jueves, 14 de mayo de 2020

Crítica: First Love

“Hatsukoi”, traducida al inglés como “First Love”, es la última película de uno de los directores japoneses más prolíficos —y controvertidos— de la historia de su país (si no es que el más), teniendo en su haber más de 100 películas. Conocido mundialmente por la brutalidad y la extravagancia de su cine, yo prefiero llamarle versatilidad; y es que, pocos directores me parecen disfrutan tanto de hacer cine como él, ya sea se trate del live action de una manga infantil o de una auténtica oda a la violencia y el horror más gráfico y alucinante.

¿De qué depende nuestra impresión y expectativas? De qué tan versados estemos en su cine. En mi opinión (he visto fácil 50 de sus películas) estamos ante un Miike notablemente más maduro (esto no quiere decir mejor ni peor), por ende mucho más mesurado. Está más que claro que ha quedado atrás y que seguramente nunca volveremos a ver, al Miike de los 90's, con el que crecí, orientado a la Triada y Yakuza (“Shinjuku Triad Society” en 1995 y “Fudoh: The New Generation” en 1996), que expandía su creatividad hacía la ciencia ficción (“Full Metal Yakuza” en 1997) y un muy loco sentido de la acción (“Dead or Alive” en el 2000), y dio paso al Miike popular en occidente, o sea, el de las películas como “Audition”, “Visitor Q”, “Ichi the killer”, “Gozu”, “One Missed Call”... etc., hasta llegar a "Imprint". Ése nunca lo tendremos de vuelta; nos queda hoy día el de los Live action edulcorados, películas de samuráis (disfruté mucho “Blade of the Immortal”) y Thrillers de acción donde lo más explosivo/delirante que veremos será algo parecido a “Yakuza Apocalypse”. Teniendo eso en cuenta... ¡y disculpen que me extienda tanto! Yo que estoy en contra de las introducciones largas, “First Love” es un estupendo Thriller de acción, que de una forma muy mesurada lleva el sello de Miike, a través de la violencia explicita y el slapstick, el humor negro y recursos varios como el de animación. En lo absoluto desquiciado, excesivo, sino mucho más accesible.


“First Love es un estupendo Thriller de acción, que de una forma muy mesurada lleva el sello de Miike”


De la mente de Masa Nakamura (guionista “regular” en la obra de Miike desde 1997), “First Love” narra la historia de un boxeador inmerso accidentalmente en un mundo criminal; desde la óptica del cine negro y las novelas pulp fictions de los 50's (aquellas que Bukowski homenajeaba con su novela Pulp y Tarantino por su parte en el cine con "Pulp Fiction"). Dentro de esta perspectiva, el pulso narrativo busca entramar simultáneamente la vida de varios personajes, hasta su encuentro, para algunos mortal y para otros, una nueva oportunidad de vivir.

En pantalla tenemos a Leo, un joven boxeador, muy talentoso, sin embargo, sujeto a una rutina en la cual no tiene por quien luchar, los triunfos acontecen sin emoción. Es hasta que tras un chequeo médico se le es relevado un tumor en el tallo cerebral. Vaya suerte, no tenía por quién vivir y ahora, más que nunca está muriendo. Pero el universo tiene sus planes. Cierta noche tropieza con Yuri, una joven prostituta adicta a la heroína, vendida por su padre a los yakuza es “protegida” y explotada por Yasu, su proxeneta; también, es el chivo expiatorio en el plan maestro de Kase, para traicionar a sus compañeros yakuza y enfrentarlos con la triada china. Un grupo de personajes, desquiciados la mayoría, a quienes se les suma una asesina a sueldo, un policía corrupto y la novia de Yasu (sedienta de venganza). Un círculo criminal del que Leo deberá rescatar a Yuri, quien pese a lo contaminado de su cuerpo, proyecta la inocencia de una princesa prisionera en un castillo encantado. Persecuciones, cabezas rondando, el chasquido de las katanas y las detonaciones, enunciarán su noche.


“En su aspecto técnico me ha encantado su formato neo-noir, gracias al trabajo de fotografía de Nobuyasu Kita”


Mencioné antes algo muy importante. Hablo de la mesura con que Miike aborda el filme, si bien “First Love” posee elementos que en muchas de sus películas ya ha expuesto bajo niveles extremadamente salvajes, éste no es el caso. Ni el gore ni las cantidades de sangre son exorbitantes, la historia es fluida y coherente, resultando en resumen más accesible para el espectador no familiarizado con Miike (no posee el surrealismo de otras obras como Gozu).

En su aspecto técnico me ha encantado su formato neo-noir, gracias al trabajo de fotografía de Nobuyasu Kita (“13 Assassin” de Miike), quien ya había demostrado su capacidad para retratar esta atmósfera nocturna-urbana-gangsteril en “La venganza del dragón” (2009) de Derek Yee. Aunado a una nítida coreografía a la hora de los combates, y un oportuno jazz-rock (que a ratos suena un poco anticuado pero le va perfecto). La actuación es acertada y simpática si estás familiarizado con parte del elenco, aunque realmente sus personajes no exigen mucho, la verdad no exigen nada. Masataka Kubota, que tal vez recuerdes protagonizando el Live action de “Tokyo Ghoul”, interpreta a Leo; Shôta Sometani es Kase, un personaje bastante ridículo e insignificante... no me disgusta porque Shôta me cae muy bien (lo recordarás de películas como “Lesson of the Evil”, “Real”, “As the Gods Will”, “Parasyte” 1 y 2, “Tokyo Tribe” e “Himizu” (una de mis películas favoritas de todos los tiempos), todas ya publicadas en Nido de cuervos) y Nao Omori, aquí haciendo del policía corrupto, en otrora el protagonista de “R100”.


"Seguramente para algunos, estamos ante una versión más complaciente de su director"


En contra... quizá la ausencia de personajes más emblemáticos, y el uso de la animación, es un recurso que aparece una vez... no me disgusta pero considero era innecesario (bien podía evitar esa escena) y de decidir recurrir a la animación, habría sido interesante fuese empleada en más ocasiones (¿similar a “Kill Bill”?). Y el hecho de que en la necesidad de repartir la acción equitativamente entre sus personajes, resta emotividad al encuentro entre Leo y Yuri...pero... vale su visionado, claro que sí.

Reflexionando. Seguramente para algunos, estamos ante una versión más complaciente de su director, para mí, creo que con una trayectoria como la que tiene, poco o nada relevante le es que tan complaciente pueda ser, más bien, es la evolución (como todo) de su arte y el paso del tiempo.


3 comentarios:

Luis Rockatansky dijo...

Me encanta la forma en que esta chica habla del cine y como sus reseñas te dan la energía de ver lo que recomienda sin pensarlo dos veces. La mejor

Gris dijo...

Cuando ves una película de Takashi Miike, esperas ciertas cosas. Tiene que ser violenta, con una historia exagerada y humor tonton y FIRST LOVE ofrece todo y más.

Andrea Catástrofe dijo...

Bueno, ése es el Miike que todos alucinan.
Insisto, es un director que le encanta hacer cine sin importar hacía donde apunte, que se permite caprichos. Motivo por el cual: en lo absoluto podemos esperar siempre violencia. No es inherente a su cine, recordemos Lion Standing In The Wind del 2015 o Ninja Kids en el 2011... que nada tienen de violencia. Otra cosa es que nos fijemos más en esas películas locas y sangrientas.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.