jueves, 6 de agosto de 2020

Crítica: Antrum

MISSTERROR NOS HABLA SOBRE LA PELÍCULA DE TERROR MÁS LETAL JAMÁS RODADA (LEER BAJO PROPIA RESPONSABILIDAD)


En la constante búsqueda de una reacción  para cada una de nuestras acciones, para todo cinéfilo hay una que destaca por encima de las demás. Todos buscamos nuestro santo grial interior en forma de película que nos deje una marca indeleble. La mayoría de nosotros ya ha experimentado la felicidad que proporciona encontrar un título que nos acompañe el resto de nuestras vidas. Todos tenemos fetiches diferentes que buscamos en los rincones más recónditos para recrearnos con ellos, pero existe una sensación común a todos y extremadamente intensa cuando experimentamos la perfecta comunión película- espectador. Una vez que este demonio está dentro de nosotros, la búsqueda de esta sensación se convierte en una obsesión. Es esto lo que nos convierte en frikis a los ojos de los profanos que nunca han entendido la trascendencia del séptimo arte. Esta perseverancia es lo que nos enorgullece a los cinéfilos. Yo busco incansable y pacientemente. Lo busco yo como espectadora, lo busca John Carpenter y hace un  par de años se sumaron  a la búsqueda un par de jóvenes directores para encontrar una cavidad lo suficientemente profunda como para llegar al mismo Infierno.


“Conceptualmente la película tiene una buena base y sienta una buena premisa en su parte inicial”


El concepto de “Antrum” no es nuevo para nosotros. Podemos encontrar muchas referencias de cine hablando sobre cine. El meta cine no es patrimonio exclusivo de este siglo, pero ha sido este siglo el elegido para presentar el cine como instrumento para la maldad. En 2005, Carpenter, invitado a la antología de los maestros del horror, presentó un aclamadísimo mediometraje que indagaba en las fuerzas malignas de la película que nos llevaría al fin del mundo. De esta manera el cine, literalmente, se convertía en el vehículo para provocar el caos y la destrucción. Once años más tarde, Fabian Delage presentaba la misma idea en formato documental en “La Rage Du Démon”, donde directores como  Alexandre Aja o Christophe Gans discutían sobre la naturaleza demoníaca de una cinta de Georges Méliès, calificada como la película más peligrosa de todos los tiempos. En 2018, un par de jóvenes directores, David Amito y Michael Laicini, adoptaron ambas ideas para dar vida a “Antrum”, una mezcla de mockumentary y cine inédito que promete ser la película más mortal jamás realizada.

Conceptualmente la película tiene una buena base y sienta una buena premisa en su parte inicial. No hay nada que chirríe en su parte documental. Una historia simple en la que varios personajes inmersos en el mundo del cine, nos cuentan la historia maldita de “Antrum” desde el desconocimiento de lo que la película encierra. Pese a lo demonizado que está hoy en día el mockumentary y lo obsoleto que pueda parecer seguir apostando por un subgénero con una fecha de caducidad tan corta, Amito y Laicini, hacen un buen uso de esta forma de rodar para crear un buen preludio y reforzar la realidad dentro de esa irrealidad llamada ficción. Afortunadamente, este inicio con  falso documental como bandera tiene la duración justa para provocar la reacción esperada y no caer en los mil tópicos de esta trampa cinematográfica.


“Antrum se aleja diametralmente de propuestas como Ringu y se ubica en un tipo de cine independiente, donde el simbolismo y el terror se quedan a medio gas”


Una vez sobrepasado el intento de hype inicial, los directores prometen haber encontrado esta película mortífera que quieren compartir con el mundo. Una efectiva cuenta atrás, nos invita a ser las víctimas perfectas con una sonrisa en la boca. Cuando “Antrum” comienza llama la atención  que la ambientación setentera se hace extraña. Por una parte, el grano, una cierta tonalidad sepia y la banda sonora son efectivos,  pero por otra la desnudez de la imagen genera una extraña sensación de anacronismo  y a la vez confiere una naturalidad que no tengo claro que beneficie al resultado. El argumento de “Antrum”, la película dentro de esta película, es simple y ese es uno de sus mayores pecados tras la promesa inicial de caos y muerte. Dos hermanos van al bosque a cavar un agujero en el punto exacto en el que cayó Lucifer, con el objetivo de encontrar las puertas del infierno y recuperar el alma de su perro sacrificado.

