domingo, 26 de julio de 2020

Crítica: Amulet

MISSTERROR NOS HABLA SOBRE EL DEBUT DE ROMOLA GARAI, PROPUESTA COMPLICADA QUE TERMINA RECOMPENSANDO LA PACIENCIA DEL ESPECTADOR


Ser humano significa buscar perdón y la redención la mayor parte de nuestras vidas. Inconscientemente, esta búsqueda se convierte en el tótem que conecta la vida que tenemos con la vida que intentamos tener. Como si estuviéramos dentro de un origen, como si Nolan dirigiera cada acción que llevamos a cabo. Todo encerrado en un doble propósito, el real y el esperado. El real nos pone en perspectiva mientras que el esperado nos pone alerta. Un sueño dentro de otro sueño, solo que el que sueña sabe perfectamente que todos los actos pasados tienen efecto en la vida futura. Mientras tanto, el presente solo puede esperar que la redención llegue de la manera más indolora posible y que hayamos escogido un buen disfraz para ocultar las malas decisiones. A veces optamos por enmendar nuestros errores noblemente, otras nos encomendamos a la fortuna, como si esta fuera un amuleto infalible, para intentar olvidar nuestra mediocridad y rezar para que nadie descubra nuestro truco.


“Amulet se ajusta a la estructura clásica de construcción de terror gótico, para intentar crear su propio ecosistema narrativo"


Así son los amuletos, supersticiones para los que esperan algún tipo de intervención sobrenatural en la reacción a una acción que solo depende de nosotros. “Amulet” no es una película que profundice en el tema de la protección o la suerte. “Amulet” se focaliza en la redención y en las extrañas maneras de conseguirla. El aviso para navegante es que el debut como directora de la actriz Romola Garai es complejo y desordenado aunque curioso. Digo que es curioso, no entretenido. Garai opta por un bautismo en el formato largo mediante un batiburrillo de ideas que no logran germinar. Demasiada dispersión para un proyecto que postula para ser un extravagante intento de reclamar un puesto en la escena de terror actual.

“Amulet” se ajusta a la estructura clásica de construcción de terror gótico, para intentar crear su propio ecosistema narrativo. Lamentablemente, el intento no siempre conlleva el éxito y en este caso el amuleto no tiene demasiada fuerza. Romola se empeña en mostrarnos un inicio con una presentación tenue de personajes y una utilización mínima de su dibujo para conseguir el interés del espectador. No lo consigue. En el desarrollo, nos propone dos líneas temporales diferentes para adentrarnos en la historia de cada uno de los protagonistas y que así continúe ese interés. Sigue sin conseguirlo. Sorpresa final con un desenlace que cuenta con un giro más bizarro que inesperado, que probablemente no sea suficiente para salvar un ochenta por ciento de aburrimiento y caótica narración, para la mayor parte de los espectadores.


"una película que claramente va de menos a mucho más, con un giro final tan bestia que consigue llamar mucho la atención"


No siempre es necesario entender a los personajes para cuestionar sus acciones, eso es cierto. El problema no es la ambigüedad, sino que el peso dramático de “Amulet” descarga su fuerza en la percepción de los personajes por parte del espectador y en nuestra capacidad de empatía no solo con ellos, sino con su contexto y su realidad. Por desgracia, tanto inicio como largo desarrollo intenta de una manera tan forzada ir generando misterios, que se pierde entre tanto intento y se olvida de lo importante: una línea clara argumental que se pueda digerir. De esta manera, Garai nos presenta la realidad de Tomaz, un refugiado de guerra en Londres para tocar de soslayo la crítica social, sin demasiado efecto. Por otra parte, se introduce a Magda, la otra protagonista y se nos enseña a la hija abnegada al cuidado de una madre tirana en los últimos momentos de su vida.

