lunes, 1 de junio de 2020

Crítica: Inheritance

Vivir en la ignorancia puede ser uno de los grandes bálsamos del ser humano para soportar este mundo muchas veces cruel en el que nos ha tocado vivir. La verdad, en ocasiones, sobrevalorada y muy poco recomendable para la salud. En el cine ya lo plasmaron mejor que nadie los Wachowski en su apocalíptica distopía futurista “Matrix” (1999). ¿La píldora azul o la píldora roja? ¿Una confortable ficción o una insoportable realidad? He ahí la cuestión. Veamos que tiene que decir sobre verdades que son mejor no conocer, Vaughn Stein.


“si algo ha demostrado Stein tras dos asaltos, es su capacidad por saber mantener el pulso narrativo de sus historias”


“Inheritance” es la nueva película de Stein, título en el que el cineasta sigue poniendo de manifiesto su gusto tanto por el thriller psicológico como por el que parece ser hasta la fecha su actor fetiche: Simon Pegg. Siguiendo la estela de su anterior “Terminal” (2018), Stein ofrece nueva dosis de ambas cosas, y como en aquella ocasión, apuesta por una protagonista de campanillas para acompañar al camaleónico actor. Si en “Terminal” fue Margot Robbie (“Aves de Presa”), Lily Collins, la mismísima hija del génesis, coge ahora el testigo.

“Inheritance” no inventa absolutamente nada nuevo. El thriller es uno de los géneros más trillados de este noble arte y su historia está repleta de grandes títulos de referencia de los cuales han ido bebiendo (y degenerando) otros tantos, muchos, demasiados. ¿Se encuentra en este dudoso grupo la nueva película de Vaughn Stein? Seguramente. Que nadie me malinterprete, no es una mala película, si algo ha demostrado Stein tras dos asaltos, es su capacidad por saber mantener el pulso narrativo de sus historias y por ende, mantener al espectador conectado a ellas. “Inheritane” engancha y, sin llegar a niveles adictivos, consigue que el gusanillo de la curiosidad te pique allá donde es necesario para que uno desee alcanzar el orgasmo argumental prometido. Cosa bien distinta ya, es la intensidad de este, en caso de llegar.


“al final le termina pesando en exceso la simpleza de un puzzle mucho menos enrevesado de lo esperado”


Y es que buena parte de la suerte de este tipo de propuestas de intrigas un tanto trasnochadas y en las cuales sus mecanismos vitales están tan definidos y son tan sumamente reconocibles, radica en la capacidad de sorprender al respetable en su resolución. Y la realidad, es que pese a sus esfuerzos, no me atrevería a decir que “Inheritance” lo consiga. 

El punto de partida es interesante. Pero el epicentro del misterio hace gala de tal transparencia desde sus primeros estadios, que no hacen falta excesivos números matemáticos como para darse pronto cuenta a grandes rasgos de lo que está ocurriendo, lo cual termina pesando mucho en su tramo final, pese al intento desesperado en su último aliento (y quizás único amago de genialidad del guion) de ofrecer la tan ansiada vuelta de tuerca. Esto no solo perjudica a la capacidad de sorpresa de la historia, también al que a la postre termina siendo el gran activo del filme: Simon Pegg. Las virtudes interpretativas de Pegg no las vamos a descubrir ahora. Quien piense que el actor no es capaz de lidiar con un rol alejado del habitual es que aun no se ha puesto con el cine de Vaughn. Ya lo hizo en “Terminal” y aquí va un paso más allá, construyendo a un personaje sólido que cuando muestra flaquezas, no tiene nada que ver con un demérito personal, si no por los propios problemas del guion, el cual ya lo deja vendido más pronto de la cuenta.


“destaca sobremanera la figura de un notable Simon Pegg, quien demuestra (de nuevo) que es mucho más que un simple esparaván cómico”


Lily Collins por su parte, correcta. La realidad es que su personaje no requiere de grandes malabares. Básicamente, sentarse frente a Pegg y observar como este destapa el tarro de las esencias. En su beneficio decir, que seguramente sea esta la más destacable empresa en la que la he visto enrolada hasta la fecha. A su lado un par de rostros populares como los de Connie Nielsen (recientemente la hemos visto en “Sea Fever”) o Chace Crawford (Profundo en la genial “The Boys” de Prime Video).

