jueves, 4 de marzo de 2021

Crítica: Wrong Turn (2021)

MISTER MOLOKO NOS HABLA SOBRE EL REBOOT DE LA SAGA DE PALETOS MUTANTES CANÍBALES INICIADA POR ROB SCHMIDT


Wrong Turn 2021 póster
Tuve la ocasión de ver “Wrong Turn” (conocida en España como “Km. 666: Desvío al infierno”) en el año 2003 durante su estreno en salas. La película, que a mí me pareció un entretenimiento correcto sin demasiados valores cinematográficos, no era más que un survival que bebía muy claramente de “La matanza de Texas” (1974) y “Las colinas tienen ojos” (1977). La trama se centraba en las vicisitudes de un grupo de jóvenes con pocas luces que eran perseguidos por un trío de rednecks caníbales y deformes (¡toma ya!) a lo largo y ancho de los bosques de Virginia. Como la cinta obtuvo una correcta aceptación crítica y buenos resultados en taquilla, sus responsables no dudaron en poner en marcha una saga de películas, compuesta por dos secuelas y tres precuelas, cuya calidad, igual que su presupuesto, fue progresivamente disminuyendo. El interés de los productores, además del económico, era intentar crear una pseudo mitología sobre aquellos peculiares asesinos y hacer del matarife principal, el inefable “tres dedos”, un villano icónico de Hacendado del que, a la larga, se hiciera algún muñeco articulado. Huelga decir que ni la mitología caló en los espectadores ni se hizo nunca figurita de tal personaje. 

protagonistas de Wrong Turn 2021
Por puro completismo cinéfilo he visto todas las películas de la saga. Con excepción de la primera y algunas cosas de la segunda, lo cierto es que el resto me resultan insufribles: incoherencias a tutiplén, guiones malos, actores todavía peores, directores de tercera, presupuestos pírricos, efectos cada vez más cutres. La última película, que data de 2014, es una coproducción con Bulgaria rodada directamente para vídeo y filmada en escenarios del país balcánico a los que hacen pasar por Virginia. Huelga decir que es absolutamente lamentable y que, imagino, los responsables al verla debieron pensar que hasta aquí habían llegado y que era mejor olvidarse de todo ello y esperar a que llegarán tiempos mejores para resucitar la franquicia. Por todo ello, no voy a negar que sentí una cierta curiosidad cuando vi anunciado el reboot de la saga. Ítem más: tanto la trama, como los trailers como la presencia en ella de un actor solvente como Matthew Modine hicieron no sólo que revisitara de nuevo la película de 2003, llevándome idéntica impresión que en el momento de su estreno, sino que se despertara en mí el interés por ver que habían hecho esta vez con la historia. Ahora, después del visionado, ya anticipo que mis sensaciones son contradictorias. 


“Nunca he entendido muy bien esa idea de que los reboots o los remakes son innecesarios ya que eso es lo de menos. Lo importante es que se hagan buenas películas” 


dulce chica reconvertida en Lara croft
No soy una persona excesivamente dogmática respecto al tema de los reboots o los remakes. ¿A qué me refiero con eso? A que si están bien hechos y aportan a la historia otro punto de vista, narrativo y/o temático, que le ofrezca al espectador un nuevo enfoque sobre el que posar la mirada, los puedo aceptar sin ningún tipo de problemas: no vamos a negar que la historia del cine está llena de buenos ejemplos al respecto. Sin ir más lejos, y dentro de nuestro amado género, dos ejemplos más o menos recientes como “Las colinas tienen ojos” (2006) de Alexandre Aja o “Suspiria” (2018) de Luca Guadagnino, me parecerían dos buenas muestras de películas que saben trascender el material original y darle la vuelta creando un producto que aporta nuevas capas, lecturas y centros de interés. Nunca he entendido muy bien esa idea de que los reboots o los remakes son innecesarios ya que eso es lo de menos. Lo importante es que se hagan buenas películas

