el séptimo arte, no sucedió.  

¿Qué tiene pues este Nosferatu para haber influido en el devenir de la historia del cine? Muchas y variadas cosas. Para empezar, algo tan simple como filmar en exteriores y en escenarios naturales fue toda una revolución, porque sacó al cine de terror del ámbito puramente teatral y lo convirtió en algo distinto.  Sigamos con el uso de filtros de color que rompían con el blanco y negro, convirtiendo su visionado en una gama de colores extraños y claros, que ayudaban aún más a la sensación onírica de estar contemplando una pesadilla. Esa sensación de fuga de la realidad era la seña de identidad del expresionismo alemán, cuya santísima trinidad formada por “Metrópolis” de Fritz Lang, “El Gabinete del doctor Caligari” de Robert Wiene y la película que hoy nos ocupa son prácticamente los orígenes del género del terror y la ciencia ficción tal y como los conocemos en el mundo occidental moderno.

En cuanto a los efectos especiales, sorprende y mucho que los trucajes de por aquel entonces sean, en esencia, los mismos de hoy en día solo que mucho menos refinados. Icónicas son las escenas del conde Orlok levantándose de la tumba, imitada hasta la saciedad en cientos de películas, o el impagable juego de sombras con el que el vampiro hace presa en sus víctimas. En este sentido, Coppola realizó un sentido homenaje a toda esta artesanía primigenia en el género del terror en su "Drácula", verdadero festín para la vista y homenaje a toda una forma de hacer cine. Hay trucajes que resultan casi cómicos a día de hoy, pero que resultan extraordinariamente efectivos: el simple hecho de cubrir con una manta un carruaje, ponerle una lente de color a la cámara, acelerar el metraje y ponerle una adecuada ambientación musical convierte el viaje de Hutter/Harker al castillo del conde en una escena pesadillesca y delirante.


“Drácula NO era un héroe romántico en sus inicios, era la encarnación de todos los miedos de la sociedad victoriana sobre los no ingleses”


Obviamente, no nos podemos saltar en este ejercicio de paleontología fílmica a la figura cumbre de toda la producción, objeto de mil rumores y envuelta en un halo de misterio y fascinación que aún hoy, prácticamente un siglo después, sigue siendo una de las imágenes clave de la cultura popular. Hablo, claro, del conde Orlok/Dracula, interpretado por Max Shreck, del que se llegó a decir barbaridades tales como que era un vampiro real debido a su increíble caracterización. Si no la han visto, les remito de cabeza a "La Sombra del Vampiro", de Elias Merhige, donde a partir de esta teoría se desarrolla un peliculón de mucho calibre, con un Willem Dafoe soberbio en el papel del actor/monstruo. No es de extrañar toda esta mitología en torno al personaje, pues la creación de Shreck es absolutamente repugnante en cada uno de sus gestos y miradas. 

Partiendo de la visión del Drácula de Stoker, en que la figura del conde no era más que una excusa para presentar la xenofobia del autor y su miedo a todo lo extranjero, el conde Orlok es un portador de enfermedades (la peste negra), un ser vicioso y retorcido en el cual su aspecto refleja su interior: Su lujuria desatada que le lleva a cruzar mares para satisfacerla y su muy equívoca relación/violación de Hutter/Harker, amén de la muerte y desolación que genera allá donde pasa lo aleja de la visión romántica que tenemos hoy en día del  vampiro. No nos dejemos engañar, Drácula NO era un héroe romántico en sus inicios, era la encarnación de todos los miedos de la sociedad victoriana sobre los no ingleses que, en esencia, vienen a profanar a las mujeres y a las tierras de la buena Britannia, Desde este punto de vista, aunque la acción de Nosferatu no sea en Londres sino en Alemania, esta película es mucho más fiel a cualquier adaptación moderna que se haya hecho, y manda narices que haya tenido que ser en un plagio...


“no es una película para ver en ordenador. Para sacarle el jugo hay que verla a oscuras, en pantalla grande, y a una hora tardía preferiblemente en invierno”


Pero me estoy enredando en tecnicismos, querido lector (podría estar horas, lo siento), pero lo que realmente importa es....¿Nosferatu es una buena película, o solo es un ejercicio de necrofilia fílmica?  Pues desde mi punto de vista, es un peliculón atemporal.  Sumergirse en “Nosferatu” es como sumergirse en una pesadilla apenas recordada. Dejarse llevar por su onírica puesta en escena, la música (el que suscribe tuvo la inmensa suerte de verla con música en directo hará unos añitos, experiencia irrepetible), y ese Orlok hipnótico e inquietante fueron y son para mi uno de mis mayores placeres.  

