martes, 25 de mayo de 2021

Crítica: Bloody Hell

ANDREA CATÁSTROFE NOS HABLA SOBRE ESTA SORPRENDENTE MEZCLA DE GÉNEROS LLEGADA DESDE LA SIEMPRE SUGERENTE AUSTRALIA


Póster para Bloody Hell (2020)
Como sugería el psicólogo Julian Jaynes en su libro “El origen de la conciencia en la ruptura de la mente bicameral” por ahí de 1976: nuestra voz interior es percibida, ese monólogo interno, cuando la voz de dios deja de oírse. Posteriormente vienen términos sobre la autoconciencia y la metaconciencia y su pase hacia la psicopatía y trastornos de personalidad múltiple, y de pronto nos encontramos con personajes tan carismáticos como Patrick Bateman en “American Psycho” (2000), Tyler Durden en “Fight Club” (1999), o más recientemente Elliot Alderson en la serie de Sam Esmail, “Mr. Robot” (2005). Cómplices y/o antagonistas de su propia humanidad


“Un thriller bastante oscuro en su región medular que logra explotar los tropos del cine slasher, y mezclar con éxito el suspenso, la comedia, la acción, el gore e incluso el romance” 


Meg Fraser en Bloody Hell
“Bloody Hell” (2020) es el último largometraje del director de cine australiano Alister Grierson y el casi debutante guionista Robert Benjamin. Un thriller bastante oscuro en su región medular que logra explotar los tropos del cine slasher, y mezclar con éxito el suspenso (que pronto se diluye, sin embargo, ahí está), la comedia, la acción, el gore e incluso el romance; en ocasiones pareciera un espeluznante cuento popular del viejo mundo, sólo que en esta historia, por demás sangrienta, ningún caballero cabalga en pos de la libertad de su damisela, sino que yace en el sótano con una pierna amputada.

Ben O'Toole con torso desnudo
Protagonizada por Ben O'Toole (“Nekrotronic”), “Bloody Hell” da inicio con una escena que más tarde comprenderemos, inmersa en un oscuro bosque una niña intenta escapar de sus perseguidores, quienes parecen ser, su perversa familia. Años después y a kilómetros de distancia, conoceremos a Rex, un ex-militar que cometió el error de enfrentar a una banda de ladrones de banco, ¿Quién es el psicópata?, se invita a reflexionar al jurado y a la ciudadanía, quien intenta robar un banco o quien para evitarlo, cual película de acción se tratara, toma un arma y triunfante derriba a los agresores, una a uno, disfrutándolo, sin importante los daños y víctimas colaterales. Rex es condenado a prisión por 8 años. Tras su liberación no es muy satisfactoria su reincorporación a la sociedad, la prensa y los paparazzi esperan en cada esquina, haciendo de su vida un infierno, dadas las circunstancias, qué mejor opción que viajar a otro continente, cual si fuera una epifanía, Helsinki, Finlandia, será su destino. 


“La banda sonora cumple, es muy genérica (escribo esto mientras escucho el soundtrack), pero logra ambientar el lado más caricaturesco y a su vez macabro del filme” 


chica perseguida por el bosque
Gran error y tal vez la única decisión de la que Rex realmente se arrepienta. ¿Consideraba su vida un infierno? Poca cosa comparada con ser secuestrado apenas saliendo del aeropuerto y confinado en un sótano, sin la mayor explicación. No demora en descubrirse esposado al techo, manteniendo el equilibrio con la única pierna que le queda, a merced de una extraña familia con un gusto muy particular por la carne humana. ¡Sin embargo! No les será fácil. Rex es un sujeto duro que con o sin pierna está dispuesto a luchar, a su favor: sus extraordinarias habilidades de combate y la perspectiva que le da el hablar consigo mismo, una versión de Rex más sarcástica y pragmática. 

