domingo, 14 de febrero de 2021

Crítica: Willy´s Wonderland

EL RECTOR NOS HABLA SOBRE EL INEVITABLE EXPLOIT DE LA FIGURA DE UN NICOLAS CAGE ERIGIDO EN NUEVO MESIAS DEL GÉNERO


Nicolas Cage en Willy´s Wonderland poster
Antes o después, tenía que ocurrir. En esta historia de gloria, muerte y resurrección, si una cosa no se le puede negar a Nicolas Cage es que nunca, NUNCA, ha caído en el olvido. Si hay algo de cierto en aquello de que lo que no te mata te hace más fuerte, es por ahí por donde puede entenderse el nuevo estatus de privilegio adquirido por este californiano y sobrinísimo de Francis Ford Coppola. Una historia como digo, sobre la gloria, la muerte y la resurrección, para un actor que pasó de ganar los más importantes premios de la industria, de protagonizar grandes películas de la época, a terminar con sus huesos en el reverso más siniestro del negocio, trabajando en producciones de tercera y lo que es peor, involucionando en sus dotes interpretativas hasta el punto de convertirse en diana habitual de la mofa de los espectadores. Pero, regresó. 


“Willy´s Wonderland no deja de ser un ejercicio de oportunismo, un exploit de la emergente figura del actor con el que intentar venderle la moto al entusiasta espectador de turno” 


Muppet diabólico asesino
Ya hemos hablado en varias ocasiones del fenómeno Cage. No volveré a lo mismo. Si diré otra obviedad, Cage ha vuelto y lo ha hecho por la puerta grande y lo más importante, por nuestra puerta, la del fantástico. Reconvertido ahora en musa del género, el histriónico actor ha protagonizado tres grandísimas películas: “Mom & Dad” (2017), “Mandy” (2018) y “Color Out of Space” (2019). A poco que uno/a tenga ojos y un mínimo gusto por el género, habrá hecho el pino puente en mayor o menor medida con cualquiera de ellas. Un logro atribuible a Cage, por supuesto y así se le ha reconocido. Ahora bien, que nadie olvide que tras cada una de ellas se esconde un pequeño genio, llámese Brian Tylor, Panos Cosmatos o Richard Stanley. Y si algo puede sacar uno en claro tras dedicarle hora y media a esta “Willy´s Wonderland” (2021) es que Kevin Lewis, su director, se encuentra a años luz de tamaña constelación de estrellas

Nicolas Cage intimidando con la mirada
Pero rebobinemos, hora y media, para ser exactos. La premisa: animatronics y el legendario Cage al servicio de la causa. Es otra obviedad, hablar de las expectativas. Pocas cosas más sugerentes podían ponerse sobre la mesa viendo los precedentes de ambos protagonistas. Si el renacido Nicolas convierte en oro todo lo que toca, el romántico y pasional idilio entre muñecos y fantástico nos ha regalado algunos de los mejores momentos de la historia del género. Desde que la mística innata de ese extraterrestre llamado Jim Henson nos robase el corazón sin apenas percatarnos cual Vidiiano de turno, primero en la televisión, luego, en la gran pantalla con “Cristal Oscuro” (1982), para volver a hacerlo cuatro años después con “Dentro del Laberinto” (1986), toda aquella magia del universo Henson nunca ha dejado de acompañarnos y de estar presente, también, en mayor o menor medida, en todos los trabajos marioneteros que llegaron después, rompiendo además otro falso mito , esa gran mentira que dice que los muñecos son para niños, aplicable también a los “dibujos animados”, los videojuegos y demás manifestaciones artísticas que a modo de brocha gorda no encajan en los estandartes del supuesto “adulto” de bien. Nada más lejos de la realidad. 


“Willy´s Wonderland sería a la obra del Cage post-mortem, lo que My Name is Bruce (2007) fue a la de Campbell”


Nicolas cage limpiando servicios
“Willy´s Wonderland” no deja de ser un ejercicio de oportunismo (con el propio Cage contándose entre los mecenas de la intentona), un exploit de la emergente figura del actor con el que intentar venderle la moto al entusiasta espectador de turno, tras sus recientes éxitos. Gran torpeza por parte del actor/director/productor, la de apostar los cuartos a la carta de un tipo de dudoso bagaje como es Kevin Lewis, habitual de los peores antros del lugar y que poco o más bien nada, había demostrado hasta la fecha para merecerse semejante oportunidad. ¿El resultado? Un desastre (casi)mayúsculo. 

Emily Tosta en Willy´s Wonderland
Buscando una analogía más o menos esclarecedora, podríamos trazar una línea paralela entre la reciente sagrada trinidad de Cage, las susodichas “Mom & Dad”, “Mandy” y “Color Out of Space”, con otra trilogía de campanillas, la de “Posesión Infernal” (1981) parida por Sam Raimi, quien dio a luz tres películas absolutamente maravillosas y de paso, engendró a otro de los grandes “monstruos” del género, Ash Williams, en las carnes de otro ya, ilustre inmortal, como es Bruce Campbell. Bien. Trazado ya el paralelismo, “Willy´s Wonderland” sería a la obra del Cage post-mortem, lo que “My Name is Bruce” (2007) fue a la de Campbell. Los que ya picaron en su día con el exploit dirigido por el propio Campbell, podrán hacerse una idea de lo que les espera (y lo que no) en la película de Lewis, pues estamos ante dos trabajos de idéntica concepción y muy pareja ejecución. 