Ojo, no es una película para ver en ordenador. Para sacarle el jugo hay que verla a oscuras, en pantalla grande, y a una hora tardía preferiblemente en invierno. Y en soledad. Porque las palabras pueden romper el hechizo de este monumento salvado de las llamas, traído desde otra época hasta nuestros días y completamente inmortal. ¿Y no es esta la definición del vampiro, al fin y al cabo?

Lo mejor: La experiencia sensorial. Orlok/Shrek. El mejor y más replicado vampiro de la cultura pop. El nacimiento del cine de terror occidental.  

Lo peor: Pertenece a otro tiempo y a otro lenguaje cinematográfico (cine mudo), y eso puede echar para atrás a algunos.


16 comentarios:

El Rector dijo...

Muy de acuerdo. Tanto en el alegato inicial como en el análisis de la película. Naciendo del plagio y la picaresca, lo que está claro es que a la larga (aunque la comparación sea muy tramposa por aquello de la cantidad), está claro que Orlok ha corrido mucho mejor suerte en el cine que su alter ego original. Si la película de Murnau es una obra de arte en sí misma, la versión de Herzog me parece tan o más maravillosa, pro no hablar de nuevo, de las excelencias de ese ejercicio de metacine que es "La Sombra del Vampiro" y ese no menos excelso Willem Dafoe en otra película inolvidable. Me sorprende lo que está tardando la industria de Hollywood en traernos el pertinente remake de la película de 1922...

Es curioso, uno se pone a analizar las grandes joyas que nos ha dejado el género de terror a lo largo de su historia, sus particularidades y sus tempos, las compara con algunas de las corrientes populares del momento y es imposible que a uno no le suban los colores por pertenecer a una raza tan sumamente estúpida, aunque solo sea DNI mediante.

Saludos.

Donnie dijo...

Artorius, lo primero de todo, enhorabuena por la crítica..

El cine expresionista alemán es soberbio, toda una serie de directores nos dejaron varias obras maestras antes de la llegada del cine sonoro. 'Las manos de Orlak', 'El gabinete del Doctor Caligari', 'Metropolis', 'Der Golem', las cintas centradas en el doctor Mabuse... creo que podría seguir citando y cintado títulos.. Dejando de lado el tema de la (ejem) licencia con Drácula, sería imposible entender el cine de terror y la ciencia ficción sin muchas de estas películas...

'Nosferatu' es una obra cumbre dentro del cine. Con perdón me sale ahora la vena mas intransigente, pero creo que si alguien no ha visto esta película (Le guste o no, en eso ya no entro, cada uno tienes sus gustos) no se puede considerar amante o seguidor del cine de terror..

Un saludo!

Donnie

Yann dijo...

Una cosa. Lo de que Dracula es una representación de la xenofobia y el miedo a los no-ingleses no es exacto. Es una interpretación actual... porque hoy en día hasta el diseño de un serrucho se interpreta una metáfora del miedo a los extrenajeros.

Primero, que es dificil que siendo Irlandés en tiempos de la gran hambruna tuviera miedo a los no-ingleses. En aquella época los irlandeses, a los que tenían manía era a los sí-ingleses.

Y segundo, que los personajes del horror gótico no son héroes románticos (eso llega más tarde con los vammpiros gusiluz), pero si están emparentados con el Romanticismo. Allí donde el Romanticismo trata con héroes arrastrados por sus pasiones, el Horror Gótico lleva ese tema al extremo.

El tema recurrente del Horror Gótico es la degeneración del ser humano, la pérdida la racionalidad y de lo que le hace humano. Los vampiros son hombres convertidos en no-muertos y arrastrados por la sed de sangre. Frankestein se auto-destruye por su propia obsesión y su monstruo, de nuevo, está construido a partir de retazos de hombres. El hombre-lobo es un hombre maldito con el deseo de matar. Vathek es un hombre que se auto-destruye en su búsqueda del poder. Los Misterios de Udolfo trata de la degenaración de una familia. El Fantasma de la Opera es, de nuevo, un hombre trastornado. Incluso Lovecraft, que casi llegó tarde a su propia época, tiene como protagonistas a personajes que caen sistemáticamente en la locura o la degeneración (Innsmouth). El Horror Gótico siempre ha sido un miedo a lo que se oculta en el interior del ser humano. No tiene nada que ver con extranjeros ni con las tierras de Britannia.