asesino enmascarado
Grierson nos sorprende con una película mucho más efectiva de lo que tal vez él mismo se propuso. Inicialmente cuando vemos a esta niña huyendo, vienen a nuestra mente un sin fin de películas con familias homicidas, donde un miembro de la familia no está muy cómodo con esto de matar gente, típico, afortunadamente la historia nos disuade de esta premisa introduciendo al personaje principal: Rex. La escena es en el tiroteo del banco, pese a su atmósfera de telefilme poco atractiva, la película comienza a generar cierta simpatía por Rex y el desdoblamiento de personalidad, por un lado tenemos a un tipo muy sobrio, hasta aburrido podríamos decir, y por el otro, a alguien más perspicaz y cínico, ideal para protagonizar la primera de muchas situaciones violentas, seguidas de un humor políticamente incorrecto. En suma, al menos a mí, logro engancharme y disfruté bastante de todas las peripecias que sufre Rex y su resolución, del extremismo y lo absurdo, incluso de lo cursi, me retorcí un poco sobre mi asiento y llegué a emitir alguna sonrisa. 


“Con lo disparatado que es el último tercio (lo menciono como un aspecto positivo) casi cualquier final habría funcionado” 


Meg Fraser escapando de psicópatas
Además de la buena actuación de O´Toole (nuestro antihéroe circunstancial) y una participación promedio del resto del reparto, podemos destacar la fotografía de Brad Shield, tal vez sea el cariño que le vas tomando a la película según transcurre, pero me a parecido un buen trabajo el de la iluminación del sótano, esa oscuridad plena de nitidez, y la calidez del interior de la casa, la mofa al cándido hogar familiar, intensificada en el punto culmine de la masacre, justamente en el comedor. La banda sonora cumple, es muy genérica (escribo esto mientras escucho el soundtrack), pero logra ambientar el lado más caricaturesco y a su vez macabro del filme

Ben O'Toole con una escopeta
Una película modesta que en mi opinión, no falla a la hora de divertirnos. No es perfecta, claro, si algún defecto notorio hay que señalar, es que hay cierta reiteración con los flashback que rompen un poco el ritmo (una mejor opción habría sido presentar el evento del banco por completo desde el inicio, sin secretos truculentos). En cuanto al final, lo apruebo. Con lo disparatado que es el último tercio (lo menciono como un aspecto positivo) casi cualquier final habría funcionado. Como datos extras. Aunque la película es una coproducción E.U.A.-Australia, tanto el director como el reparto y las locaciones son en Australia. Se presume que es la primera película de una trilogía, no precisamente con los mismos personajes. E inicialmente esta película iba ser dirigida por Sean Byrne (“The Loved Ones”) y/o Peter Cornwell (“The Haunting in Connecticut”). Sin más detalles “curiosos” a mencionar, sólo queda reiterar que vale la pena darle un vistazo. Al menos para mí, la primera sorpresa del año.


3 comentarios:

L'intruso dijo...

Muy entretenida, genial a ratos, ¡gracias @Andrea Catástrofe por compartir!

Anónimo dijo...

lo que decís, andrea, del antihéroe circunstancial, es muy certero. la peli juega con el lugar preciso en el momento incorrecto, viceversa, a dos tiempos. hay un algo de dar vuelta, y así redoblar lo die hard del asunto, y hacer patente lo que en el cine de acción tomamos como clisé. la mixtura de géneros manifiesta el gore que las en películas de acción de los 80 normalizamos. dónde y qué desenfatiza es clave. cuánto de la peli pasa en el sótano?
es buenísima!
muchas gracias por la reseña,
abrazos,

fer

El Rector dijo...

L´intruso, de nada. Para eso estamos :)

Fer, como siempre, se agradece el aporte.

Al final me vais a convencer y todo para verla, cuando a priori me llamaba más bien poco.

Saludos.

Publicar un comentario

¿Tienes opinión? No seas tímido/a y compártela, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores/as siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.