martes, 9 de febrero de 2021

Crítica: Knife + Heart

MISTER MOLOKO NOS HABLA SOBRE ESTE ÍNTIMO Y PERSONAL HOMENAJE DE YANN GONZÁLEZ AL GIALLO ITALIANO


knife+heart póster
La época de mayor esplendor del giallo fue entre finales de los sesenta y principios de los ochenta. Aunque existe un cierto consenso en considerar a “Tenebre” (Dario Argento, 1982) como la última gran obra del periodo clásico del género, lo cierto es que en años posteriores todavía se realizaron algunas películas que, si bien adoptaban determinados modismos propios de otros subgéneros como el slasher, mantuvieron mínimamente activas las constantes vitales del giallo. “Opera” (1987) o la poco conocida y subvalorada “El síndrome de Stendhal” (1997), ambas del maestro Argento, serían dos ejemplos de cintas interesantes, lamentablemente realizadas en un momento en el que los gustos de los espectadores discurrían por otros derroteros. 


“Yann González decide tirar por la tangente y, a partir de los clichés más reconocibles del género, crear una obra rabiosamente personal” 


homosexual de cuero en cabina telefónica
Dejando de lado la influencia que el género haya podido tener sobre determinados realizadores y guionistas que, ya sea por activa, pasiva o perifrástica, han utilizado modismos temáticos o estilísticos propios del giallo, son pocos los autores que han intentado coger el toro por los cuernos y abordar una lectura del género desde una perspectiva más actual

Vanesa Paradise en la discoteca
A este respecto nos gustaría destacar el trabajo que, con evidentes limitaciones presupuestarias, hacen los hermanos Onetti en títulos como “Francesca” (2015) o “Abrakadabra” (2018). En estos films los argentinos optan por una ortodoxia cartesiana sólo propia de un fan que entiende las claves del género y que es totalmente autoconsciente de que, en el fondo, está realizando un evocador y respetuoso homenaje. En una línea completamente distinta estarían los franco belgas Hélène Cattet y Bruno Forzani. Esta pareja de cineastas han logrado con “Amer” (2009) o “El extraño color de las lágrimas en tu cuerpo” (2013) llevar a cabo un ejercicio de deconstrucción del género, sólo apto para los muy cafeteros, manufacturando unas cintas experimentales en las que el fondo está completamente supeditado a la forma


“Para el autor, el amor, el romanticismo más auténtico y arrebatador no está reñido con el deseo, la libertad sexual, la poligamia y el sexo más descarnado” 


Asesino enmascarado de giallo
En medio de estas propuestas, tan lejanas en cuerpo como próximas en alma, se encontraría “Knife+Heart” (2018). En esta maravillosa rareza, su realizador Yann González decide tirar por la tangente y, a partir de los clichés más reconocibles del género, crear una obra rabiosamente personal y una de las películas más interesantes e inclasificables del panorama fantástico de los últimos años. 

Vanesa Paradise en el bosque
¿Es “Knife+Heart” un neogiallo? Si nos basamos en las palabras de su realizador, que se ha declarado así mismo como un ferviente admirador del género, la respuesta es un rotundo sí. Pero no podemos dejar que los árboles no nos deje ver el bosque. Evidentemente los referentes al giallo están ahí y son perfectamente reconocibles para cualquier aficionado medio: la estructura, la utilización estética y narrativa del color, la elección de los encuadres, un uso de la música más evocador que narrativo, la importancia de la mirada, determinados tics argumentales... Todo ello está presente de una forma autoconsciente. Pero lo interesante es que sobre esta base, el director articula una cinta que trasciende los convencionalismos del género para devenir en un constructo cinematográfico en el que cohabitan varias capas de profundidad con las que, a gusto del consumidor, cada uno puede quedarse. 

Así, unos la pueden ver como una simple marcianada; otros como una película de terror LGTBI (nada que ver con el cine de David DeCoteau, of course); los de más allá como una modernización del giallo a manos de alguien que entiende los cánones estéticos del género; los de más acá como un potaje lleno de referencias cinéfilas (les aseguro que la de “Cruising” (1980) de William Friendkin del inicio no es ni mucho menos la única); y algunos como una obra rabiosamente personal en la que bajo el aparente halo de simplicidad de una película de terror, se esconde un discurso mucho más estructurado y complejo.

Vanesa Paradise en Knife+Heart de yann González
Ya en su ópera prima “Encuentros de medianoche” (una película que se aleja mucho del género que tratamos en el blog pero que recomiendo encarecidamente) Yann González nos daba pistas sobre cuáles eran sus intereses temáticos. Para el autor, el amor, el romanticismo más auténtico y arrebatador no está reñido con el deseo, la libertad sexual, la poligamia y el sexo más descarnado. Y es la búsqueda de todo ello, la contradicción que en sí mismo supone aunar ambos conceptos, lo que define a todos sus personajes. Y esa es precisamente la idea que, por encima de todos los elementos terroríficos, homenajes más o menos evidentes al género, ejercicios estilísticos y metareferencias, prima en el discurso de “Knife+Heart”. A este respecto, la secuencia en la que Loïs, la montadora, observa sobre los fotogramas del rostro del actor recientemente asesinado las palabras "me estas matando" es harto significativa. Es ese el momento central de la película, el instante en el que el amor, la desesperación y la muerte física y emocional se dan la mano. Es bonito, es tierno, es triste… pero a la vez es terriblemente siniestro y descorazonador. 