Art0rius dijo...

Rector: Lo que hizo Herzog con su reinterpretación fue para mi una maravilla, sobretodo el final con ese plano que no spoileare pero que me pareció un canto a la libertad extremo y maravilloso. Kinski, como siempre, a otro nivel. Me cuesta mucho hablar bien de semejante basura humana pero que era un actorazo no se lo negaré nunca a mi pesar.
Vivimos en la época del consumo rápido y la banalización de lo tradicional y sus valores. A mi personalmente me da mucha pereza el 90% de lo que se rueda a día de hoy, y cosas como lo que Netflix hizo con Star Trek me parecen un ejemplo perfecto de todo lo que me disgusta a día de hoy del género fantástico.

Donnie: Suscribo tu comentario, pero estamos en una época postmoderna en la que, a pesar de que tenemos acceso a un montón de títulos, el aficionado acaba centrandose en la novedad para no correr el riesgo de no ser trendy o como coñe se escriba. El exceso de información sin criterio se convierte en ruido, y contra eso poca cosa se puede hacer salvo seguir picando piedra en nuestro caso.

Yann: Antes que nada, con aportes como el tuyo da gusto ponerse a escribir y, dicho esto, al lio.
Hay que hacer una distinción entre el autor y el objetivo de su obra: Hay que tener muy presente que Dracula fue un libro comercial y un bombazo editorial precisamente porque Stoker fue extremadamente astuto en ese punto: Quería vender un producto, y a fe que lo hizo muy bien conociendo precisamente el mercado en el cual quería trabajar. Cualquier analisis de la inglaterra victoriana tiene que tener muy presente el extremado clasicismo y racismo que imperaba en la mentalidad de la epoca (y aun en día que diría el buen Boris Johnson, ejem). Para recordar un ejemplo famoso, uno de los elementos que entorpeció la investigación de los crimenes de Jack el Destripador (coetaneos practicamente a la primera edición de Dracula) fue que parte la investigación se basó en que ningún ingles de bien obviamente era incapaz de realizar crimenes tan horrendos, investigandose incluso los indios que viajaban en la troupe teatral de Buffalo Bill. Stoker era irlandes, en efecto, pero dado su bagaje de hombre de mundo y reputado representante de uno de los actores ingleses más influyentes de la época con el que viajo por todo el mundo me atrevo a dudar de su animadversión a lo Británico e incluso de que tuviera inclinaciones xenófobas.
Pero como bien he dicho, Stoker fue a agitar los miedos y las filias ocultas en el trasfondo psicológico de la sociedad victoriana, y lo hizo tan bien que aún hoy estamos hablando de Dracula. Stoker racista? Lo dudo. ¿Que tuvo el ojo de crear un personaje que revolvía los miedos más intimos de la sociedad en la que vivia para vender libros? Para mi, sin duda. Una cosa son tus convicciones personales y otra lo que haces para ganarte la vida, creo yo.
Aplaudo tu descripción del Romanticismo y la suscribo. Pero como bien dices, me refería a la visión edulcorada de estos tiempos del mito en que tener colmillos es cool y ser un depredador sexual es lo más. De los gusiluz y el tremendo daño/desprecio que hacen a la figura de la mujer hay tema aquí para rato, pero me lo guardo para un comentario directamente en la crítica de Crepusculo que algún día vomitare.

Aplaudo tu argumentación de Orlok como personaje vinculado la romanticismo y al Horror Gótico. Orlok es la sublimación de toda degeneración humana pero también un espejo de nuestras pulsiones más ocultas, al igual que el Dracula en el que se basa. Pero creo que mi argumentación sobre el discurso de fondo xenófobo de la novela no se contradice con la consideración de Dracula como ejemplo de esa corriente. "Las mujeres a las que amais son mias ya...." De fuera vinieron para robar a nuestras cándidas y sumisas esposas inglesas, y que lo pillen al conde haciendo que Mina le haga una felación sanguinea se la repampinfla (grande Coppola, por cierto!) Un placer leerte Yann, y espero verte mucho más por aquí!

Art0rius dijo...

(Perdonad los errores estilisticos, escribir medio dormido nunca ha sido mi fuerte)

Art0rius dijo...

Me acabo de dar cuenta, Yann, de que escribí "la xenofobia del autor" cuando realmente tendría que haber puesto "la xenofobia de la sociedad victoriana". Por apuntes como el tuyo uno tiene que entonar el mea culpa y reescribir sus propios puntos de vista y, en definitiva, crecer. Gracias por ayudar a moldear la opinión de este humilde crítico con tu aporte!