mujer salvaje y fanática
Siguiendo esta prensa, uno de los aspectos que le tenemos que agradecer a “Wrong Turn” (2021) es el esfuerzo que ha hecho el guionista (Alan B. McElroy, el mismo de la versión de 2003) por no ofrecer una simple fotocopia adaptada a los nuevos tiempos del material original. La película nos ofrece una visión distinta de la historia y lo hace, o al menos lo intenta, respetando ciertos elementos definitorios de la trama pero dándoles una nueva perspectiva y enfoque. Lo paradójico es que ese intento es, a la vez, su mayor virtud y su mayor defecto. Lo cierto es que la película nos va a sorprender, pero a la vez, y ese es el precio que se ha pagado por una apuesta no del todo bien ejecutada, uno tiene la sensación de que hay dos películas en una. Y lamentablemente esas dos películas no acaban de encajar del todo.


“lo que verdaderamente me molesta es que los últimos veinte minutos sean puro cliché, un menú de fast food en el que uno sabe perfectamente cuales van a ser los ingredientes y el sabor que van a tener”


Charlotte Vega en Wrong Turn
Durante los cuarenta primeros minutos nos encontramos ante un survival bastante ortodoxo, filmado con pulso firme y en el que se nos presenta, con algo de brocha gorda, a los protagonistas y las vicisitudes que tienen que padecer para huir de un peligro desconocido que les acosa inmisericordemente (por cierto, en esta película resulta descacharrante la obsesión del cine norteamericano actual por ser políticamente correcto respecto a la cuota de minorías étnicas y diversas orientaciones sexuales; los personajes principales están conformados por una pareja heterosexual caucásica, otra multirracial y otra homosexual masculina compuesta por un chico latino y otro hindú). Este primer acto, con todos los clichés y tópicos que se quieran, funciona bien ya que el director es capaz de ofrecer un buen ejercicio de suspense y mantener la tensión en todo momento. Lo que nos muestra no es demasiado original, pero está bien filmado, maneja perfectamente los tiempos, genera inquietud y nos deja con las ganas de querer saber hacia donde va la historia. 

padre apalizado en el pueblo
En el momento en el que el misterio se desvela, la película empieza a navegar por terrenos pantanosos instalándose en una indefinición argumental que lastra todo lo que viene después. Dejando de lado las motivaciones de los lugareños, que son pura incoherencia, uno no sabe si está ante una especie de híbrido raro del folk horror (tan de moda en estos tiempos), un remedo postmoderno de la original o simplemente un giro de guion que, por pura pretensión de ser original, se pierde por peteneras. Vamos, un producto extraño que en el momento en el que aparece en pantalla Matthew Modine (cuya expresión facial durante toda la cinta es la de “como ha pasado yo de ser dirigido por Kubrick a trabajar en películas así”) se vuelve previsible y manido. 


“Lástima que los responsables decidieran transitar por el camino más fácil a pesar de haber planteado una lectura original de ese Km. 666: Desvío al infierno cuyo guion, no nos vamos a engañar, cabía en dos folios” 


chico latino torturado
Podemos dejar de lado que la protagonista pase de ser una joven débil e inocente a convertirse en una especie de Rambo hípster preparada para matar, que el comportamiento de los habitantes del pueblo no tenga ningún sentido, que las cosas pasen porque sí. Pero lo que verdaderamente me molesta es que los últimos veinte minutos sean puro cliché, un menú de fast food en el que uno sabe perfectamente cuales van a ser los ingredientes y el sabor que van a tener. Y ese es el mayor hándicap que le pongo a la película; su incapacidad para haber seguido intentando jugar con elementos interesantes que se habían esbozado (enfrentamiento entre modernidad urbana vs tradición rural; inteligencia vs salvajismo) y que al final se decante por lo fácil y previsible. Y es que en el cine, como en la vida, muchas veces el infierno está sembrado de buenas intenciones. 