Obviamente con este panorama, todo gira en torno a los traumas. En un caso, la experiencia y vivencia de una guerra (no se especifica pero probablemente se trate de la guerra de los Balcanes) y en otro caso, la dureza de una vida entregada al cuidado de una tercera persona. El problema es que “Amulet” nos proporciona herramientas para entender la relación de los personajes, pero no en el conocimiento de quiénes son y sus luchas. De esta manera, los flashbacks de Tomaz resultan intrascendentes en su mayor parte y no sirven de pegamento necesario para construir la conexión pasado-presente. Esto termina pasando factura y lejos de generar una sensación de crudeza, provoca una apatía que se extiende a su partenaire femenina.


"consigue una buena ambientación tanto en espacio cerrado como en espacio abierto, cuenta con un casting solvente y unos efectos resultones"


Esta ambigüedad al servicio del desenlace, tiene sentido cuando se dejan pistas que permitan abrir la mente del espectador a diferentes teorías. Cuando es tan opaco como en “Amulet”, lo que se consigue es prácticamente una desconexión total de la historia, especialmente con un ritmo tan sangrantemente lento. Una pena que la directora no hubiera echado mano del folklore para encuadrar alguno de esos flashbacks y que jugaran a favor del terror. En lugar de explotar la vertiente más morbosa, “Amulet” apela al romance de dos personajes perdedores que buscan esa ansiada redención vital para seguir adelante y hace que dudemos del género de esta película durante dos terceras partes.

“Amulet” es una película que claramente va de menos a mucho más, con un giro final tan bestia que consigue llamar mucho la atención, aunque muy a mi pesar, complica entrar en el juego que propone, no por excéntrico sino porque difícilmente vuelves a reconectar con la historia. Dicho esto, no le quito ni uno solo de los méritos que consigue Romola Garai en el desenlace de su primera película porque lo disfruté como una loca. Hace poco, comentando “Sleepaway Camp” ( Robert Hiltzik, 1983) reflexionaba sobre la validez de una sola escena para conseguir que una película se convirtiera en cine de culto. ¿Por qué no? Es una táctica que me parece tan válida como cualquier otra y que también tiene mérito, dificultad y sobre todo, riesgo. “Amulet” no tiene absolutamente nada que ver con la película del campamento. Tampoco se parece a “Under The Shadow” (Babak Anvari, 2016) si buscáis un paralelismo por el pasado bélico. “Amulet” no se parece a nada que hayamos visto y no solo sorprende por una imagen sino por el trecho final completo de la película. Es una película arriesgada y no solo muestra desvergüenza por reventar en mil pedazos la atmósfera anteriormente construida (bastante lóbrega, pesada y pesimista), sino que empodera a sus figuras femeninas de una de las formas más bizarras que yo haya visto. En mi caso, salto mortal de mi silla y 100% de atención desde ese momento. Lástima que fuera tan tarde.

Técnicamente, pese a la anarquía del montaje, no hay grandes defectos. Dicho de otra manera, “Amulet” consigue una buena ambientación tanto en espacio cerrado como en espacio abierto, cuenta con un casting solvente y unos efectos resultones, aunque no son apenas necesarios. Sensación extraña después de ver esta película porque, como todo el cine, no será del gusto de todos y puede ser complicado que tenga buena aceptación, pero me veo en la obligación de recomendarla al espectador curioso que busca un puntito diferente y desprejuiciado en el género. Algo que me queda muy claro es que debemos poner atención a la voz de Romola Garai porque tiene ganas de ser oída y no tiene complejos para dejarlo claro. Un debut que por diferentes motivos no va a pasar desapercibido y eso es lo que se le pide a todo buen debut, ¿o no?


7 comentarios:

Astinus dijo...

Mientras iba leyendo el análisis, pensaba en cómo me estaba alejando de darle una oportunidad. El momento del cambio ha sido el anuncio que has hecho de una forma de empoderamiento femenina bizarra para el final de la misma. Suficiente. A mí me has convencido con esa parte y yo voy a tragarme todo para no quedarme con la duda, todo sea eso =)

Tenía expectativas puestas en la peli, así que al menos voy con las lentes preparadas. Muchas ganas de verla. En cuanto lo haga, dejo aquí constancia ;)

Gsus dijo...