Yann dijo...

"Orlok es la sublimación de toda degenarción humano pero también un espejo de nuestras pulsiones más ocultas"

Pero es así en todo el Horror Gótico. Los personajes siempre están ligados a sus pulsiones humanas. Esa relación es la base sobre la que se construye el género. Generalmente se asocia el Horror Gótico a una estética determinada, en la que Tim Burton es un maestro. Sin embargo, el tema subyacente es algo que a menudo se pasa por alto. Y ese tema, sin embargo, Tim Burton raramente lo toca, mientras que es recurrente en Guillermo del Toro (que para mí es un director mucho más cercano al verdadero Horror Gótico que Burton). Fíjate en los temas de las películas de Del Toro: en Shape of the Water, es el lado humano de un monstruo. En Crimson Peak, es un hombre que recupera su humanidad tras convertirse en un fantasma. Hellboy|Blade trata sobre si un demonio|vampiro puede llegar a ser un héroe y a considerarse un hombre. El Laberinto trata sobre una niña que se convierte en un hada. Ese dualismo que está en todas las películas de Del Toro es el mismo tema recurrente del Horror Gótico.

No creo que tenga nada que ver con la xenofobia. Dracula es originario de Transilvania porque no era creible que hubiera habido un castillo con vampiros durante décadas en mitad de la campiña inglesa sin que nadie lo notara. Igual que el horror en el espacio se ambienta en planetas perdidos o naves abandonadas. Te soluciona el problema de '¿y porqué nadie ha visto al monstruo hasta ahora?'. Pero luego, Victor Frankestein, por poner un ejemplo, es un noble alemán, y el Dr.Jekyll es un reputado doctor inglés.

Art0rius dijo...

Yann:
Coincido en tu apreciación sobre Burton y Del Toro, pero creo que en caso del primero más que "es" se tendría que poner un "fue". Burton hace tiempo que ha dejado que las musas lo abandonen en aras de una comercialidad bastante dudosa, y me resulta muy difícil ver en el mercenario en el que se ha convertido al director de Sleepy Hollow o Big Fish, para mi sus últimas grandes peliculas. Del Toro, por el contrario, es un autor tan tremendamente fiel a los postulados del horror gótico que en ocasiones me satura un poco. Su fijación con lo sobrenatural/monstruoso a la hora de usarlo como contrapunto de lo que se consideraría "humano" (en muchas ocasiones, encarnando estos segundos lo peor de la humanidad) a veces me resulta un tanto repetitiva. ¿Es necesaria tanta reiteración de estilo y mensaje meramente cambiando la forma? Por suerte, la respuesta acaba siendo sí, porque a pesar, y también por fortuna, esa misma cerrazón en su estilo son lo que convierten a Del Toro en un cineasta único en nuestro tiempo, al que ahora mismo no se le puede comparar ningún otro en su campo.
Por cierto, si no lo habeis hecho ya, echadle un ojo a sus propuestas animadas actuales. El triptico de fantasía que conforman Troll Hunters, los 3 de abajo y la prócima saga sobre Cuentos de Arcadia son una recuperación de aquel subuniverso maravilloso mostrado en Hellboy, y un entretenimiento juvenil con mensaje de primer orden.
En cuanto a lo de la xenofobia, siento discrepar un poco. Es cierto que te soluciona el "y por qué nadie ha visto....", pero tengo una opinión creo bastante bien fundada de que parte del éxito de Dracula fue por presentar precisamente la figura del extranjero malvado y amoral a una sociedad tremendamente cerrada y clasicista. Creo que es lo maravilloso precisamente de la buena literatura, que genera opiniones y por suerte muy diferentes.
Caso muy diferente es para mi Frankenstein: La historia de Shelley nació en Ginebra (Suiza), en aquel encuentro ya mítico con Polidor y Byron. Supongo que las majestuosas montañas del lugar tuvieron mucho que ver con la ubicación del lugar de origen del protagonista, pero al igual que Dracula tengo esa opinión, no creo que Frankenstein tenga un componente xenófobo en absoluto. Me inclino más aquí hacía una suerte de exorcismo de la autora hacía la contradictoria figura de su padre, el filosofo anarquista William Goodwin, la ausencia de una figura materna en su vida y la sensación de incomprensión que tuvo siempre como "criatura" de un padre disfuncional. Sobre la obra de Stevenson, para mi es una crítica salvaje a la doble moral victoriana anteriormente citada, y en el que tras la fina pátina del "ingles impecable" se esconde un monstruo que representa las bajas pasiones asfixiadas por la educación y los valores morales.
En ese sentido, creo que al relato de Stevenson nunca se le ha hecho del todo justicia en el cine, y en el caso de Frankenstein más que la versión clásica de la Universal mi favorita es, por diversos motivos, la adaptación excesiva e hipervitaminada de Kenneth Branagh. Pero ojo, en cuanto a la criatura, la recreación que hizo Luke Goss (Principe Nuala en Hellboy) para la miniserie de la BBC es para mi la versión más valiente del monstruo.
Manda narices que siglo y pico después, haya obras que sigan inspirando al cine y que seguramente la mayoría de la gente que los ve no tiene ninguna intención ni curiosidad de revisitar el material original.

