miércoles, 29 de julio de 2020

Crítica: The Queen of Black Magic

EL RECTOR NOS HABLA SOBRE KIMO STAMBOEL Y SU PRIMER TRABAJO FUERA DE LOS MO BROTHERS, CON ESTA REIMAGINACIÓN DEL CLÁSICO DEL TERROR INDONESIO


Llega un momento en la vida en el cual uno debe abandonar el nido. No este, nuestro Nido de Cuervos, no. Me refiero a ese momento crucial en la vida titulado emancipación. Y aunque hoy, parece un término en desuso, mito o leyenda más propia del folclore que de la mundana realidad para algunos (muchos, por desgracia), el hecho es que los más osados o afortunados, siguen intentando dar el salto de fe, lanzarse al vacío, abrir las alas y ver hasta donde puede llevarles el viento, potencial rotura de crisma mediante. Lo hizo no hace tantas fechas nuestra payasa favorita de Gotham y hoy, le toca el turno a otro ilustre, en este caso, uno del género: Kimo Stamboel.


“Stamboel no se sale ni un ápice del guión. Y seguramente sea esto lo peor o menos bueno que podemos decir de esta aventura en solitario”


Poco se puede decir a estas alturas que no se haya dicho ya sobre los Mo Brothers, embajadores honoríficos del terror indonesio en el panorama internacional por méritos propios. El dúo formado por Timo Tjahjanto y el propio Stamboel se ha convertido en estos últimos tiempos en una de las marcas más reconocidas y solventes de la escena fantástica. “Macabre” (2009), “Killers” (2014) o “Headshot” (2016) han convertido a este binomio indonesio en todo un referente tanto dentro como fuera de sus fronteras.

Pero mientras el primero ha conseguido labrarse un nombre fuera de la marca, me atrevería a decir que superándola incluso, tanto en solitario con “The Night Comes For Us”, (2018) y “May the Devil Take You” (2018) -de la cual por cierto ya tiene lista secuela- como en formato de canita al aire o polvo eventual junto a otro ilustre como Gareth Evans en “V/H/S 2” (2013), Stamboel aun no había dado el salto al onanismo de manubrio. Hasta ahora. Y lo hace por partida doble, con “Dreadout” (2919) y la película que nos ocupa: “The Queen of Black Magic” (2019), nueva versión o reimaginación de la cinta de culto homónima dirigida en 1981 por Liliek Sudjio y que en este caso viene manuscrita por otro habitual del terror indonesio como es Joko Anwar (“Impetigore”, 2019).


“La naturalidad de todos los actores resulta abrumadora, algo que se hace especialmente palpable en los más tiernos”


En “The Queen of Black Magic” (“Ratu Ilmu Hitam”), Stamboel no se sale ni un ápice del guión. Y seguramente sea esto lo peor o menos bueno que podemos decir de esta aventura en solitario. El cineasta revisita lugares comunes de su filmografía, habiendo mucho aquí tanto de “Macabre” como de “May the Devil Take You” de su hermano de armas. Una truculenta historia de fondo, un escenario homologado (aquí un viejo orfanato) y un festín de sangre marca de la casa que no deja lugar a la duda sobre la autoría de la obra.

Y aunque quizás, nos hubiera gustado ver a un Stamboel desmarcándose de alguna manera de lo hecho anteriormente por los Mo Brothers, verle en otro tipo de tesituras de las muchas que ofrece un género tan rico en posibilidades como es el fantástico, la realidad es que si uno se ciñe estrictamente a lo que ofrece esta “The Queen of Black Magic”, pocas pegas se le pueden poner. Como (casi)siempre, el cine indonesio un paso por delante en lo que a calidad interpretativa se refiere, teniendo de nuevo en su reparto, uno de los grandes activos de la propuesta más allá de los evidentes. La naturalidad de todos los actores resulta abrumadora, algo que se hace especialmente palpable en los más tiernos, cójase como ejemplo de ello un jovencísimo Muzakki Ramdhan absolutamente excelso. Esto aplica no obstante al amplio plantel de actores que dan vida a la función, consiguiendo algo que por ejemplo, no siempre resulta sencillo en el cine de otras latitudes, que nos creamos determinadas situaciones.


“rodada con el manual bajo el brazo pero con una precisión de cirujano tal, que algunas secuencias sin duda conseguirán contraer algún que otro orificio”


Pero sabiendo que Stamboel propone un más de lo mismo, la pregunta es evidente, ¿Ofrece “The Queen of Black Magic” los niveles de casquería esperados? Sin duda. Lo hace además reformulando constantes vitales propias del terror occidental. Es fácil encontrar similitudes con “Pesadilla en Elm Street” (Wes Craven, 1984) – ahora que justamente nos acaba de dejar John Paxon-, la idea de jugar con los demonios interiores de los personajes, con sus miedos, y utilizarlos en su contra, es algo que Freddy Kruegger viene haciendo desde que los Maiden publicaran su “Powerslave” y que el género ha terminado convirtiendo en patrimonio universal (aplicable también al discazo de los británicos).