Charlotte Vega atrapada por secta
Y es una lástima, ya que la película contaba con un buen punto de partida. Simplemente con que se hubieran desarrollado ciertas ideas hubiera quedado un producto muy resultón y francamente original. Pero, lamentablemente, superada esa primera mitad la cinta pierde por completo su capacidad para sorprendernos. Y tengo que reconocerle que tiene algún buen susto, que no escatima en gore y escenas truculentas y que la propuesta, que no el desarrollo, podía hacer dado muchísimo juego. Lástima que los responsables decidieran transitar por el camino más fácil a pesar de haber planteado una lectura original de ese Km. 666: Desvío al infierno cuyo guion, no nos vamos a engañar, cabía en dos folios. Por cierto, quédense durante todos los créditos ya que les quitarán un poco el regusto amargo de un final inverosímil, absurdo y que demuestra que a veces todo vale para epatar al espectador.

7 comentarios:

El Rector dijo...

Pues para mí ha sido una grata sorpresa. La idea de un remake (o reboot, mismo da para el caso) de una película como "Wrong Turn", una película de entrado el 2000, que no dejaba de ser un survival rural más de los muchos de la época y que para colmo, había degenerado en aberrante saga, pues al menos en la cabecita del menda, no tenía mucho sentido. No tengo nada en contra de este tipo de productos, pero como bien apunta Mister Moloko, siempre y cuando sirvan para ofrecer una visión diferente (y personal, en medida de lo posible), del material original.

Y bien, no cabe duda de que Mike P. Nelson (por cierto, su "The Domestics" ya me pareció un horror en su momento) sabe darle brío al arriesgado libreto de Alan B. McElroy. El resultado, bastante cercano pienso a lo que comentas, Mister Moloko, aunque en mi caso con sensaciones opuestas. Una primera parte que me dice más bien poco (si acaso, se agradece el protagonismo para un personaje entrado en años, raro en este tipo de empresas), vamos, lo que se podía intuir a priori. Por contra, una segunda que tira por tierra todo lo visto en la saga hasta la fecha, una vuelta de tuerca inesperada, que dejando de lado imposibilidades varias (nada que a estas alturas, uno no haya visto en el survival de corte más "festivo") y el hecho de pasar de puntillas sobre temas que de seguro hubieran dado para un discurso bastante más colorido, me ha hecho disfrutar mucho más de lo esperado con ese viraje retorcido a medio camino entre Shyamalan y cualquiera de las últimas entregas del videojuego de "Tomb Raider". Muy simpático todo.

Por cierto, y aquí discrepo enérgicamente, los últimos 20 minutos (créditos finales incluidos) me parecen lo mejor de la película. Una auténtica locura, que flirtea incluso con la comedia negra y que en un marco festivalero, estoy seguro habría levantado al personal de las butacas como un resorte. Para aplaudir, digo.

Si de una película tan primaria y encorsetada como la original de Schmidt, se puede hacer algo como esto, fresco, entretenido y gamberro, con todos los "peros" que uno quiera", yo me subo al carro de los remakes/reboots y demás cerdadas, las veces que haga falta.

Saludos.

Krueger dijo...

Sinceramente, la película me parece la mar de correcta y disfrutable, el problema es que nada tiene que ver con la original, por lo que de reboot o remake suena a chiste. No es una mala película de terror, pero se ha emparejado con una saga existente no sé muy bien porqué.... Tampoco estamos hablabdo de Indiana Jones.

A modo de curiosidad, los dos remakes que comentas, Las colinas y Suspiria,me parecen muy superiores a las originales
.

saludos!

Mister Moloko dijo...

