jueves, 22 de abril de 2021

Crítica: Mortal Kombat (2021)

KRUEGER NOS HABLA SOBRE LA NUEVA ADAPTACIÓN DE UNO DE LOS GRANDES REFERENTES ENTRE LOS VIDEOJUEGOS DE LUCHA


Mortal Kombat 2021 póster
Los compases iniciales de la nueva adaptación del legendario videojuego de Midway nos hacen albergar esperanzas frente al resto de metraje: un soberbio prólogo (ambientado en el siglo XVI, que cumple la promesa de sangre a borbotones que tanto se han esforzado en publicar) y una correcta introducción del personaje protagonista. Tras el buen sabor de boca de ambas escenas, un encuentro, dentro del Mundo Exterior, entre Sub-Zero y Shang Tsung nos recuerda que estamos frente a un disparate de muy señor mío


“Esa dualidad entre tomarse en serio y la soberana estupidez puede verse claramente también en el guion, que oscila entre la seriedad y el despropósito” 


nueva adaptación de Mortal Kombat
Suele ser complicado adaptar los códigos del videojuego a la pantalla cinematográfica; hay para todos los gustos y sinceramente considero que la antigua versión de “Mortal Kombat” (Paul W. S Anderson, 1995) era un entretenimiento más que digno, teniendo en cuenta además la época en la que se realizó, con aberraciones cercanas en tiempo como “Street Fighter, la última batalla” (Steven E. De Souza, 1994) o “Super Mario Bros” (Annabel Jankel, Rocky Morton, 1993). Era aquella primera versión una divertida cinta de artes marciales, con tapiz sobrenatural, que se esforzaba en ofrecer muchos personajes a los aficionados, y que, si te pillaba de infante, te volvía loco. Todo lo contrario que la espantosa “Mortal Kombat: Aniquilicación” (John R. Leonetti, 1997) y sus decorados de cartón piedra… por no hablar del devenir posterior de la franquicia, con entregas para televisión y series cada vez más bochornosas. 

Con el objetivo de recuperar algo de dignidad para estas peleas mortales, James Wan decidió volver a un universo tan rico en mitología e intentar revivir el torneo para nuevas generaciones, a las que la entrega de 1995 les queda lejana, sin olvidar al fan de toda la vida. Manteniéndose como productor, Wan entrega los mandos de director al novel Simon McQuoid, al que hay que reconocer la claridad en la planificación de los combates (aunque habría que ver cuánto se debe agradecer a la segunda unidad) y una intención de otorgar seriedad al proyecto; aunque fracasé en el intento, algo que comentaremos más adelante. 


“hemos venido por las hostias y tengo que reconocer que ahí la película sí cumple con creces: sin escatimar en sangre (pero no tanta, que no os engañen)” 


Raiden en la nueva Mortal Kombat
Me opongo a citar el nombre de cualquiera de los actores americanos de la película, ya que es probable que no vuelva a verlos nunca, más allá de futuras secuelas; solamente indicar que el nivel es muy muy bajo (a lo que no ayudan las líneas de guion la verdad), con especial mención a las terribles interpretaciones de Jax o Sonya Blade. Algo más de salsa ofrece Kano, el personaje más cómico de la propuesta que, a pesar de resultar cargante, si tiene algún gag acertado. Más dignidad ofrecen actores como Joe Taslim o Hiroyuki Sanada. 

Mortal Kombat repleta de sangre y gore
Esa dualidad entre tomarse en serio y la soberana estupidez puede verse claramente también en el guion, que oscila entre la seriedad y el despropósito, sin decantarse en ningún momento por ninguna de las dos opciones. Existen escenas que pretenden transmitir solemnidad, para acto seguido meter una terrible secuencia con un Jax, que os aseguro que no va a llevarse ningún galardón por su labor, soltando chascarrillos dignos de estantería cochambrosa de videoclub. Esa oscilación, entre tomarse en serio y abrazar la despendolada serie B sin prejuicios, termina jugando en contra de una película que, cuando no abraza las escenas de acción, no sabe muy bien que hacer con ella misma. Es lo que tiene partir de un guion en el que el destino de la Tierra se decide por un torneo de combate entre luchadores de distintas dimensiones: pasote para videojuego y a ver como cojones pones esto en pantalla sin que parezca una risionada para cine. 


