domingo, 7 de junio de 2020

Crítica: Little Necro Red

Posiblemente sea esta, la valoración más injusta de entre todas aquellas que he gestado en estas páginas. Siempre digo que saber (en medida de lo posible) lo que uno se dispone a ver, se antoja en la mayoría de los casos como el mejor de los antídotos contra la decepción. Y es que es hablar de esto, y acordarme cual caprichoso automatismo, de aquella incomprendida (o inesperada) “Los Muertos No Mueren” (2019) del inclasificable Jim Jarmusch. El personal se esperaba una comedia de zombies facilona y se topó con una realidad que poco o nada tenía que ver con aquello que, por desconocimiento, esperaba ver. En esto del cine, en ocasiones hay que venir sabido de casa.


“el cine de De Santi no ha evolucionado en ninguno de sus aspectos desde Adam Chaplin. Más de lo mismo”


Por ello hago trampa cuando puntúo una película como “Little Necro Red” con un raquítico tres. Hago trampas porque aun sabiendo a ciencia cierta aquello que iba a ver (con un margen de error si se quiere, por aquello de las sorpresas que te da la vida, del 0,1 %), he basado todo mi análisis en aquello que a mi me gustaría ver y no, en lo que es el cine que factura Necrostorm y en este caso, Giulio De Santi y Tiziana Machella, director y directora de la película respectivamente.

Quien conozca un poco la filmografía de De Santi sabrá de buena tinta como se las gasta. Me atrevería a decir que el italiano es uno de los actuales padres del splatter en la condición más extrema del término. Mucho ha llovido desde que nos dejara sin aliento con su debut. “Adam Chaplin” (2011) fue una carta de presentación difícil de pasar por alto por cualquier amante del cine gore, Una película fresca en su momento y que de forma automática le colocó a De Santi la etiqueta de potencial nuevo baluarte del género o lo que es lo mismo, la espada de Damocles sobre la cabeza. Pasados nueve años desde aquella particular versión italo-casposa y con demonios de “El Puño de la Estrella del Norte”, y de un buen puñado de títulos que jamás, se han salido de las rígidas pautas marcadas por aquella, uno se topa con “Little Necro Red” (segunda colaboración de De Santi con Tiziana Machella después de que ya lo hicieran en la secuela de “Hotel Inferno”) y espera encontrar algo que de seguro no aparece en el diccionario de un cineasta como De Santi: evolución.


“a la hora de ofrecer casquería, el transalpino es el puto amo. No le pidas nada más”


Y es que en realidad, lo único negativo que puedo decir de una película como “Little Necro Red” es que es la constatación de que el cine de De Santi no ha evolucionado en ninguno de sus aspectos desde “Adam Chaplin”. Más de lo mismo y todo ello premeditado hasta la médula. De Santi es un director “justito” por decirlo de forma diplomática y un guionista horrible. Digerir cualquiera de sus películas mediante el estómago de alguien que no sienta absoluta devoción por el gore y el cine de corte más extremo, puede resultar una experiencia que roce lo traumático. Pero una cosa es indudable, a la hora de ofrecer casquería, el transalpino es el puto amo. No le pidas nada más.

Ni más ni menos. Esto es a grandes rasgos lo que vamos a encontrar en su nueva película. Un montaje que roza el amateurismo, una incapacidad obscena de dotar de ritmo al desarrollo de una historia simple como el mecanismo de un chupete pero al mismo tiempo, tan complicada de entender como un jeroglífico egipcio de lo mal narrada que está (y ríase usted del periplo de Henry Cavill y su melenudo brujo albino) y unas interpretaciones que ni las mama chicho. Y por supuesto, un festival de sangre, vísceras y fluidos corporales inventados y por inventar de primer orden. Quien se acerque a la propuesta ávido de esto último, que no tenga duda, “Little Necro Red” es su película. Quien busque algo más que cabezas reventadas, destripamientos y litros de pus y bilis, mejor ni se acerque a esta ni a ninguna otra de las perlas de su filmografía.


“A la tercera cabeza destrozada o cuchillada en la mejilla, uno ya está curado de espantos y todo se torna rutinario”


En mi caso, se que no debí buscar roce alguno con este “nuevo” capítulo del universo De Santi tras mis últimas experiencias con su cine. Reconozco que disfruté con “Adam Chaplin”, no solo por el gore, también por un negrísimo sentido del humor que me ganó desde el minuto uno. De ahí en adelante, mi interés por su encorsetada propuesta ha ido perdiendo intensidad con cada película. Ya salí bastante desganado de su “Hotel Inferno” (reconozco que no he tenido valor o ganas de ahondar en su secuela -y se viene ya tercera parte-) y con “Little Necro Red” me he aburrido como una ostra. A la tercera cabeza destrozada o cuchillada en la mejilla, uno ya está curado de espantos y todo se torna rutinario. Una rutina que lejos de proporcionar placer, hace que el ojo se fije más en todo aquello que no cuadra (y son muchas cosas), que en sus indiscutibles virtudes artísticas.