P.D.: Del Toro es un maestro/prisionero del horror gótico, pero también es el único autor con mayusculas que ha tenido las gonadas de hacer una peli de maravillosos robots gigantes partiendose la cara y hacerme disfrutar como un niño igualmente. Por muchos años, señor Guillermo!

Sergio Sara Diaz dijo...

Esta bueno el debate y con el permiso de los presentes me meto entre bambalinas:

yann: Rescato una frase de Bane en, El caballero de la noche asciende "Tu solo adoptaste la oscuridad, yo nací en ella"... creo que esa frase les cae a pelo a los que "INTENTAN" imitar a esos dos caballeros saben transmitir todo lo que sueñan, piensan, sienten de una forma que pocos lo logran con grandes diferencias a mi parecer.

Artorius: siempre he sentido el cine de Burton medio deprimente, inició con mucha oscuridad con ese Batman (89) tan soberbio y "dark", algo que DC ha querido volver a recrear fracasando rotundamente, y luego con un divertido, sátiro y oscuro Beetlejuice (88) aunque personalmente no fueron tremendaaas películas dejaron muy en claro cual era su "sello". No soy amante del hombre manos de Tijera nunca le vi ni pies ni cabeza menos buen guión o actuaciones, me parecen malísimas (no me odien). Su mejor época y concuerdo contigo fué con Sleepy Hollow y Big Fish, esta última en mi opinión la mejor de todas. Luego pues el hombre andará medio perdido, quizá gastando sus millones ya obtenidos.

Creo que del Toro esta todo dicho, el no solo se preocupa por la forma y el detalle extremo, se nota el cariño detrás de cada "experimento", sino también se preocupa por el trasfondo de la historia y de tal forma que encaje de manera perfecta en el mundo que trata de crear. Es un perfeccionista a más no poder y como pocos actuales existen, sin tener que recurir tanto o casi nada al CGI.

Como adicional para mi un genio olvidado en temas de diseño de escenarios y criaturas es HR Giger, el perturbado detrás de unas de las películas más icónicas del cine del terror como Alien el octavo pasajero (79), Poltergeist (86), especies (95) e incluso antes de su muerte en Prometheus (2012). Su estilo único no apto para mentes débiles y estómagos suaves contribuyen a este género de una forma que pocos aprecian. Si hasta tiene museo el cual al menos virtualmente les recomiendo visitar pero bajo su propio riesgo.

Se imaginan un Alien sin ese diseño de Xenomorfo? sin esas cavernas o nidos? sin esos huevos o los "face huggers" todo nacido de su imaginación. No quisiera nunca estar en una pesadilla de el.

PD: Cosa curiosa AMC esta promocionando una nueva serie de terror y de vampiros, de nombre NOS4A2 (Nosferatu) con Ashleigh Cummings y Zachary Quinto, quizá puedan darle un ojo a ver como va la cosa

Saludos!!

Yann dijo...

Arct0rius: completamente de acuerdo con el análisis de Frankestein y de Jekyll y Hyde. En ambos casos surge de la propia personalidad de sus autores: una Mary Shelley bajo la sombra de su padre y un Stevenson que siempre fue un alma libre al que le asfixiaba la sociedad inglesa de la época. En el caso de Stoker, siempre fue un irlandés dividido entre su oposición a los ingleses a los veia como invasores y culpables de la gran hambruna, y su deseo ferviente de tener un lugar en el mundo artístico inglés. De hecho, yo siempre he considerado a Dracula como una representación de esa relación contradictoria de Stoker con los ingleses: Dracula es odioso y fascinante al mismo tiempo.