“un producto pequeño, poco cuidado y completamente ajeno al gran talento habido en anteriores proyectos del actor, una película que sin la presencia de Cage, pasaría completamente desapercibida” 


Nicolas Cage en estado puro
El guionista G. O. Parsons no se ha estrujado mucho las neuronas. Un antro con muñecos poseídos por una suerte de mal ligado a una tragedia del pasado y un solitario extranjero que se verá atrapado en el lugar. Esa es la versión lírica. La práctica, Cage pegándose de ostias (alguna que otra concesión gore mediante) con señores disfrazados de muñecotes. No hay más. No lo busquéis. En ese sentido, si algo no se le puede negar a la película es el ejercicio de honestidad

Emily Tosta y Nicolas Cage
“Willy´s Wonderland” podría definirse, hablando ya exclusivamente en clave Cage, que es de lo que se trata, como un meme alargado de los muchos que ha generado el actor a lo largo de su (infra)carrera o travesía del desierto. Para rizar el rizo, el actor no tiene ni una sola línea de diálogo a lo largo del filme, dejándolo todo en manos de esa gestualidad suya, en ocasiones sutil (una simple mirada puede bastar para ganarse la gracia del respetable) y en otras, no tanto, dando pie a sus ya patentados momentos Cage, repletos de excesos e hipérboles interpretativas de todo tipo, curiosamente, estos últimos, no tan presentes en la película como uno/a podría imaginar. Claro está, que dicha ausencia de diálogos, limitan mucho las posibilidades de lucimiento del actor y si bien en unos primeros compases, la broma puede llegar a resultar relativamente divertida, la cosa va perdiendo chispa a medida que se consume el metraje, llegando incluso a convertirse en una experiencia tediosa

Estamos por tanto ante un producto pequeño, poco cuidado y completamente ajeno al gran talento habido en anteriores proyectos del actor, una película que sin la presencia de Cage, pasaría completamente desapercibida (suerte a la que me temo terminará sucumbiendo de todas formas una vez el chiste haya perdido la gracia) y condenada a un merecido olvido. ¿Será suficiente para contentar a los incondicionales del actor? Contándome entre ellos y por mi experiencia personal, diría que no, pero cosas más raras se han visto y si una cosa se ha demostrado en el “universo Cage”, es que puede pasar cualquier cosa. 

Lo mejor: Algún destello de gore, su declarada honestidad como producto estrictamente pornográfico y que mientras le dura la mecha a Cage, regala alguna que otra risa. 

Lo peor: Mecha por cierto, tirando a muy corta. Pocos y reguleros animatronics, el resto tipos disfrazados a modo de esponja absorbe golpes. La ausencia generalizada de talento en casi todos sus apartados y la insufrible cancioncita a modo de lavativa que no deja de sonar en toda la puñetera película.


14 comentarios:

Missterror dijo...

Qué decepción, Rector :( Nicolas Cage y animatronics, imagínate mis expectativas. Terminé de verla con tristeza. Pasé del enfado a la pena por no entender cómo se mete Cage en esto y lo que es más grave, ¿cómo pone pasta para esto? Entiendo que se aproveche de su condición de meme viviente y lo saque a relucir pero está claro que no tiene filtro y acepta todas las propuestas que le van llegando. Viendo "Willy's Wonderland" da la sensación de que da igual ocho que ochenta, que si está metido en el ajo Nicolas Cage, no hay nada más que justificar, ni siquiera hay que pasar unos mínimos. Cage debería tenerse más respeto a sí mismo y el director hacer lo propio con el espectador.
Cutre, pesada, sin emoción, sin vida, absurda. El típico gag sin gracia repetido hasta la saciedad. Yo ni siquiera puedo destacar ese destello gore que tú ves, porque es muy regulero. Lo de los señores disfrazados con cabezas de gegants, de juzgado y los animatronics salidos del tren de la bruja. Todo mal.

Un abrazo.

El Rector dijo...

Missterror, la película es lo que es, coincidimos, por supuesto. Pero en descarga de Cage, decir también que el cabrón había puesto el listón tan alto con sus trabajos previos, que esta "Willy´s Wonderland", estaba condenada al fracaso... incluso puliendo muchas de sus asperezas, seguiría sucumbiendo ante la genialidad de cosas como "Mandy" o "Color Out of Space".

No cabe duda que a día de hoy, la presencia de Cage es un reclamo mayúsculo al que cuesta horrores resistirse, pero habrá que ser conscientes de que cada día no es domingo y que genios sueltos por ahí, para desgracia nuestra no hay tantos. Así que en adelante, mesura con las expectativas.

Saludos.

Krueger dijo...