“si el Fassbinder de la última época hubiera hecho algún día un giallo (o Almodóvar se animara alguna vez a hacerlo) hubiera salido algo muy parecido a Knife+Heart” 


fiesta homosexual
La muerte en la película está indisociablemente unida al sexo y al amor. La propia génesis del asesino enmascarado es una mezcla entre ambos conceptos: la representación justa de como el eros puede conducir al thanatos y viceversa. Guy, nombre nada casual, mata porqué ha olvidado que es amar y además lo hace con un arma que combina a la perfección sexo y muerte. Su incapacidad de amar es directamente proporcional a su ira; su dolorosa perdida la compensa con muerte y violencia. Pero este no es el único momento en que el amor/sexo y la muerte se dan la mano. La representación del cabaret del bar de lesbianas (un homenaje nada disimulado a “Miss muerte” de Jesús Franco), la temática de las películas que rueda Anne o todo el final que se desarrolla en el cine porno son una buena muestra de ello. Eso sin olvidar la figura de los pájaros que, como elemento metafórico, refuerzan la idea central del film y le dan sentido a la trama

Vanesa Paradise de cuero negro
Y sí, no hay nada nuevo en decir que el amor, el deseo y la muerte son temas recurrentes dentro del giallo. Pero lo interesante de “Knife+Heart”, es que el realizador tiene la habilidad de jugar con los referentes formales del género, sin por ello renunciar a un discurso mucho más sensorial y metafórico. Porque, seamos sinceros, si nos ponemos canónicos con el guion veremos que tiene unas costuras más que evidentes. Ni la ambientación se corresponde, más allá de los elementos tecnológicos, a la época en la que está enmarcada (1979), ni los personajes actúan de un modo coherente ni el porno francés de la época era así de naif. Pero, sinceramente, creo que lo que en el fondo le interesa a Yann González es usar aquellos films impresos en su memoria cinéfila para reinterpretarlos y ofrecer a los espectadores un discurso plenamente coherente con sus intereses como cineasta. Estoy seguro que si el Fassbinder de la última época hubiera hecho algún día un giallo (o Almodóvar se animara alguna vez a hacerlo) hubiera salido algo muy parecido a “Knife+Heart”

No quiero acabar sin dejar de destacar la extraordinaria banda sonora de M83, la intensísima interpretación de Vanesa Paradise y el brutal trabajo de fotografía de Simon de Beaufils jugando con los colores, las texturas y los formatos. Sencillamente brillante.

3 comentarios:

El Rector dijo...

Yo claramente me quedé en la primera capa. He de decir en mi descarga, que no soy excesivamente fan del giallo, por decirlo de manera diplomática. Me gusta la estética de determinados cineastas (De Argento el que más) y algún titulillo por ahí, sí me pone, pero por norma, nunca he conectado con sus constantes, en especial con el surrealismo de sus guiones, esa filia por los objetos punzantes y ese poso excesivamente deudor del thriller de sobremesa.

Con esta "Knife+Heart", vista en pantalla grande, volví a encontrar refugio en algunos aspectos chulos de su puesta en escena y en la estupenda banda sonora, pero lo demás no me terminó de cuajar. Tal y como comentas, tiene un siniestro tufillo añadido a Almodóvar, que ya es lo que me faltaba para rematar. Yo abogo por la "marcianada" :)

Bienvenido al nido Mister Moloko! Un gusto tenerte por aquí. Seguro que ya tendremos tiempo de coincidir en futuras ocasiones (o no... que siempre resulta más divertido, jeje).

Saludos.

Mister Moloko dijo...

Muchas gracias por la bienvenida

A mí el giallo me interesa mucho desde el punto de vista formal, ya que eran una películas en las que muchos directores, cuya obra se veía limitada generalmente por el presupuesto y por las exigencias de los productores que sólo buscan productos de explotación, se podían desmelenar. Sinceramente creo que es esa parcela artística la que nos suele atraer a los aficionados al género: el impacto visual que nos generan algunas de sus imágenes. Lo que no te voy a discutir, porque tienes razón, es que los argumentos, con honrosas excepciones, no hay por donde cogerlos y casi siempre se resuelven con deus ex machinas en toda regla.
Lo que para mí hace interesante a esta película es, precisamente, que coge esa locura formal y creativa y la lleva a un terreno muy poco habitual en el cine de terror: el melodrama. Sinceramente en esta película creo que lo de las muertes y el misterio sobre quien es el asesino es lo de menos, ya lo que importa son las motivaciones de los personajes principales.
Entiendo que pueda parecer una marcianada. Igual que entiendo que a otros sólo les haya interesado las referencias al género o la parte más estética de la peli. Pero, sinceramente, me parece una propuesta muy estimulante por que juega muy bien con esa abstracción genérica. Eso sí, o entras o no entras.

Missterror dijo...

Una placer darte la bienvenida, Mister Moloko. Espero que esta bebida te sea muy agradable también ;)

Vi "Knife+Heart" hace un par de años en un pase nocturno en el festival de Sitges y la verdad es que salí bastante descolocada. Yo tampoco soy una gran fan del Giallo. Como habéis comentado, visualmente es apabullante pero los guiones generan tanta confusión ante tramas tan simplonas que no termino de entender qué demonios pasa para que el caos se apodere de casi todas las narraciones y a la vez haya momentos en los que cuesta avanzar. Esto es simplismo y generalización pura y dura por mi parte, pero es lo que pienso cada vez que me enfrento a un Giallo. Obviamente, como en todo, hay excepciones.
Con "Knife+Heart" me pasó justo lo contrario, creo que tiene una complejidad que sorprende y un montón de lecturas. Sorprende y estimula pero descoloca. ¿Por qué? Aún no lo sé. Supongo que son cosas del giallo ;)
Sin duda, la conexión Almodovariana es palpable y al menos para mí, muy disfrutable.

Un abrazo.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.