domingo, 25 de septiembre de 2011

Crítica: ChromeSkull: Laid to Rest 2

Conclusión, “ChromeSkull: Laid to Rest 2” y hablando en términos de software, es lo mismo que decir “Laid to Rest V2.0”. Pues estamos delante de una actualización de la misma película de hace un par de años, un producto que por una lado parchea gran parte de los errores que impidieron que aquella primera entrega se colase entre las mejores de su género. Esto quiere decir que al potaje argumental, se le ha añadido algo más de substancia, ya sea la denominada “carne mojada”, la característica pelota o esa especie de tortilla que se hace con harina (la hacía mi abuela, no se que denominación recibe), mas que nada para que cuando metamos la cuchara en el plato, encontremos algo mas que los putos garbanzos y la asquerosa col o lo que es lo mismo, un puñado de personajes absurdos dando tumbos en una historia absurda a la espera de que aparezca el asesino de turno para rescatarnos del mas absoluto de los tedios. Esto tampoco quiere decir que estemos ante la panacea de la profundidad cinematográfica, ni mucho menos, pero señores, en un subgénero como es el Slasher, donde la historia suele estar menos trabajada que mi afeitado de los lunes por la mañana, pues es de agradecer que por lo menos, se note un mínimo esfuerzo por parte de los guionistas en dar forma a una ídem que sea mínimamente seguible por el personal sin que este deba recurrir a ponerse alfileres en los párpados para intentar mantenerse consciente durante noventa minutos.

En este sentido, muy original y aun mas acertada, me ha parecido la idea (por muy descabellada que pueda ser, que lo es) de meter en escena a una extraña organización criminal que trabaja al servicio de “ChromeSkull”, si niños/as, como lo oís, aquí el asesino de turno ya no es ese jinete solitario al que estamos acostumbrado, no señor, aquí el amigo es el mandamás de dicha organización, la cual se encarga de limpiar los estropicios que este va dejando a su paso y cuidadín, por que es una empresa con caché, donde vamos a encontrar a gente tan “ilustre” como Brian Austin Green (y juro por la calva de Rob Halford, que jamás me tragué un episodio de “Sensación de Vivir”) quien, aunque pueda sonar aberrante, encarna al personaje mas interesante de toda la trama, llevando hasta límites insospechados uno de los pecados capitales de los que solo están libres algunos ángeles, la envidia.

A su lado, otra ilustre y os fijaréis que esta vez, lo de ilustre no va entrecomillado, por que ahora hablamos de la sexy Danielle Harris y con estos temas no se debe bromear., que la chica ya se ha convertido por méritos propios en toda una musa del género (“Stake Land, “Hatchet”, “Hatchet 2”, “Halloween: El Origen”, “Halloween 2”, etc…) y aquí se pone nada mas y nada menos que en el difícil pellejo de la asistente de imagen de “ChromeSkull”, tarea nada fácil y mucho menos agradecida. Por supuesto, de esta organización no se da el mas mínimo de información, olvidaos de los “cuando”, “donde” o “por que”, mas que nada, por que (valga la redundancia), los efectos de la droga que se habían metido los guionistas, expiró cuando iban a liarse con el tema de tan ansiada explicación. - Esto es un puñetero Slasher, (pensaron), ¿Quién coño va a querer o necesitar una explicación?, no estaban faltos de razón. Quien busque respuestas o verdades universales, que se las pida a quien las tenga o quiera dárselas.

Si seguimos con el baile de nombres, también vamos a encontrar entre todos ellos, otro que de seguro comienza a ser bastante familiar para todos aquellos/as que nos pajeamos con este tipo de productos, hablo del eterno chico triste, Thomas Decker, ese muchachito poca cosa, incomprendido como nadie y de aureola semi gótica que siempre se está metiendo en líos, ya sea haciendo de un adolescente John Connor enamorado de una máquina (aunque hay que reconocer que el modelo tenía buenos acabados) o de payaso triste en aquel patético espectáculo circense que fuera el remake de “Pesadilla en Elm Street”. Thomas “tristeza” Decker da continuidad al papel interpretado por el mismo en la primera parte y siendo justos, hay que reconocer que lo hace bastante mejor que en aquella ocasión, cosa por otra parte, no demasiado complicada amén de una excelente noticia para el espectador, pues esta vez se calza los calzones de protagonista. Para terminar con el tema, a los mas guarrotes del lugar, también les sonará el nombre de Angelina Armani, quien como tantas otras pornostars, también hace sus pinitos en el terror, interpretando aquí a una agente de policía en un pequeño papel.

