jueves, 29 de octubre de 2020

Crítica: May the Devil Take You Too

KRUEGER NOS HABLA SOBRE LA SECUELA DE LA POPULAR CINTA DE 2018, AHORA CON MENOS RAIMI, Y MÁS WAN


Timo Tjahjanto es de lo mejor que me ha pasado en los últimos años, no ya dentro del terror, sino del cine puramente de género. Si bien es cierto que disfruté como un enano con “Que el Diablo te lleve” (2018), “The Night Comes For Us” (2018) me parece la obra maestra definitiva del cine de acción, lo que no es poca cosa, teniendo en cuenta que todavía está reciente la maravillosa “The Raid 2: Berandal” (Gareth Evans, 2014). Los niveles de salvajismo que mostró Tjahjanto, y su inventiva a la hora de mover la cámara en las distintas set pieces, me dejaron con la boca abierta y consiguieron que perdonará el hecho de que soy incapaz de escribir el nombre del director sin mirarlo letra por letra. 


“Todo está impregnando de un aire Insidious (la evolución del personaje de Alfie, la ampliación del universo de espectros, etc) que resta agresividad y frescura” 


“Que el Diablo te lleve” no dejaba de ser una variación (imaginativa y exótica) de lo perpetrado por Sam Raimi en la eterna “Posesión Infernal” (Sam Raimi, 1981) más de treinta años atrás, pero el gusto por el exceso y la variación satánica de la cinta conseguían que el espectador disfrutara, y reconociera al director indonesio no como la promesa del tremendo segmento de “V/H/S 2” (Simon Barrett, Adam Wingard, Eduardo Sánchez, Gregg Hale, Gareth Evans, Timo Tjahjanto, Jason Eisener, 2013), sino como una auténtica realidad dentro del cine de terror contemporáneo. Un puñetazo en la mesa vamos, lo que ofreciendo una variación de un esquema mil veces visto no deja de tener aún más mérito. 

Y ahora, la decepción. Con matices, eso sí. Durante la primera hora del visionado no entendía nada de lo que estaba viendo, e incluso llegué a irritarme por momentos al tener las expectativas tan elevadas. No podía creer que mi indonesio favorito (supongo…) forzará tanto la excusa argumental, tras un notable prólogo, para traer de vuelta a las supervivientes de la cinta original. Me sorprendía ante la ausencia de escalofríos al ver sillas y cuchillas voladoras, aunque reconocía el guiño cómplice a los planos made in Raimi y no cabía en mi estupor viendo como Tjahjanto parecía estar haciendo un remake del remake realizado por su compadre Kimo Stamboel en la muy notable “The Queen Of Black Magic” (Kimo Stamboel, 2019). 


“uno no puede quitarse de encima la sensación de que está película no era verdaderamente necesaria”


¿Por qué han convertido a Alfie en una especie de Lin Shaye de “Insidiuos” (James Wan, 2010)? ¿Nadie se dio cuenta que esos niveles de intensidad no los alcanzaba ni Elizabeth Berkley en “Showgirls” (Paul Verhoeven, 1995)? ¿De verdad era necesario un plano de una peineta demoniaca? Todas estas preguntas rondaban mi melón mientras tenía ganas de llorar y pirarme a leer el auténtico Necronomicon, aka El Libro de los Muertos. Pero para mí estupor el desfile de despropósitos no había terminado aún. ¿Poderes demoniacos a lo superheroína? ¿He oído Síndrome de Estocolmo para justificar una posesión? ¿De verdad que ese CGI ha sido tan bochornoso? Y todavía podría soltar alguna perlita más. 

Es curioso que el principal problema de una obra, que no dejaba de ser revisionista respecto al trabajo de Raimi, es que haya decidido decantarse por senderos más convencionales dentro del terror digamos mainstream. Resulta imposible no acordarse de “el otro mundo” de la saga “Insidious” en ese clímax final de tonos azulados, que recuerda además en composición al tren de la bruja final de la secuela que dirigió Wan allá por 2016. Todo está impregnando de un aire “Insidious” (la evolución del personaje de Alfie, la ampliación del universo de espectros, etc) que resta agresividad y frescura a una propuesta que no olvidemos nos voló la cabeza con su violencia descarnada


“Es una pena que el director haya rebajado los niveles de ese gore que maneja como nadie” 


Después de toda mi parrafada, el lector podría pensar que estamos frente a una mala película y nada más lejos de la realidad. Como película de terror cumple y desde luego algunas de sus secuencias (el cadáver con la sábana, el parto, el face off), cumplen de sobra con las exigencias del espectador ávido de emociones fuertes, pero uno no puede quitarse de encima la sensación de que está película no era verdaderamente necesaria

En el aspecto positivo, cabe destacar que tanto Tjahjanto como Stamboel, ya sea juntos o separados, saben dotar a sus obras de un logradísimo trabajo de atmósfera, hasta el punto de que todas podrían tener lugar en el mismo enclave, desde los tiempos de “Macabre” (2009). Aunque me moleste el abuso de las luces parpadeantes, no puede negarse que resulta sencillo identificar la película como una obra de Tjahjanto, lo que en estos tiempos de molde industrial y hasta gore prefabricado, es bastante meritorio. Es una pena que el director haya rebajado los niveles de ese gore que maneja como nadie y que tengamos que conformarnos con unos, eso sí, estupendos efectos tradicionales de maquillaje. Tjahjanto, te hablo a ti. No he perdido la fe. No me hagas buscarme otro indonesio favorito.


2 comentarios:

Missterror dijo...

Tjahjanto es un crack. Es un gran fan del género y sabe trasladarlo a su cine. Con películas tan memorables como "The Night comes for us" (me parece una auténtica obra maestra), yo le perdonaría cualquier desliz.
"May teh Devil take you" me gustó, no me encantó, pero me gustó. Este hombre tiene una capacidad brutal para generar incomodidad y desasosiego y si bien es cierto que no se la jugó demasiado con la historia, tenía una carga de violencia nada desdeñable. En"May de Devil take you too" esa sensación que comentas de que no era una secuela necesaria (o al menos esta secuela), está presente casi toda la película. Es como volver a ver lo mismo con alguna pequeña variación. No aporta pero también hay que decir que se disfruta. La atmósfera existe y supongo que para una secuela de este tipo, debería bastar. Secundo ese 6,5.
Este año, su compi Kimo Stamboel se lleva la gloria ;)
¡Que vuelvan los Mo Brothers! ¡Queremos segunda parte de "The night comes for us"!

Un abrazo.

Krueger dijo...

Coincido plenamente en lo de Stamboel! Destacó, como bien dices, la atmósfera pero me parece una película innecesaria, que cuando se aleja de la fórmula, es para empeorar la receta inicial.

Viva The Night Come For Us!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.