sábado, 23 de enero de 2021

Crítica: Pesadilla en Elm Street 4: El Amo del Sueño

KRUEGER NOS HABLA SOBRE LA INOLVIDABLE CUARTA ENTREGA DE UNA DE LAS MEJORES SAGAS QUE HAYA DADO NUNCA EL FANTÁSTICO


Pesadilla en Elm Street 4 póster
Freddy Krueger me obligó durante años a dormir con mis padres. Fue el causante de aquel tremendo pánico y terror irracional (bueno, para un niño no tanto) frente al momento de irse a la cama. Muchas cosas me daban miedo, quizás demasiadas, y luego estaba él: ese cabrón de ropas raídas, cuchillas en los dedos y sombrero, que te atacaba en el momento más vulnerable del día y encima dentro de la seguridad del hogar. Uno podría pensar que por ello se la tengo jurada, pero en realidad gracias al asesino de Springwood amo el cine de terror por encima de todas las cosas. Freddy me enseñó lo que es el miedo y por eso le querré toda mi maldita vida


“en esta entrega todo explotó. Krueger era el protagonista, por encima de todo y todos, y la obra era una celebración tremendamente imaginativa de su existencia” 


Tuesday Knight junto a Freddy Krueger
Es la de “Pesadilla en Elm Street” una saga larga, muy larga, con aciertos totales, parciales, descalabros y despropósitos, pero si soy sincero, siempre he sido capaz de encontrar puntos de interés en cada una de las propuestas: ya sea el terror puro y duro de la primera entrega, el arriesgado giro de guion de la secuela, la atmósfera ciertamente lynchiana de la sexta entrega o el adorable giro meta del regreso de Craven a la franquicia. Pero voy a centrarme en la que para mí es, sin lugar a dudas, la entrega más divertida y despendolada de la saga: “Pesadilla en Elm Street 4: El Amo del Sueño” (Renny Harlin, 1988). 

Lisa Wilcox como Alice en Pesadilla en Elm Street 4
En “Pesadilla en Elm Street 3: Los Guerreros del Sueño” (Chuck Russell, 1987) nuestro particular monstruo ya empezaba a salir de las sombras y dejar ver que tenía tanto de asesino como de vacilón, pero en esta entrega todo explotó. Krueger era el protagonista, por encima de todo y todos, y la obra era una celebración tremendamente imaginativa de su existencia (después de la muerte). El número de escenas disparatadas (por fantásticas) de la cinta es apabullante. Para empezar: ¿Cuántos monstruos conocéis que revivan (otra vez) de entre el sueño de los justos por la meada satánica de un cánido? Pues amigos, la fiesta no ha hecho nada más que empezar…. 


“una banda sonora maravillosa y claro reflejo de los ochenta: ahí el doble aprovechamiento de Tuesday Knight como actriz/cantante, con su papel heredado de Patricia Arquette” 


Brooke Theiss transformada en mosca
Escenas de karate, Freddy tomando el sol, bucles temporales, camas de agua asesinas, etc. El asesinato imaginativo había pasado directamente a ser la set piece sobre la que giraba el argumento (incluso más que en entregas anteriores) y siempre eran la excusa para mostrar unos maravillosos efectos especiales tradicionales cortesía de Screaming Mad George y mi adorado John Carl Buechler (poca broma amigos) y la ocasión perfecta para que el bueno de Krueger soltará un chascarrillo para rematar el asesinato. Cada muerte de cada adolescente intercambiable es un momento único y quedaron grabados en la retina de aquel joven infante. 

La cuarta entrega del asesino de niños consiguió proporcionarme no uno, sino dos traumas para toda la vida: mi pánico frente a las cucarachas y mi repugnancia por las albóndigas en cualquier forma y color. ¿Los motivos? Dos escenas en las que los efectos especiales son tan repugnantes (esa transformación kafkiana, esas caritas de carne…) que resulta prácticamente imposible que un niño no se joda la infancia. 


 “Sería de necios negar la importancia capital de la primera entrega, pero este señor del Sueño siempre tendrá un lugar en mi corazón y en mis pesadillas” 


Robert Englund como Freddy Krueger
Tampoco puedo pasar por alto una banda sonora maravillosa y claro reflejo de los ochenta: ahí el doble aprovechamiento de Tuesday Knight como actriz/cantante, con su papel heredado de Patricia Arquette y ese “Nigthmare” que acompaña musicalmente los títulos de crédito. Y eso es solo una muestra: en los fotogramas podemos oír temas de Billy Idol, Blondie, Sinead O´Connor o Dramarama. Una banda sonora de las que ya no se estilan, como aquella otra maravilla musicada de “Noche de Miedo” (Fright Night, Tom Holland, 1985). 

Muerte de Freddy en la cuarta entrega
También hay que reconocer que, en sus comienzos, Renny Harlin era un director bastante más imaginativo y prometedor que sus basuras de hoy en día. Hay movimientos de cámara alocados, concepción videoclipera de la época, que siempre otorga ritmo, y momentos que hacen gala de bastante gracia en relación a la puesta en escena, aspecto destacable, teniendo en cuenta que la película no se corta a la hora de ofrecer una numerosa cantidad de escenarios (playas, aulas, cafeterías rollo 50, etc). Mi valoración de la cinta no es objetiva, al haberme marcado con tanta fuerza en la niñez, además de ser una obra que puedo ver cada semana sin cansarme y disfrutar como si fuera la primera vez. Sería de necios negar la importancia capital de la primera entrega, pero este señor del Sueño siempre tendrá un lugar en mi corazón y en mis pesadillas.