Seguimos parcheando errores. Glándulas mamarias. La primera entrega no ofrecía ni un solo destete, lo dije en su día. Esta versión 2.0 corrige esto, pues solo comenzar se marca una llamativa y de aroma muy clásico, secuencia de ducha, donde la protagonista del filme anterior (también conocida por algunos, como la morena de las tetas grandes de “Laid to Rest”), amortiza sus generosas carnes (esto por supuesto, me lo han contado, pues estoy totalmente en contra de explotar la imagen de la mujer en el cine como mero reclamo sexual y siempre miro hacia otra parte cuando intuyo que esto puede suceder).

Y para terminar con los parches, pues quizá el mas evidente de todos y es que esta nueva versión, ya no luce como un teatrillo de barrio, sino como una película de verdad, y además, una de esas bien filmadas, sin desprenderse del todo ese tufillo de cine independiente o producto de bajo coste, cierto, pero con una presencia muy aseada y plagada de buenas intenciones, personal y con una gran fuerza visual, que al final, es lo que realmente cuenta. Que entre por los ojos, lo primero. Luego ya se verá.

Y lo mejor para el final, o para el principio, según se mire, pues los mas avispados/as, ya os habréis dado cuenta de que esta vez he comenzado por el final… no por nada en especial, simplemente no se me ocurría nada mínimamente ingenioso con lo que abrir la velada y he decidido pasar directamente al postre. Bien, a lo que iba, lo mejor. Pues parcheados todos los defectos de antaño, no podía ser de otra forma que también, se potenciaran aquellos elementos que ya funcionaron en su día. Dicho y hecho. ¿Queríais violencia? Pues dos tazas. A ver, “ChromeSkull” sigue teniendo el mismo carisma de siempre, es decir, ninguno. Ahora bien, si la primera entrega era sangrienta, esta secuela lo es proporcionalmente al tamaño de los pechos de Bobbi Sue Letter (aka la morena tetuda de “Laid to Rest”, también vista en el remake de “Night of the Demons” y ahora que lo pienso, también conocida como la rubia tetuda del remake de “Night of the Demons”). Mucha mas sangre por centímetro cuadrado, muchas mas muertes y lo mas importante de todo, mucho mas salvajes, incómodas e imaginativas (da gusto ver como corta la carne cual mantequilla nuestro alopécico amigo), de lo visto en la primera aventura del señor “Chrome Skull”, que recordemos, no era poco. Por lo tanto, estamos ante una película de babero, chubasquero e incluso, si hablamos en términos "pajilleros", de calcetín.

La historia continua justo donde terminó la primera parte, con la pareja de supervivientes abandonando el supermercado y dejando atrás el cadaver del asesino. Es aquí cuando entra en escena, una siniestra y misteriosa organización, quien recoge el cuerpo, milagrosamente aun con vida y lo "restauran" para que pueda llevar a cabo su venganza. Paralelamente a esto, uno de los miembros de dicha organización, comienza a experimentar una enfermiza obsesión por el asesino.

Niños y niñas, hoy vamos a hablar de “ChromeSkull: Laid to Rest 2”, la nueva película del especialista en efectos especiales y director eventual, Robert Hall, esto… ¿os he hablado alguna vez de un tal Blu?

2 comentarios:

Darkotica dijo...

Has clavao la descripción de Thomas "tristeza" Dekker jaja!, de ahora en adelante lo llamaré así, por cierto ¿sabias que hizo de hijo de Picard en Star Trek: Generations? y que también salió en varios episodios de Star Trek: Voyager??Así que fíjate si hacia tiempo que conocías a Thomas "tristeza" Dekker y no lo sabias, mira no miento, aquí lo tienes :D

Laid to Rest 2, bueno...no estuvo mal, pero me quedo de lejos con la primera, creo que eso de la organización deja a ChromeSkull un poco en segundo plano y a mi me gustan los slashers solitarios, sé que querían hacer algo diferente pero les ha salido algo raro que personalmente no me acaba de convencer, al menos no hasta que me den una buena explicación del porqué y el como...espero que en la tercera se aclare todo esto un poco, porque así no se puede dormir...

Missterror dijo...

Pues a mí me gustó mucho mas ésta que la primera...(tampoco era difícil)
Aunque Chromeskulll sigue con el carisma congelado y no entiendo por qué mata o su selección de víctimas...mola mucho cómo lo hace!!Las muertes son espectaculares,las armas,todo parece taaan fácil en sus manos...
Ahora lo del emporio Chromeskull (que ya debía ser marca registrada y todo...),Chico,yo no daba crédito,era surrealista total!
El tema de la ceguera...a qué venía???que se sacó en "claro" con eso???
Y Brian Austin Green (yo sí vi Sensación de vivir...),flipando tanto en su papel...
Daniel Harris desaprovechadísima...

y aún así,para mí,mil veces mas disfrutable que la primera!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.