miércoles, 22 de julio de 2020

Crítica: Stairs

KRUEGER NOS HABLA SOBRE ESTE TERROR SOBRENATURAL LOW COST CON SOLDADOS Y DIRECTAMENTE SACADO DE THE TWILIGHT ZONE


Siempre he pensado que el ejército empeora todo lo que toca. Y si nos atenemos al cine de terror aún más. No existe componente que me saque más de la historia que un grupo de soldados uniformados, fuertemente armados y haciendo gestitos con las manos y la cara. Por ese motivo me cuesta tanto disfrutar del cine de zombies, ya que resulta casi imprescindible la intervención militar en algún momento de la historia. Que no me gustan los militares incursionando fuera del cine bélico vaya. Todavía recuerdo como desconecté completamente de “El Cazador de Sueños” (2003), después de su notable primera mitad, una vez que Morgan Freeman y sus cejas imposibles hacían acto de presencia.


“bochornoso es como se limita a poner un filtro azul para exteriores, un filtro rojo para un interior y un filtro verde para simular la vista en primera persona”


¿Y con este precedente ha conseguido “Stairs” (2019) cambiar mi opinión? Desafortunadamente, y evidentemente, la respuesta es negativa, ya que la película de Tom Paton, cuya filmografía cuenta con tres obras previas que voy a saltarme, lo hace todo rematadamente mal. Empezando por la simple búsqueda de información del film: no os extrañéis si os cuesta dar con ella, ya que ronda un póster que reza el susodicho “Stairs”, otro en el que pone “Black Ops” y al comenzar la película aparece como título “The Ascent”. Ni los italianos en sus buenos tiempos lo hubieran hecho mejor.

He de admitir que la idea de partida despertaba mi curiosidad: un grupo de soldados encerrados en una escalera, en la que por mucho que asciendan nunca encuentran salida ni tampoco a San Pedro. Un argumento válido para un capítulo de “La dimensión desconocida”, pero difícil de mantener en un largometraje de duración estándar. ¿Y cómo se alarga la historia? Pues añadiendo, sin ninguna pizca de vergüenza, pinceladas de slasher sobrenatural, no una, sino dos, bochornosas luchas a cuchillo y un prólogo, que mediante bucle temporal, permite ahorrar metraje y aburrir al espectador hasta la náusea mediante repetición y repetición.


“una suerte de repetición de la misma escena que personalmente ha conseguido sacarme de mis casillas”


El mencionado prólogo ya deja entrever la poca inventiva de Paton a la hora de planificar tanto las secuencias de acción, con solamente primeros planos de gente disparando (¿para qué hacer algo con tiros si se encuentran tan mal rodados?), como el empaque visual de la cinta: bochornoso es como se limita a poner un filtro azul para exteriores, un filtro rojo para un interior y un filtro verde para simular la vista en primera persona de un shooter (resulta que lo de “Black Ops” no es casual…). El comienzo ya nos permite percatarnos de otro de los horrores del espectáculo: ni uno solo de los miembros del escuadrón parece verdaderamente un militar. ¿Funcionarios de prisiones? Correcto. ¿Tornero Fresador? Lo compro. ¿Militares? Ni de coña.

No llevamos ni 15 minutos del film y todo pinta rematadamente mal. Y lo peor es que la cinta todavía no se ha encerrado en su único escenario, las famosas escaleras, donde el ritmo se resiente y el interés se esfuma como cenizas en el viento. Aunque haga trampa para permitir al film respirar fuera del enclave, la solución empeora lo visto precedentemente y se establece en una suerte de repetición de la misma escena que personalmente ha conseguido sacarme de mis casillas…y eso que tengo tragaderas para la basura. Como no todo es inmundicia en esta vida, he de decir que un par de gags de humor han conseguido sacarme una sonrisa (el del dedo resulta afortunado) y agradezco la crudeza de las ejecuciones. Y es que quién no se consuela es porque no quiere.


“ni 15 minutos del film y todo pinta rematadamente mal. Y lo peor es que la cinta todavía no se ha encerrado en su único escenario, las famosas escaleras”


Sobre el argumento o historia poco más se puede contar (por evitar destripar nada y porque tampoco os va a interesar un carajo), por lo que voy a dedicar las últimas líneas a mencionar algunos aspectos destacables de la cinta de mi amado Tom Paton:

En una secuencia de tiroteo, un pobre miliciano que andaba por allí a sus cosas, recibe un impacto de bala en todo el cráneo. El típico tiro en la cabeza de toda la vida. ¿Y cómo reacciona el desafortunado miliciano? Pues como todo hijo de vecino, llevándose las manos a la cara, como sin poder creerse que acaban de volarle la tapa de los sesos. Un osito de peluche medio quemado es una fantástica metáfora de la crueldad de la guerra. Pero la cosa mejora si plantas un plano detalle de una bota pisoteando al pobre hijo de pelusa que echa de menos a su familia. Pero como temes que la idea no resulte muy clara, repites el plano con el oso siendo pisado por otras cinco botas militares. Sutil. Por último, el ser soldado te prepara para reaccionar sin ningún tipo de emoción frente a lo que sea. Como convives día a día con lo peor de la raza humana, puedes aceptar lo sobrenatural, lo confuso espacio temporal e incluso tu propia mortalidad con una estoicidad digna de elogio. Los intérpretes debieron pasar una temporada en el Africa Corps para preparar sus papeles.