Vista ayer mismo.
Creo que la crítica es muy acertada y que a pesar de contar con una realización, ambientación y actuaciones más que correctas, puede resultar confusa y algo pesada.
La verdad es que no sabría cómo ni a quien recomendarla a pesar de que tampoco me pareció un desastre.

saludos

El Rector dijo...

Yo es que sigo sin poder valorar una película en base a un detalle o una anécdota, como es en este caso el desenlace de "Amulet", que vaya por delante que me ha parecido una caña de lo más bizarra. Pero no por ello le otorgaría una buena nota general. Que si "el Sexto Sentido" hubiera sido un peñazo de casi dos horas, no la habría salvado ni ese final glorioso. Para mi, una película es un todo y tiene que resultar, como mínimo, entretenida en su conjunto. Que el final resulta más o menos satisfactoria, puede sumar o restar, claro, pero nunca condicionar una visión global del filme.

Dicho esto, "Amulet" me parece una película interesante (no tanto entretenida) que destaca sobre todo por el poderío visual de algunas imágenes y por esa vieja creepy que mola cojón y medio. Por lo demás, una pareja protagonista descafeinada, unos flashbacks soporíferos y una sucesión de situaciones que no terminan de decir gran cosa. Le falta sal, pimienta y ya puestos a pedir, algo de chispa.

Yo le doy un aprobado justito.

Saludos.

Missterror dijo...

Astinus- Si la crítica ha conseguido que cambiaras de opinión a medida que ibas leyendo, puede ser que le encuentres la gracia a "Amulet". Hay un cambio de tono notable, que puede gustar o no pero sorprende.
Tengo ganas de leer lo que te ha parecido.

Gsus- Describes muy bien la película: confusa y algo pesada, pero también con un punto excéntrico que hace más digerible el proceso. Yo se la recomiendo al espectador paciente y curioso.

Rector- Diferimos en el valor que le damos al detalle. Tú valoras el detalle en su conjunto y probablemente sea lo más inteligente, yo en ocasiones, valoro el detalle por separado. Entiendo que para ti una escena aislada es una anécdota, para mí cuando una sola escena es capaz de dar sentido a una película por completo o eleva el arte del giro a un nivel superior, adquiere una importancia determinante y en solo 5 minutos puedo cambiar lo que había pensado de la película durante una hora y media.
El final del Sexto Sentido hubiera salvado cualquier peñazo que te puedas imaginar ;)

Está claro que "Amulet" no entra en la categoría de entretenida, pero encierra la potencia de una directora que quiere diferenciarse y eso suele ser buena señal. No me parece mal ese aprobado que le das :)

Saludos a todos

Unknown dijo...

Excelente crítica:) Sin embargo ALERTA DE SPOILERS PARA QUIENES NO LA HAN VISTO.
.
.
.
.
.
Me sigo preguntando, ¿el niño que lleva en el auto es hijo de Thomas o qué era realmente?

Missterror dijo...

Muchas gracias! SPOILER SPOILER SPOILER


Efectivamente, el niño del coche es el hijo de Thomas ;)

Un abrazo.

andres pavone dijo...

Hola querida Alicia como siempre un verdadero placer leerte. La Vi hace un par de semanas y realmente me pareció excelente. Cómo dices la hbie también es impecable, sombre todo la interna. La casa era sofocante, pesada u tan lúgubre que fue una de las cosas que más me incómodo ya mi ojo fue atraído por todo el detalle del lugar, su diseño, su habandono. Las actuaciones a la altura del film. Y realmente el final me dejó perplejo e impresionado, que es mucho en estos tiempos. Seguramente habrá más sobre Garai que en mi caso ya se ganó un lugar en mi colección de gustos. Saludos .

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.