Pero sí de alguien bebe el desorbitado último acto de función, es de “Clive Barker” y la concepción que tenían del infierno sus célebres cenobitas. El libreto ideado por Joko Anwar contiene las suficientes truculencias como para que Stomboel pueda dar rienda suelta a toda la admiración que sin duda siente por determinados autores, entre ellos sin duda alguna el propio Baker. Es en este último tercio de un filme, que como suele ocurrir en el cine asiático, se toma su tiempo casi de manera ceremonial, donde el cineasta desata su lado más salvaje dando continuidad a la serie de perversiones macabras que ya había apuntado a lo largo de la travesía, destacando sobre cualquier otra un sketch que sin duda homenajea a cierto segmento de cierta antología firmado por cierto cineasta galo de nombre Xavier y de apellido Gens y hasta ahí puedo leer.

A poco que a uno le vaya la caña, es casi imposible no rendirse ante una película como esta. Bien escrita, muy bien interpretada, rodada con el manual bajo el brazo pero con una precisión de cirujano tal, que algunas secuencias sin duda conseguirán contraer algún que otro orificio, con un montón de guiños al género pero sin salirse en ningún momento de las señas de identidad de su director y con una banda sonora la compuesta por Yudhi Arfani y Fajar Yuskemal que es puro romanticismo. En el debe, podemos apuntarle algunos efectos digitales un tanto reguleros o una resolución que desde luego, no se contaría entre los gloriosos finales de la saga de “Pesadilla en Elm Street” precisamente. Detalles que de ninguna manera consiguen mancillar de forma significativa una propuesta tan recomendable como esta para cualquier amante del terror asiático en su vertiente más festiva y extrema.

Lo mejor: Su gran ambientación (la banda sonora tiene mucha culpa de ello), notables interpretaciones, un último tercio repleto de excesos y lo reconocible de todo lo que acontece en pantalla...

Lo peor: … lo que algunos pueden entender como una propuesta excesivamente continuista o poco arriesgada. Algunos efectos digitales.


11 comentarios:

Krueger dijo...

Imposible no rendirse ante una película en cuya reseña se menta Pesadilla en Elm Street, Clive Barker y sobre todo los Maiden. Para mi no es problema que no se aleje demasiado del molde, ya que soy muy muy fan de los Mo Brothers, tanto en conjunto como en las aventuras en solitario. Ardo en deseos de hincar le las fauces a esta The Queen Of Black Magic.

Saludos!

El Rector dijo...

Krueger, con semejante currículum, lo vas a flipar con esta. Para mi gusto, está por encima de todo lo que han rodado los Mo hasta la fecha. Ya me contarás.

Tengo unas ganas locas de echarle el guante a "Dreadout" (que también tiene pintaza) y luego, ya en clave Tjahjanto, a una tal "Portals" a la que no tenía en el radar y resulta ser una antología de cuatro historias de terror y ciencia ficción con el propio Timo y Eduardo Sánchez entre otros.

Que hubiera sido de nuestras vidas sin la doncella :)

Saludos.

Astinus dijo...

Yo tuve sensaciones contrarias con "May the devil tales you". Es cierto que muchas de las apreciaciones que comentas, Rector, aparecen reflejadas en la misma. Pero a nivel actoral, me parecieron interpretaciones sobreactuadas y, precisamente, con cierta sensación de falsa naturalidad. Lo mismo me pasó con Impetigore o The Night come for us, y por supuesto, Sabrina (The Doll)

Ojo, no lo digo como algo negativo, sino como una característica propia del cine de género indonesio, o esa es mi percepción.

El Rector dijo...

Astinus, el tema de las interpretaciones, como otros tantos, tiene un componente subjetivo tal, que al final todo depende del paladar de turno. Yo sí encuentro el cine indonesio (y al asiático en general), muy natural en este sentido, muy cercano (también me ocurre con el Argentino). Y no tiene que ver con la contención o con la hipérbole. El cine coreano o el japonés, absolutamente exagerado a nivel interpretativo, me sigue pareciendo natural y creíble (pese a que determinadas situaciones nos puedan parecer absurdas desde una óptica occidental debido a un tema cultural).