Yo me sigo reiterando en la opinión inicial: la película me dejo un regusto agridulce y creo sinceramente que tenía un montón de posibilidades que no se acaban de explotar porque se ha optado por la formula más fácil. Si, es cierto, el giro es sorprendente y resulta uno de los grandes aciertos de la cinta... Pero, al menos desde mi punto de vista, a partir de ahí se vuelve muy previsible y no me ofrece nada nuevo.
Rector, es curioso que pongas el caso de Shyamalan (imagino la película a la que te refieres que no citaré por evitar spoilers) ya que pensé lo mismo. Pero en el caso del director de "El sexto sentido" ahí las motivaciones de los personajes eran coherentes y tenían un cierto sentido. En este caso, sinceramente, sólo están puestas para dar pie a la parte final de la película. Y si, no te voy a reconocer que la parte de los créditos me impactó, pero vine precedida de una secuencia que, desde el punto de vista de la coherencia narrativa, no hay por donde cogerla.
Krueger, lo de considerar a esta película un reboot/remake a mí también me parece una mera estrategia de marketing (imagino que quieren vendérsela a los fanáticos de la original y lograr que se hable de ella en los foros). Y estoy de acuerdo contigo en que los remakes de "Suspiria" y "Las colinas tiene ojos" son muy superiores. Siempre he pensado que si la película de Luca Guadagnino no tuviera el precedente que tiene, se le hubiera tratado infinitamente mejor de lo que se ha hecho.
Es bueno discrepar con vosotros y ver que la habéis disfrutado mucho más de lo que pude hacerlo yo

El Rector dijo...

Mister Moloko, sí, supongo que ambos pensamos en la misma película, jeje. Entiendo lo que comentas sobre la coherencia narrativa, pero eso es algo que al menos yo, sí le pido a una película de Shyamalan (por ejemplo), pero nunca a una propuesta tan poco trascendente como esta "Wrong Turn". Si la coherencia, fuera algo a tener SIEMPRE en cuenta, el 90% del cine de terror, incluso el que hoy, es considerado de culto, se hubiera quedado en la cuneta. Si una película como la que nos ocupa, divierte (y creo es el caso), yo no tengo ningún problema en obviar la coherencia.

Por cierto, algo que me olvidé de comentar y que muy bien apuntas en la crítica. El tema de la inclusión... me parece estupendo, siempre y cuando se haga con un mínimo de sentido, de lo contrario, puede ocurrir lo que aquí, convertirse en una parodia y por lo tanto, conseguir el efecto contrario, ridiculizar a determinados colectivos.

Y me sumo, los remakes "Las Colinas Tienen Ojos" y "Suspiria", me parecen muy superiores a las películas originales, guardándole un gran cariño a la de Craven, por supuesto.

Saludos.

Art0rius dijo...

Coincido con las opiniones de que el giro final hubiese levantado a la platea del Retiro de Sitges, pero en el ambiente de un vodo visionado casero pierde muchisimo. A mi personalmente el tramo final no me ha parecido divertido para nada, sobretodo viendo a los actores perfectamente maquillados y peinados en todo momento, incluso cuando se supone que la situacion es "asilvestrada". La perdida de la coherencia narrativa, como dice mister Moloko, es demasiado lastre para un servidor. Buena crítica!

Tracy Kong dijo...

Saludos!
Me ha gustado la peli. Para mì empieza bien, decae levemente en la breve parte central y sube mucho de nuevo en su tramo final.

Spoilers! La Fundaciòn es algo tan distinto a los mutantes de la original que es pràcticamente lo opuesto. Tanto me lo parece que No descartarìa un Mutantes versus La Fundaciòn en una improbable secuela.
La actriz protagonista es española creo por cierto.
Algùn punto macabro como la cueva esa de los ciegos se agradece.

Aritz El Largo dijo...

Lo de que no escatima en gore... hay dos escenas gore, y bastante lights. En otras palabras, en lo que a gore se refiere, es un quiero y no puedo, es un quiero que a la película se le llame gore porque mola que digan que es gore pero que también pueda vendérsela a la gente que no aguantaría el gore de la vieja escuela.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.