6 comentarios:

El Rector dijo...

Yo con los soldados en el fantástico tengo sentimientos encontrados. Por un lado, grandes títulos como "El día de los Muertos" o "Dog Soldiers" y por el otro, intervenciones militares muy poco afortunadas, como la susodicha en "El Cazador de Sueños" o "28 Días Después", donde casi (y digo, casi), consiguen desdibujar un poco la obra maestra de Boyle. Incluso en el mundo del videojuego, sin ir más lejos, el genial "Days Gone" pierde fuelle cuando aparecen los soldaditos en escena (aderezado además con un royo patatero sectario-religioso que mete el pito pa dentro). Curioso es, que luego me chifle el cine bélico. En la vida real, mejor me guardo mi opinión sobre el ejercito y derivados.

Krueger, conste que "Redwood", anterior trabajo de Paton, me pareció incluso simpática (aunque solo fuera por ese pedacito de nostalgia que significa la presencia de un tipo como Nicholas Brendon), pero tengo que decirte que esta "Stairs", sin verla (e incluso sin leer tu aviso para navegantes), tiene una pinta de shit épica que tira de espaldas. Me pregunto que pasaría por tu cabeza para meterte en semejante fregado :)

Saludos.

The Amazing Amy dijo...

Hola Krueger!

No conozco de nada al director y después de tu crítica no me voy a aventurar a ver esta película al menos. Habiendo tanto más por ver!! Concuerdo contigo en que si hubiese leído la sinopsis quizá le daba una oportunidad porque pinta muy bien!! Y bueno que de los militares en las películas me gusta que mueran, que al final sirven de bien poco y los protas terminan salvándose solos(en general). Y de las películas bélicas que comenta Rector, ya no me van esas en que se potencia la figura de "héroes" de guerra o en que un bando es el bueno y el otro el malo, como "Pearl Harbor". Que las guerras no son heroicas, es matanza sin sentido y ya. En ese aspecto me gusta más el punto de vista de Nolan en "Dunkirk" o de Sam Mendes con "1917".
Siguiendo con el tema de los militares, que piensan de una batalla final que se repite en el cine de ciencia ficción moderno "Protagonista - militar loco"? Se me viene a la cabeza "Avatar", "Robocop (2014)", "Sector 9", "Elysium"...

Y nada, Enhorabuena Krueger!! no había tenido el gusto de darte la bienvenida. Ojalá la próxima peli sea mejor.

Saludos!!

Krueger dijo...

Hola Rector, me parece que coincidimos en la opinión del ejército en la vida real y me uno a esa reivindicación de Dog Soldier, pero es acordarme de cosas como Deathmwatch y aburrirme al instante. En otro ejemplo más reciente, Overlord, por el contrario opinó que funcionaba mejor la parte bélica que la fantástica, que se quedaba a medio gas. La saturación de zombies, militares y mundo abierto me ha alejado de Days Gone por ahora, ya que sí estoy disfrutando de Dying Light.
He de decir que ya no me atrevo con Redwood.

The Amazing Amy, muchas gracias por la bienvenida! Un placer compartir espacio con otros juntaletras con gustos similares. Disfrute de 1917, aunque Dunkerke me da más pereza, cosas de Nolan. Si los militares no son carnaza, bendita Depredador, prefiero que les conviertan en villanos como en los ejemplos que comentas o directamente en héroes enajenados, drogadictos y alcoholicos como en la divertida VFW.

Saludos!

El Rector dijo...

Krueger, lo peor que le ha pasado a "Days Gone" es, como en otras tantas ocasiones, la prensa del videojuego. Una nueva cagada unánime. Siendo "Dying Light" un juego muy divertido (en especial su expansión), "Days Gone" para mi gusto es mucho mejor juego, destacando precisamente donde en ocasiones suelen flojear los sandbox, su historia. Para mi gusto, al nivel de "The Last of Us".

Saludos.

Krueger dijo...

Pues dicho lo dicho tocará dar una oportunidad a la historia de Deacon, que lo de Last Of Us son palabras mayores.

Astinus dijo...

Days Gone es una auténtica maravilla. También me sumo al aplauso al videojuego, me alucinó y también lo considero al nivel de los afamados The Last of Us.

Aunque llegue algo tarde, gracias por librarnos de visionar esta cinta, Krueger. A mí con Overlord me pasó exactamente lo mismo que a ti: me funcionó mucho mejor la parte bélica que la fantástica. Pero me resulta una película, en general, bastante decente =)

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.