No creo que la naturalidad sea algo que se pueda falsear. Lo natural es algo real, sin artificios. Creo que el cine asiático es muy honesto en este aspecto. Nada que ver con los "trabajitos" que vemos en determinado cine europeo (lo se, estoy generalizando), sin ir más lejos, el nuestro. Todo tan intenso... tan irreal. Nadie habla con susurros en la vida real, si te encuentras un cadáver, pegas un salto y gritas como una rata. En "The Queen of Black Magic" hay bastantes ejemplos de esto.

Saludos.

wolf dijo...

Parece interesante tiene rato que no veo una película de terror de indonesia que me llame la atención y con con este cierre de producciones por la pandemia me eh quedado sin muchas opciones de de entretenimiento fílmico así que lo agregare ami lista, aprovecho para agradecerles traer películas que tal vez nunca hubiera conocido pues ya que son títulos nada populares y asi darles una oportunidad y llevarme menuda sorpresa , aunque hay varios de sus titulos que no doy con ellos en streamings y creo que soy de los pocos que le da flojera buscar y descargar peliculas, donde llegan a visualizar algunas de sus películas de las que hacen critica?

Missterror dijo...

Una gozada de película, Rector!Todo lo que han hecho los Mo Brothers juntos o por separado me ha interesado sobremanera (y eso que no soy demasiado fan una de sus obras cumbre, "Macabre")Timo Tjahjanto me dejó muy satisfecha con "May the Devil takes you" y Kimo Stamboel me sorprende aún más con esta revisión de la reina de la magia negra.
Una película que como comentas, coge elementos del cine de Barker y Craven para crear su propio infierno, con un resultado muy satosfactorio.
Yo también destaco la naturalidad de los actores, no solo en sus interpretaciones sino en cada una de sus reacciones. Stamboel ha sabido dirigirlos muy bien y dejar la exageración para las escenas en las que quiere focalizar su visión sobrenatural.
Deseando ver "One good thing" de Kimo, la segunda parte de "May The Devil takes you" de Timo y rezando para que estos dos titanes se vuelvan a juntar y nos regalen otra de sus brutalidades.

Un abrazo.

El Rector dijo...

Wolf, pues esta merece mucho la pena. Ojalá se cuente en esa lista de películas que te hemos descubierto y la puedas disfrutar.

Sobre las fuentes, pues ya depende del/a autor/a. Pero vamos, las habituales: Filmotecas particulares, salas de cine, plataformas de streaming, descargas cuando todo esto falla... con paciencia, puedes encontrar todo el material que comentamos por alguna de estas vías. Tan solo puedes tener problemas cuando analizamos películas vistas en festivales o en algún pase privado por parte de productoras o directores.

Missterror, a mí de los Mo la que menos tilín me hace es de largo "Killers".

Yo más que "One good thing", que tiene pinta del típico thriller de acción oriental, a la que le tengo ganas locas es a "Dreadout", la cual tengo esperanzas de poder ver este mismo año. Ya veremos.

Muy de acuerdo con tu apreciación sobre los actores. Y lo dice alguien a quien le chifla la exageración interpretativa, la hipérbole y en general, el reverso más teatral del cine ;)

Saludos.

Donnie dijo...

No sabia que Stamboel había sacado una peli por su cuenta y la verdad es que me llama mucho la atención y también viendo que el guionista es Joko Anwar director de 'Satan's slave'

Lo que he visto de The Mo Brothers juntos o separado me crea sensaciones extrañas. Su películas me gustan, las disfruto (Lo siento, 'Killers' es la que mas me aburrió) pero no dejo de pensar que ya las he visto muchas veces antes. Igual ya lo he dicho no lo se, Tjahjanto es un tio que suele responder cuando le preguntas por twitter, asi que le pregunté acerca de los parecidos de algunas escenas entre Macabre y A L'interieur y comentó que cuando vio A L'interieru ya habían rodado macabre que vieron los parecidos pero que prefirieron no volver a rodar nada..

Un Saludo!

donnie

El Rector dijo...

Donnie, comparto opinión sobre "Killers". No me parece para nada una mala película, pero también se me hizo un poco cuesta arriba (reconozco que no es mi tipo de cine favorito).

Los parecidos entre "Macabre" y "A L´Interieur" están ahí. Pero vamos, nada que se salga de lo habitual. La película de Mauri & Bustillo es una piedra angular del terror moderno, es normal que haya tenido influencia en todo el cine más o menos simialr que se haya rodado después. Ha pasado con todas las grandes películas y seguirá pasando.

Saludos.

Missterror dijo...

Vengo aquí a reivindicar "Killers" :)

Donnie dijo...

MissTerror, no sé, no sé.. a mi se me acabó haciendo pesada y de las dos 'historias' que cuentan solo me interesaba una, la que sucedía en japón.. me dejó un extraño sabor de boca, la verdad es que esperaba mas..

Un Saludo!

donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.