viernes, 24 de abril de 2020

Crítica: After Midnight

“After Midnight” es la última película de Jeremy Gardner (co-director, guionista y actor) y Christian Stella (co-director y fotógrafo). Producida por Justin Benson y Aaron Moorhead (directores de “The Endless” en el 2017 y “Spring” en el 2014). Una película, difícil... de comentar sin desentrañar su argumento, y difícil de clasificar (me inclino por el drama en el sentido más llano de la palabra), restando quizá el poco interés que pueda generar, porque partir del hecho de que es una película de terror sería una mentira enorme, entonces, también es difícil de recomendar... en lo personal, no la detesté pero no era lo que esperaba.


“After Midnight busca ser ante todo el retrato de una relación de pareja”


Vamos, te ahorro la lectura: si bien tenemos detrás los nombres de Benson y Moorhead (y lo que conlleva, su cine no es el más convencional pero tiene un toque atmosférico bastante rescatable), y a eso sumamos la anécdota de que hace años se hicieron amigos de Gardner e intercambiaron los guiones de “Spring” y “After Midnight”, y tanto los unos como los otros se “sorprendieron” de que sus filmes aún no producidos tuvieran en común el Romance; “After Midnight” está muy lejos de la propuesta de Benson y Moorhead... es más bien una película para quienes se divirtieron con “The Battery” (2012) y “Tex Montana Will Survive!” (2015) y por ende les gusta la actuación de Gardner. Si es así, tal vez disfrutes de este drama, el drama de una pareja disfuncional. Si no te van tanto estas referencias, quizá prefieras prescindir de “After Midnight”.

Advertido estás. Estrenada originalmente con el nombre de “Something Else” (así llegó a México dentro del marco del Festival Macabro del 2019), “After Midnight” busca ser ante todo el retrato de una relación de pareja, con esos momentos felices y de ensueño, que permanecen impresos en la mente y “revivimos” en las horas más oscuras orquestadas por la angustia y la soledad, cual bálsamo y dulce martirio, “¿qué nos pasó?”... para muchos, es simplemente el paso del tiempo, no todas las relaciones son eternas; y así como cada lago y bosque tienen su monstruo, al mejor estilo del Lago Ness y Pie Grande, cada historia de amor tiene el suyo, horadando con uñas y dientes el corazón.


“es la confirmación de que Gardner no es un buen guionista y que su dirección es muy arbitraria”


Nuestro punto de partida es Hank, confuso y vapuleado por la resaca en turno, rememora uno de los instantes más preciados en su relación de 10 años: el momento en el que Abby acepto vivir con él. Tiempos dorados. Hoy día, sólo recuerdos, montones de ellos, y una gran casa prácticamente en ruinas. El alcé que alguna vez cazó, cajas de vino y cerveza, y su fiel escopeta. En la puerta del refrigerador la nota de Abby anunciando su partida. “¿Por qué me abandonaste?”, y justo ahora, su ausencia coincide con la aparición de una extraña criatura que todas la noches se detiene en su porche, golpeando la puerta con sus enormes garras, colmando su mente de pesadillas, resentimiento y una creciente paranoia. Proyectando su ansiedad hacia un enemigo que sólo él sabe que existe.

A ratos me da la impresión de que Gardner y Stella quieren ofrecer algo más que una película de terror, y así inicia este intento ¿fallido? (no sé qué tan honesto sea o más bien es el afán de hacer un filme intimo). ¿Qué estamos viendo? Un drama, una comedia romántica, una comedia de terror, una buddy movie (por ahí Hank tiene un amigo ridículo), una película de ciencia ficción... jamás se decanta por un género; está cantidad de elementos podría percibirse como una genialidad inclasificable, pero no es así, para mí, es la confirmación de que Gardner no es un buen guionista y que su dirección es muy arbitraria. Por que hay recursos que podrían funcionar pero carecen de originalidad, por ejemplo, a media película hay un giro en el argumento y encierra la acción en dos personajes, la cámara estática y el monologo que va a justificar la existencia de este filme... el resultado, es la conversación más trivial que he escuchado, y lo único que me genera es alivio al pensar que nunca me ha pasado; y tal vez ese sea su punto, compaginar contigo, si vienes o estas envuelto en una relación estancada, sin embargo, y me lo pregunté varia veces: ¿es esto lo que quiero ver? ¿El ángulo más anodino de una relación y un discurso sobre la inestabilidad masculina y su falta de compromiso?


“After Midnight tenía a su disposición el delírium trémens y la propia frustración del amor para trabajar su monstruo, y ¿dónde quedó? “


¡En fin! ¿Qué hay de positivo? Todo lo anterior si te gusta el cine de Gardner. Si no tanto... cuestión de mirarla con ojos benévolos y encontrar esos pequeños atributos. La fotografía de Christian Stella es uno de estos aciertos, y hoy día, sello en su filmografía, su paleta de colores a favor del vintage, destacando aquí, sí la naturaleza, pero también la casa en decadencia de Hank, y en general, su atmósfera rural. La música... en menor cantidad que en “The Battery”, pero se acopla muy bien a las imágenes, ese folk-pop-indie, lo que en “The Battery” fue para mi Anthem for the already defeated de “Rock Plaza Central”, en “After Midnight” lo es The places where we bled de “The Parlor” (ve a Spotify o Youtube y date la oportunidad de escucharla con calma). El final... admito que no lo esperaba y al menos me sacó una sonrisa.

Recopilando. Es que no me deja de rondar la cabeza ¡tan quejumbrosa yo!, hay tantas películas que lograron materializar las emociones reprimidas de sus protagonistas en auténticos monstruos y a partir de ello, de esa maquinaría psicológica construir una historia de intriga y miedo o cualquier cosa que pudieses imaginar (el ejemplo ideal de este tipo de películas es “The babadook”). “After Midnight” tenía a su disposición el delírium trémens y la propia frustración del amor para trabajar su monstruo, y ¿dónde quedó?

Para terminar, por ahora no hay un nuevo proyecto en curso a cargo de este par de directores. Pero si les tomaste cariño, puede que te interese ver “Fingers” (2019) de Juan Ortiz, Jeremy Gardner, es uno de los actores y la fotografía es de Christian Stella.


2 comentarios:

andoresu dijo...

Esta película es una basura.

Rust Cohle dijo...

Yo no diría tanto...

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.