Hay tan poco espacio para la perturbación con una premisa tan escueta, que la sensación de repetición es constante y es entendible que provoque una sensación de tedio en la mayor parte de los espectadores. Palada a palada, se van atravesando las cinco capas de un infierno simbólico que producirá diferentes reacciones en los dos hermanos. Regularmente, Amito y Laicini, van repitiendo el mismo símbolo demoníaco de manera subliminal, así como unas cuantas frases en latín, algo insuficiente para generar la desazón buscada. No obstante, el bosque y determinados estímulos externos confieren una sensación de mal rollo creciente hasta llegar a una interrupción con un momento bastante creepy, en el que crees entender que has llegado a la quinta capa del infierno. Lamentablemente, ahí se queda todo y no se explora más esta técnica. Los directores optan  por volver a senderos seguros en los que no se arriesgan nada de nada.


“en Antrum hay dos buenas ideas que funcionarían mejor por separado y con más tiempo para ser desarrolladas”


“Antrum” se aleja diametralmente de propuestas como “Ringu” (Hideo Nakata, 1998) y se ubica en un tipo de cine independiente, donde el simbolismo y el terror se quedan a medio gas. El poco desarrollo de los personajes y la sensación de estancamiento en la mitad de la película tienen un peso importante, pero aun así Amito y Laicini consiguen mantener la atención en un nivel aceptable hasta el final ya que el guión juega con pocas cartas pero bien emparejadas. El problema no es por tanto del propio guión, sino de la poca sensación de incomodidad que “Antrum” genera. A esto se le suma que la meta película  no cuenta con escenas de violencia explícita y que lo deja todo en manos de un terror mundano del bosque y los misterios que este encierra, así como en una ambigüedad presentada durante todo segundo tramo que tampoco explota como debe.

Desde mi punto de vista, en “Antrum” hay dos buenas ideas que funcionarían mejor por separado y con más tiempo para ser desarrolladas. Por una parte, se podría haber dado más forma y fondo a la parte mockumentary,  jugando a una baza más clásica con la introducción de partes del metraje encontrado. Por la otra, la “Antrum” de 1979, con más metraje, un buen dibujo de personajes, más realismo y mucha más definición en su ambigüedad hubiera sido una más que interesante película independiente. Lástima que la conjunción de las dos haga que ambas pierdan fuerza y que las valoremos por debajo de lo que seguramente se merezcan. Una pena, porque la química entre Nicole Tompkins y Rowan Smyth interpretando a los hermanos protagonistas es brutal y la idea de encontrarnos cara a cara con el gran duque del Infierno, con capítulo destacado en el bestiario del Averno, siempre es seductora.


12 comentarios:

andres pavone dijo...

Como siempre un placer absoluto leer tus criticas. Después de verla la deteste realmente. Después de su primera parte, las expectativas eran altas, luego, aires de los 70, bosques,el señor de los cuernos todo los elementos que hace que se me frunza la parte trasera de mi cuerpo........quedo todo desinflado, a medio camino. Realmente se merecía mas esta película. La química entre los dos fue buena, pero a mi el pequeño me resultaba de lo mas odioso jaja. Saludos.

Unknown dijo...

Maravillosa crítica, la película ya se verá. Un saludo.

El Rector dijo...

Una de cal y una de arena. Me encanta el concepto de "película interactiva". La presentación a modo de mockumentary me parece sublime. Consigue meter al espectador en el juego y estimularlo para que juegue... por desgracia, la película no ofrece gran cosa en ese sentido, más allá de los tres o cuatro artificios de montaje, que al final ni aportan nada a la misma, ni consigue crear ese efecto que se nos vende al inicio.

Dejando de lado esto y valorando "Antrum" como una peli más, no está mal. Personalmente se me hizo un tanto pesada, pero la historia tiene su aquel, un cuento infantil que se va tornando en algo macabro, que juega muy bien con la ambigüedad y remata con un desenlace la mar de divertido.

Mucho potencial para un resultado final algo descafeinado. Los protas muy bien, eso sí.

Missterror, te compro ese seis... que por cierto, es bastante más de lo que yo le daría a "Ringu", en especial a su esperpéntico remake, jeje.

Saludos.

Astinus dijo...

Ahora me quedo con la duda de si darle una oportunidad o no. La cogí con mucho hype al ver su tráiler en Sitges, pero no había tenido aún ocasión de verla. Ahora, con la cabeza ubicada en esos dos puntos (podrían funcionar mejor como productos separados), creo que la veré con otros ojos. Lo mismo hasta es bueno alejarme de la posible decepción.

Una fantástica crítica =)

Missterror dijo...

Muchas gracias, Andrés. Siempre es un alegría leer un comentario tuyo en el nido :) Ese desinfle que experimentaste creo que se debe a que hubo una buena idea y una ejecución precaria. Puede que con más presupuesto y con un poco más de definición en lo que realmente se considera crucial en el película, hubiera dado otro resultado.
Respecto a lo que comentas del niño, seguro que es una sensación generalizada. Era exasperante y se hacía odioso, pero creo que justamente esa era la intención (como ocurría también en "The Bababdook")

Anónimo- Me alegra que te haya gustado la crítica. Espero que la película te resulte interesante y vuelvas para compartir impresiones.