De la serie de Arcadia no sé como no había oido hablar. Voy a por ella ya.

sergio: tanto Burton como Del Toro son genios. Pero en mi opinión, la relación de Burton con el gótico es exclusivamente estética.

Estoy de acuerdo con lo de Giger. Pero a fin de cuentas Giger se encuadra en el género 'weird horror' o 'weird scifi' (el mismo de autores como Laird Barron o Edward Lee), y este género a su vez enlaza directamente con Lovecraft. Y Lovecraf es (en mi opinión) el último coletazo del Horror Gótico. Con lo cual creo que hay una relación casi directa.

Art0rius dijo...

Sergio/Yann:

Yo me atrevería a añadir un tercero a este dueto (completamente de acuerdo con Yann: Burton del h.g. solo toma la estética), y ese no es otro que Alex Proyas. Si no hubiese pasado lo que pasó con Brandon Lee, que le dejó destrozado en lo personal y con una alergía al subgénero tremenda (dicho por él en entrevistas), seguramente hubiese ahondado más en el mismo, pero nos dejó dos maravillas como son para mí El Cuervo y Dark City. Amo a Eduardo Manostijeras por que soy muy sentimentaloide, pero la revisité hace poco y me pareció mucho menos de lo que recordaba. En fin....

Sobre NOS4A2 no te esperes un producto de vampiros al uso si respetan la novela de Joe Hill. Siento muchisima curiosidad sobre ella!

Coincido con Sergio y Yann en su percepción sobre Giger, aunque me cuesta imaginar a Giger en un encuadre de horror gótico clásico, pero Yann lo ha expresado mucho mejor de lo que lo hubiese hecho yo XD. Como apunte echadle un ojo en internet a los diseños de producción que el suizo loco hizo para la secuela de Poltergeist y que nunca se llegaron a utilizar, ya sea por suerte y por desgracia.

Aprovecho para decir que gracias a todo el mundo que ha posteado. Estos son los tipos de post argumentados que motivan a seguir escribiendo; Que te critiquen de forma constructiva es estupendo, y siempre siempre aprendes algo. De los simples flames ya ni hablo. Merci!

Yann dijo...

Una cosa. La relación del género 'weird' en el que estaba Giger se puede notar en algunas recopilaciones de relatos modernas sobre mitos de Lovecraft donde se encuentran autores asociados al género. Esta, por ejemplo:

https://www.goodreads.com/book/show/11251546-new-cthulhu

Y las raices que tiene en el Horror Gótico yo creo que se notan especialmente en Caitlin Kiernan

https://en.wikipedia.org/wiki/Caitlín_R._Kiernan

Anónimo dijo...

vengo de rever danza de vampiros.
y la vecina de enfrenta cuelga una corona de ajos cada vez que nos deja.
bella crítica y riquísimo intercambio.

abrazos.
f


Art0rius dijo...

Yann: Gracias por el aporte! Desconocía a Kiernan, y de momento estoy disfrutando mucho con La Joven Ahogada. Merci again!

f: Danza de vampiros para mi es el mejor Polanski, y me da igual que sea una comedia o una obra menor que dicen algunos. Grácias por los elogios, ojala todos los comentarios fueran igual de enriquecedores que en esta pelicula!

Shadow dijo...

Yo debo reconocer que pertenezco a ese grupo de personas al que este tipo de cine le tira "pa" tras cosa mala. Pero tengo curiosidad por verla, aunque después de tu recomendación, artorius, en la que debes reconocer un intento por tu parte de que "Nosferatu" se "apodere" de nuestro ser y nos transporte a otra época, no se si algún día podre verla.

Te digo, las buenas películas transmiten hasta en la pantalla más pequeña, luego, potenciar este concepto puede empequeñecer el producto.

Un saludo y gran critica.

Art0rius dijo...

Shadow: El cine mudo no está pensado para ser visto en pantallas pequeñas. Era carne de teatro y con música en directo normalmente. No digo que Nosferatu no se disfrute en pantalla pequeña, pero el reproducir al máximo las condiciones originales de visionado es una experiéncia única. Para mi no es empequeñecer el producto, es disfrutarlo lo más posible en las condiciones originales de exhibición en la que encuentras su mágia. Para mi Nosferatu no es solo una buena película, es un fenomeno atemporal pero que, como bien digo en la crítica, maximizar ciertas condiciones de visionado es una experiéncia sensorial irrepetible.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.