6 comentarios:

El Rector dijo...

No tengo la menor duda de que estamos, junto a la de "Alien", ante la mejor de las franquicias longevas de la larga historia del género. Maravillosa de la primera a la última entrega, pese a las imperfecciones de sus últimos envites, que lejos de lastrarlos, aun les otorgaban más encanto. Para mí, esta cuarta, es la mejor de todas después de la original y de los guerreros del sueño. La consagración del killer por excelencia y la primera vez en la que traspasa los límites propios del género para convertirse en un icono de la cultura popular de la época, aun vigente hoy en día.

Se podrían hablar folios y folios de esta cuarta entrega, repleta de secuencias inolvidables y una vez más, de grandes personajes. La Alice de Lisa Wilcox puede que sea mi scream queen favorita, superando incluso a otra ilustre como Nancy (la escena del espejo y los nunchakus es apoteósica, al igual que el enfrentamiento final contra Freddy).

Mérito añadido, el hecho de sobrevivir a la inevitable comparación con una película de absoluto culto como es la de Chuck Russell o handicaps, como la no presencia de Patricia Arquette, o la muerte prematura de los iconos de la tercera entrega. Pese a todo, el resultado no pudo ser mejor y el tiempo, la ha terminado poniendo en su lugar. Por si te vale, Krueger, aquí otro que te compra ese nueve sin ponerse ni colorado.

La banda sonora fantástica, otra característica habitual de la franquicia, adaptándose siempre a la esencia de los tiempos. Si en la tres lo petan "Dokken", aquí la lían con un combo popero irresistible. Aunque mi corte favorito de la saga siempre será el "Why Was a Born" que Iggy Pop grabó para "La Muerte de Freddy". Épico.

"La mente sobre la materia" :)

Saludos.

JuanCar dijo...

Hola amigos,

Que maravilla recordar ésta absoluta obra maestra.
Yo la disfruté en cine, apunte para envidiosos, y puedo deciros que lo tengo grabado a fuego. Inolvidable.
Tras disfrutar de ella, recuerdo que me grabé para futuros el nombre de Renny Harlin, del que, aprovechando el éxito, los videoclubs se llenaron de copias de Presidio, su otra obra magna.
Poco más que añadir a todo lo que habéis dicho, tan sólo volver a poner énfasis en la grandiosa personalidad que tenía ese genio llamado Screaming Mad George, un tipo que dejaba espectacularmente su impronta en cualquier cosa que tocaba.
Y si no decírselo a Society.

Gran entrada amigos.

Un abrazo

Krueger dijo...

Me parece tremendamente acertada la comparación con la franquicia de Alien. Adoro cada entrega de la saga del señor del sombrero, siendo la quinta parte la que menos disfruté en su momento y guardando un tremendo cariño de la sexta y la (meta) séptima entrega. Me congratula que compres ese 9 y exacto querido Rector: la mente sobre la materia.

JuanCar:absoluta envidia por ese disfrute en pantalla grande y el exacto, ahí quedará siempre esa joyita de Society. Gracias por el halago.

Saludos!

Missterror dijo...

Creo que Freddy es el "culpable" del amor por el género del 90% de los que sobrevolamos por aquí. Freddy es un super icono para todos y uno de los villanos que más nos ha divertido y que más terror nos ha causado. En mi caso, no recuerdo nada más terrorífico que "El Exorcista", pero sin duda Freddy era mi personaje favorito (por delante de Myers y Jason).
Soy extremadamente fan de los Dream Warriors (como todos) y por supuesto de la primera entrega que es diamante bañado en oro, pero esta cuarta parte es tan sumamente divertida, tan aterradora, tan imaginativa y fantástica que es mito puro.
Me han entrado unas ganas terribles de volver a ver toda la saga del tirón! Y mañana para comer, albóndigas, jejejeje.
Muchas gracias, Krueger.

Un abrazo.

JuanCar dijo...

Es un buen momento para hablar de la que quizas, sea la figura infravalorada de toda la saga de Elm Street. Robert Shaye.
Fundador de New Line, que junto con New World de Corman y Empire de los hermanos Band, conformaron prácticamente lo que es el fantástico de los 80, y la mente cinefila de prácticamente toda nuestra generación.
Robert Shaye es, de todas formas, el mas importante de todos ellos.
Su perspicacia a la hora de tomar decisiones trascendía absolutamente a su quehacer cómo productor cinematográfico, y hacia que esas mismas decisiones, dotarán de una palpable personalidad en aquellas peliculas que producia.
Además, es constatable su capacidad de cazatalentos, no hay más que empezar por la nómina de directores que contrató para la saga de Freddy, pero no sólo se queda ahí.
Guionistas como Brian Helgeland o Frank Darabont, músicos como Christopher Young o Badalamenti, fotografos, actores (hola Johnny Depp), la lista es inabarcable.
Y ya centrándonos estrictamente en lo cinematográfico.
Su legado cómo productor nos deja joyas como los Critters, Hidden, Xtro, la saga de El señor de los anillos o la reciente serie
The Liberator.
Sin duda, estamos hablando de un genio.

Krueger dijo...

Siempre me han encantado los cameos de Robert Shaye en la saga. Desde luego una figura a reivindicar el bueno de Robert!

Saludos!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.