Rector- Como película interactiva está lejos de provocar la reacción que busca, pero está claro que parten de ideas interesantes y con un objetivo quizás menos ambicioso, "Antrum" hubiera dado un giro.
El cuento infantil que proponen es tremendo y como dices, bastante macabro. Lástima que no lo remataran con más mala hostia.
"Ringu" marcó mucho una época y tiene todo mi respeto. Entiendo que este tipo de cine murió de éxito pero no puedo restar valor a lo que hizo Hideo Nakata en 1998. Reconozco publicamente que también me gustó mucho el remake :)

Astinus- Con esa duda no te puedes quedar y solo saldrás de ella dándole esa oportunidad. Rebaja un poco el hype y seguro que sabes sacarle partido a la experiencia.

Un abrazo a todos.

El Rector dijo...

Missterror, pues yo creo que si algo tiene el "remate", es precisamente mala hostia, jeje. Otra cosa es que se le pudiera haber sacado más partido a la historia y las situaciones antes de dicho momento. Por ejemplo, a la pareja de zumbados.

El remake americano de "Ringu" me parece una de las mayores atrocidades cinematográficas que se han cometido nunca. Y lo dice alguien, que no es excesivamente fan de la película original de Nakata. Pero vamos, Gore Verbinski hace buenas el resto de infumables secuelas de la saga, incluido el último esperpento que pudo verse en Sitges.

Saludos.

Missterror dijo...

No me refería tanto a la conclusión de la historia, que me pareció brutal, sino al remate general del conjunto.

Seguro que podemos encontrar algún otro defensor del remake de "Ringu" en la sala, jajajaja. A mí me pareció entretenidísimo!
Verbinski dirigió "Rango" y eso le tiene que dar varios puntos.

Krueger dijo...

Un saludo a todos!

Yo disfruté bastante del remake de Ringu jejeje, me pareció muy efectivo y además no dejaba de ser terror comercial que presentaba protagonistas que se salían de la norma por aquel entonces.

Está Antrum me ha dejado sensaciones encontradas, tú reseña quiero decir, y no se qué hacer con ella, aunque la simple mención a le fin absolude du monde es suficiente para atreverse

Missterror dijo...

Hola Krueger! team remake "Ringu" en marcha!! No creo que ninguno de nosotros considere que "The Ring" es la piedra angular del terror pero como dices, es una película muy entretenida y un terror comercial que intentaba no ser sota, caballo y rey a principios de los 2000.

Sobre "Antrum", te digo lo mismo que a Astiunus, tiene los suficientes elementos como para poder recomendarla sin riesgo, pero no hay que ir con las expectativas muy altas. Si la idea de Carpenter te gustó, sin duda deberías darle una oportunidad.

Un abrazo.

El Rector dijo...

Missterror, "no ser sota, caballo y rey a principios de los 2000"... exactamente, ¿Qué quieres decir con eso? ¿Cuál es esa novedad que aporta el remake de Verbinski no ya en relación al género, sino a la propia película original? Que igual la memoria me juega una mala pasada y me he perdido algo.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector, creo que dentro del terror más comercial, la elección de realizar un remake de la asiática "Ringu" ya era desmarcarse de una tendencia que reinaba desde finales de los 90 con sagas como "Scream", "Sé lo que hicisteis el último verano" o "Leyenda Urbana", olvidándose del slasher para dar fuerza al terror más sobrenatural de fantasmas y maldiciones. No aporta demasiado a la película original pero sí supo darle un aire nuevo a lo que se veía en pantalla en aquellos momentos. Al menos esta es mi opinión.
La combinación de thriller, videoclip, fantasmas, llamadas de teléfono malditas y Samara como nuevo símbolo del terror estuvo muylograda y consiguió que muchísima gente se acercara al cine asiático de terror para descubrirlo. Todos estos puntos son positivos y quieras o no, Verbinski tuvo que ver.

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, creo que la tendencia a finales de los noventa eran precisamente los remakes. De hecho, es cuando da inicio la fiebre por este tipo de productos. Berbinski se sube al carro del éxito de películas como "The Haunting" o "13 fantasmas" y elige, por supuesto, el cine asiático, que a esas alturas ya estaba de moda en occidente, para representar la peor cara del remake, es decir, rodar una reconocida película de éxito apenas cuatro años después del estreno de esta. ¿Desmarcarse? Para mi, mercantilismo puro y duro. Si tuvo algún mérito el refrito de "The Ring", fue el de llenar los bolsillos de toda la tropa de directores yankies que vieron el filón en explotar toda esa primera generación de terror asiático. El resultado, otras tantas películas infumables.

Que sí, que los 2000 son la década de los remakes. Pero por suerte, no todos corrieron la misma suerte que los del cine asiático, maltratado en occidente hasta la nausea.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.