“han rehecho el (mítico) tema original de la banda sonora y servidor salió del cine contoneando las caderas” 


luchadora en Mortal Kombat lamiendo cuchillo
Sea como sea, no creo que nadie se acerque a una propuesta como “Mortal Kombat” (2021) buscando encontrar satisfacción en el guion o la interpretación: hemos venido por las hostias y tengo que reconocer que ahí la película sí cumple con creces: sin escatimar en sangre (pero no tanta, que no os engañen), las coreografías se esfuerzan en ser presentadas en distintos escenarios (ahora un taller, ahora un edificio congelado), ofreciendo variedad, y la planificación de las mismas es clara, sabiendo el espectador lo que ocurre en cada momento; aunque a última hora se les vaya la mano con las peleas de noche. Dudo mucho que cualquier aficionado al videojuego se sienta decepcionado con la recreación de los combates, la representación de los personajes (que no desvelare para sorpresa del fan) o la presencia de numerosos (y sangrientos) fatalities. Por muy forzadas que suenen en pantalla, el fan solo puede emocionarse al oír expresiones como Flawless Victory. En realidad, nos conformamos con muy poco.

Jax contra subzero
La propuesta hubiera ganado enteros con un enfoque algo más macarra (el personaje de Kano representa esa visión), pero hay que reconocer que esta nueva “Mortal Kombat” termina siendo un producto de entretenimiento digno, algo que no era nada fácil. También aplaudo su decisión de mantener sangre en pantalla, siendo lo más fiel posible al videojuego (aunque os aseguro que es bastante más bestia que la película). Veremos por donde tiran las más que previsibles secuelas, pero por el momento como espectador (y como fan a muerte de los videojuegos) me doy por satisfecho. Además, han rehecho el (mítico) tema original de la banda sonora y servidor salió del cine contoneando las caderas, mientras intentaba realizar soberbios movimientos de lucha, que la edad (y la dignidad) no permiten.


4 comentarios:

Donnie dijo...

Hay una anécdota a modo de historia pero no es algo que a nadie nos tenga que sorprender. Me quedo con Joe Taslim, con lo bien que me lo pasé con la primera escena y con su parte final, no así con lo que hay entre ambas que por momentos me hizo dar una cabezada. Agradezco esas pinceladas de gore y la verdad es que sin ser una cinta que vaya a estar en ningún top y creo que tampoco esa es su intención, en líneas generales la disfruté y mas después de haber visto la peli de Paul W.S. Thomas...

Para pasar un buen rato que a día de hoy no es poco

Un Saludo!

Daniel

Krueger dijo...

Siempre voy a estar a los pies de Taslim, después de la tremenda The Night Comes For Us; posiblemente la mejor cinta de acción que he visto en mi vida. Es lo mínimo y lo máximo que se puede pedir a una película así: pasar un buen rato.

Saludos!

El Rector dijo...

Krueger, y quítale el "posiblemente" :) Respecto a esta "Mortal Kombat", mucho interés no tengo. Por un lado, no soy muy amigo del videojuego original (yo era de la otra acera... de SNK y Capcom) y por otro, casi todo lo que se adapta el universo del videojuego, se mueve entre lo abominable y lo prescindible. Ahora mismo, soy incapaz de recordar una sola adaptación que merezca la pena.

Y en esa línea de pensamiento, sudores fríos me despierta lo que puedan hacer con "The Last of Us". De entrada, el casting ya me parece pelín escabroso... y si tenemos en cuenta el detalle de que venimos, del que posiblemente sea el mejor juego de esta generación que se termina(rá), una obra maestra que atesora una de las narrativas más geniales que servidor haya catado en un videojuego en su vida, y han sido unos cuantos. Una experiencia tan brutal, que es una lástima que quede limitada a afines al medio, exceptuando claro, haters de turno, homófobos y demás trogloditas, colectivos que parece ser, no lo han disfrutado tanto. Por todo ello, mucho miedo la serie.

Saludos.

Krueger dijo...

Curiosamente he terminado este finde pasado el The Last Of Us 2 Rector; sin duda la mejor experiencia que he tenido al mando de una consola, obviando experiencias de la infancia, en las que la nostalgia juega a favor. Una auténtica maravilla se mire por donde se mire, y más allá de un juego tremendo, una historia absolutamente fantástica.

Entiendo tu temor frente a la adaptación, pero al menos se encuentra HBO y no Netflix detrás, por lo que no doy todo por perdido, a pesar de lo discutible de la elección de Ellie, pero no seamos agoreros y seamos positivos!

Poco puedo decir sobre las adaptaciones de videojuegos, salvo la honrosa excepción de Silent Hill; de hecho hace años defendía que la mejor adaptación de un videojuego era Scott Pilgrim, que adaptaba un manga, con eso digo todo.

Saludos! Y por esta vez te perdonaré que pongas a los sosainas de King Of Fighters por delante de Scorpion y compañia.

Publicar un comentario

¿Tienes opinión? No seas tímido/a y compártela, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores/as siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.