Una propuesta por tanto, interesante, que sabe mantener intacto el interés del espectador hasta bien entrado el postre pero a la que al final le termina pesando en exceso la simpleza de un puzzle mucho menos enrevesado (o resuelto con algo más de ingenio por parte de Matthew Kennedy, padre de la criatura) de lo esperado. El guion también deja algunos detalles por ahí un tanto difíciles de digerir, como pueda ser la propia motivación inexplicable de papá Monroe de hacer lo que hace y que funciona como detonante de la trama. Una propuesta en la cual destaca sobremanera la figura de un notable Simon Pegg, quien demuestra (de nuevo) que es mucho más que un simple esparaván cómico y que existe vida inteligente más allá de Edgar Wright (por cierto, deseando ya hincarle el diente a su “Last Night in Soho”, primera e inminente incursión en el cine de terror puro y duro). No sería este el thriller que llegara para revolucionar el género, así que no nos quedará otra que seguir agitando el avispero y esperar que surja ese nuevo clásico moderno que marque de nuevo tendencia. Desde luego no será este.

Lo mejor: Simon Pegg.

Lo peor: A su desenlace le falta fuerza, tanto en forma como en fondo.


10 comentarios:

Anónimo dijo...

El póster es un poco plagio de Calle Cloverfield, ¿no? Espero que no tenga también monstruo XD

El Rector dijo...

Anónimo, pues no había caído, pero ahora que lo dices, sí que se dan un aire (también al de "The Cloverfield Paradox"), jeje.

Sobre si hay o no monstruo, me lo reservo por aquello de no hacer spoilers, pero sí te diré que "Calle Cloverfield 10" me parece un thriller bastante más logrado en todos los aspectos que esta "Inheritance".

Saludos.

Art0rius dijo...

Muy de acuerdo con la puntuación. Justita sin más, como bien dices con un Simon Pegg inmenso y con un guión cuyos plot twist se ven a la legua. A mi me valió para un ratico distraído,que no es poco en estos dias locos, pero hay una cosa que me molestó sobremanera: Suele pasar en las películas que los personajes no se les mueve el maquillaje estén bajo el agua o sudando mucho, pero a la pobre Lily Collins (a la cual adoro por cierto desde la lisergia hindi de La Bella Durmiente) le aplican una capa de tal calibre que es igual que esté bajo el agua, pasandolas putas o en una reunión de trabajo: luce artificial como un puñetero maniqui a mis ojos.

El Rector dijo...

Artorius, pues no me había fijado en el maquillaje de Lily Collins. pero bueno, supongo que se trata del reto de estar siempre perfecta :)

A mi lo que me ocurre con esta actriz es que me cuesta creérmela en algunos papeles con esa imagen de eterna adolescente (aunque pase ya la treintena). Algo parecido a lo que le ocurría a Michael J. Fox o Ellen Page. Paradojas de la vida, cuando Hollywood lleva décadas intentando colarnos a cuarentones por quinceañeros, jeje.

Simon Pegg es un actorazo como la copa de un pino. Se agradece verlo de vez en cuando fuera de su rol habitual.

Saludos.

Anónimo dijo...

ni sorpresa ni tension, ni una historia original, la verdad si llego a leer antes la critica me la ahorro. Gracias por la critica, aunque me llegara tarde XD

El Rector dijo...

Anónimo, más vale tarde que nunca :) Bueno, es cierto, no contiene ninguno de esos elementos, pero tan solo la presencia de Pegg, al menos en mi caso, ya la hace merecedora de un visionado. No sería una de esas películas de querer arrancarse los ojos, si acaso, de alguna cabezadita.

Saludos.

Missterror dijo...

Mucho ruido y pocas nueces. Creo que es una película que ni siquiera te vende bien el misterio. No se preocupa en jugar al despiste y como todos habéis comentado, se ve venir desde un inicio.
Es cierto que entretiene, pero al final da bastante rabia que nos quieran calzar algo tan inverosímil.
Aprobado justito y por Pegg. Con Lilly Collins me pasa lo mismo, no puedo creerme su papel de fiscal del distrito y madre abnegada porque parece que tiene 16 años y no puedo quitármelo de la cabeza.

Un abrazo.

El Rector dijo...

Missterror, sí, es un buen resumen. Aunque por otro lado, también es cierto que si esta película había generado interés, era por la presencia de Pegg y por ver como podía funcionar el actor en un rol tan apuesto al habitual. Y bueno, en ese sentido la cosa no ha ido mal. Lo hace muy bien, como siempre :)

Por lo demás, un thriller sin mucha historia de ver y olvidar. Si es que o los guiones tienen muy poca imaginación o los espectadores somos demasiados listos... habría que buscar ahí un equilibrio, jeje.

Saludos.

Donnie dijo...

No conocía esta película y a pesar del 5 que le ha dado El Rector y de al presencia de Lily Collins (Lo siento, no puedo con ella), ver que Simon Pegg es de lo mejor de la cinta ya me parece un gran punto a favor para correr el riesgo y ver si la disfruto o me parece una tortura..

Un Saludo!

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, si vas buscando dosis de Pegg, aquí tienes una no solo buena, también exótica. Creo que es lo mejor que se puede decir de esta película, que como decimos, no pasará a los anales del thriller precisamente.

Ya me contarás... y a ver si consigues superar ese cinco.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.