Por eso se que soy injusto valorando algo en base a lo que yo quería ver, y no en la de su propia y muy honesta naturaleza. La evolución no es necesariamente el único camino hacia la perfección. En ocasiones lo perfecto, es aquello que a uno le gusta tal y como es. Está claro que De Santi no es un director a quien le preocupe expandir su cine hacia otras latitudes y otros tipos de público. Su propuesta es simple y con sus defectos, no se sale ni un ápice del guión. El placer de la violencia y el gusto por lo bizarro, cuanto más, mejor. Todo lo demás, es anecdótico. Banalidades como el libreto, el montaje, las interpretaciones... si a De Santi no le importa, a sus seguidores de seguro tampoco. Claro está que a aquel a quien ya se le halla atragantado tanta potencia sin control (inolvidable Carl Lewis con sus zapatos de tacón), tanta performance y tan poco cine, una propuesta tan potencialmente disfrutable como insufrible, se puede convertir en un interminable suplicio de setenta y cinco minutos. La próxima vez que quiera comer carne, no me iré a pescar al río.

Lo mejor: Sublime apartado artístico y a día de hoy, de lo más extremo que uno puede llevarse a la boca. Que no la protagonice Natalia Estrada, que podría haberlo hecho perfectamente.

Lo peor: Fuera de eso, hay muy poco a lo que agarrarse. Mal interpretada, una historia sin interés y muy mal narrada, horrible montaje y una banda sonora machacona que no da tregua ni un puñetero segundo. Y el tufo rancio a caspa italiana cuesta un cojón de arrancar de la piel tras el visionado.


3 comentarios:

Missterror dijo...

No veo la injusticia por ninguna parte, Rector. "Little Necro Red" es insufrible. Una cosa es apostarlo todo al gore y pasar los fx por encima de la historia (algo que ya ocurría en "Terrifier" y en muchas otras películas) y otra es pasar olimpicamente de hacer el más mínimo esfuerzo en un guión y en un desarrollo, aunque fuera torpe. Ese corta pega de imágenes sin la más mínima lógica, en uno de los montajes más lamentables que recuerdo no se le debe consentir a un director con más de seis películas a su espalda. Entiendo cuál es la propuesta, acepto lo que este subgénero ofrece, pero no todo vale con el único objetivo del espectáculo visual hiperviolento y ultragore. El problema es que De Santi justamente se olvida del espectáculo y simplemente muestra unos efectos cojonudos, unas imágenes que pegan fuerte donde más duele, pero que se vuelven repetitivas y pierden el efecto generado en las primeras escenas. Si a eso le unimos que no hay ni un solo segundo de silencio,¡ni uno solo!, con una banda sonora machacona y eterna, junto con unas interpretaciones lamentables, el resultado es pesadísimo y muy cansino.
A mí , "Adam Chaplin" no me gustó demasiado y "Hotel Inferno" me pareció horrible y me generó muy mal rollo. Probablemente este no sea mi cine y parte de la culpa sea mía, pero yo aquí termino con De Santi.

Saludos.

Art0rius dijo...

Adam Chaplin ya me pareció cuanto menos aburrida, debe de se cosa de las canas. Pero como bien decías en tu crítica sus puntos fuertes, que los tenía, eran notables en términos de diversión cafre. Pero si me dices que es más de lo mismo y encima con un nivel inferior, agradeciéndote el aviso paso del tema.
P.d.: siempre defenderé la narrativa de la primera temporada de geralt. Toss your Coín....!

El Rector dijo...

Missterror, estoy seguro de que el cine de De Santi tiene su público. De hecho, yo mismo, habría disfrutado como un animal hace unos añitos con todas y cada una de las "perlas" de su filmografía. Hoy ya no, supongo que busco otra cosa en el cine. Me encanta el reverso más gamberro del género, pero siempre en un contexto de cine de calidad y siento decirlo, pero a mi juicio, no es la calidad cinematográfica algo de lo que el cine de Santi pueda presumir.

Te diré que tampoco tengo especial interés en volver a jugármela con Necrostorm. En este sentido, me temo que ya se me pasó el arroz.

Artorius, Si "Adam Chaplin", que sí tenía cositas interesantes, no te hizo tilín, ni te plantees perder el tiempo con esto. No soy de recomendar o no el visionado de películas, pero me jugaría un pelo de la calva de Jean-Luc a que no te va a gustar... pero oye, que te gustó como te contaron lo de Geralt... quien sabe ;)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.