Pues creo que estoy en el estado justo para afrontar el visionado. El planteamiento era tan loco, que pintaba a caramelo y claro, el hype se dispara. Verla esperando una mierda es otra cosa.
Prometo dejar mis futuras impresiones, aunque lo de que Cage no hable... Como dato, hace poco vi por primera vez Besos de Vampiro y lo de este hombre siempre ha sido de escándalo.

Saludos!

El Rector dijo...

Krueger, tú, que ya vas sobre aviso, igual le sabes sacar más partido a las "excentricidades" no ya del amigo Cage, que está más o menos en su línea, de una película que es un pequeño (y lo peor, descafeinado) despropósito per se.

"Besos de Vampiro", Cage en su primer apogeo junto a otra vieja gloria como Maria Conchita Alonso... menudo degenerado estás hecho :)

Saludos.

Art0rius dijo...

Un exploit en toda regla....Si no hubiera estado Cage esto habría acabado en la sobremesa de fin de semana de alguna televisión pública, junto a "Lavarantula" o "Ice Sharks". Buf

El Rector dijo...

Artorius, lo raro es que un tipo de la trayectoria de Cage no haya flirteado en algún momento de su carrera con las buenas gentes de The Asylum. Hubo un tiempo, en que todo apuntaba a ello. Hoy, con su nuevo estatus y a pesar de meadas fuera de tiesto como la que nos ocupa, parece ya utópico.

Mister Moloko dijo...

Ayer pude ver por fin la película y, sinceramente, me pareció una chorrada divertida y poco más. Creo que sin la presencia de Nicolas Cage la película no tendría demasiado sentido.
Una reflexión. Cage ha trabajado con Coppola, Alan Paker, los hermanos Coen, David Lynch, John Dahl, Mchael Bay, John Woo, De Palma, Scorsese, Spike Jonze, Werner Herzog o Panos Cosmatos... Dudo que haya muchos actores de su generación con ese currículum (Oscar a parte). No tengo ni idea en que momento este señor perdió el norte de su carrera; lo que tengo claro es que tiene carisma para dar y vender y que es el único actor que hoy en día lo aguanta todo.
Yo no se vosotros, pero yo me muero de ganas por ver Prisoners of the Ghostland de Sion Sono.

Krueger dijo...

Moloko, salvo los productos más alimenticios (thrillers de acción, etc...) compró todo lo que haga Cage. Sonando pedante es un guilty pleasure y en mi opinión siempre es valor añadido, pero su presencia empieza a ser como la de Danny Trejo tras la reivindicación de Machete.... 8 que 80

El Rector dijo...

Mister Moloko, si al menos te ha parecido divertida, ya es más de lo que muchos le hemos podido sacar. Te envidio.

Sobre Cage, completamente de acuerdo. Muchas ganas de verlo de nuevo, junto a otro monstruo de la dirección como Sono.

Krueger, si por "thriller alimenticios" te refieres a la obra de arte de John Woo (que por cierto, parece ser tendrá secuela) o a "Con Air", de lo mejorcito del gran cine de acción de los noventa... se me hiela la sangre ;)

Aunque la comparativa con Trejo aun me deja más patidifuso. Trejo siempre ha sido un meme, en buenas manos (vamos, las de Rodriguez) válido para cameos y poco más. Cage es un grande de la industria, venido a menos y ahora, renacido cual ave Fénix... aunque sea a cuenta gotas y con exclusividad de nuestro amado género.

Saludos.

Krueger dijo...

Para nada Rector, Satán me libre de tocar la gran trilogía de acción de Cage (La Roca/Cara a Cara/ Con Air), aunque personalmente me guste más 60 segundos que la cinta de Woo. Me refiero a todas esas cintas de carátulas intercambiables, que suelen llevar la palabra venganza en el título.

El Rector dijo...

Krueger, me quitas un peso de encima, por más que la simple comparación entre "Cara a Cara" y "60 Segundos", me produzca fríos escalofríos, jeje... A mí es que la película de Dominic Sena (que sí me parece tiene algún título interesante en su filmografía) siempre me ha parecido una horterada casi (y solo "casi") al nivel de la tortuosa saga de "Fast & Furious".

Pues oye... sobre "Venganza", corre por ahí una trilogía que quita el hipo :)

Saludos.

Krueger dijo...

Y en palabras de Deadpool, esa trilogía demuestra que Liam Neeson quizás no es muy buen padre... Ya he visto este engendro y la verdad, iba con la expectativa tan baja, que salvo las ridículas partidas de paintball, me ha parecido entretenida.

Siento decepcionarte Rector, una vez más, pero varias entregas de las makokis rápidos y furiosos son reconocidos guilty pleasures del menda. Y 60 segundos tenía un pedazo de banda sonora!

Saludos!

Krueger dijo...

De pinball quería decir

El Rector dijo...

Krueger, en ese caso, entiendo lo de "60 Segundos", jeje... yo es que le tengo alergia a casi todo lo que lleve ruedas y sobre todo, a determinado "estilo de vida", que tan bien plasman la película de Rob Cohen (otra alergia particular y un tipo capaz de rodar una mala película de "La Momia") y descendencia.

Sobre Cage y su pinball... bueno, si te ha entretenido, puedes darte con un canto en los dientes.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.