viernes, 22 de abril de 2022

Crítica: Studio 666

KRUEGER NOS HABLA SOBRE ESTA COMEDIA DE TERROR PROTAGONIZADA POR LA POPULAR BANDA DE ROCK FOO FIGHTERS


Es posible que si “Studio 666” (BJ McDonnell, 2022) no contará con el protagonismo homónimo de Foo Fighters, la cosa no habría ido más allá de ser una tontería mayúscula, divertida, pero chorrada al fin y al cabo; pero es justo reconocer que ese juego con la imagen que proyecta, de forma pública, cada miembro del grupo, juega a favor de una propuesta que se atreve a resultar tan naif como juguetona en ciertos pasajes. 


“un Dave Grohl endiosado, que aprovecha la situación para reírse de sí mismo, demostrando un sano sentido del humor, al mismo tiempo que deja bien claro que él es el alma de los Foo Fighters” 


A nadie va a sorprender que la estrella del rock Dave Grohl lleva un metalero dentro, como todos los grandes músicos: ahí tenemos como prueba ese all star del heavy que se marcó con Probot en 2004, lanzamiento que reunía desde Lemmy a King Diamond, pasando por Max Cavalera, lo que demuestra que Grohl es un buen tipo que acumula amigos en todos los ámbitos musicales. 

¿Y está introducción a santo (o demonio) de qué? No he perdido la chaveta: en “Studio 666” Foo Fighters se desplazan a una mansión, supuestamente encantada, para grabar su décimo álbum. Tras entrar en contacto con fuerzas malévolas, Grohl es poseído y se lanza a la composición de un tema épico metalero (45 minutos, con una nueva nota inventada…) que no es otra cosa que una puerta de entrada del mal a nuestra tierra. Una excusa como cualquier otra, que sirve para ofrecer una comedia de terror que funciona sorprendentemente bien en ciertos pasajes. Evidentemente el argumento no es el punto fuerte de la propuesta, por no hablar de las capacidades interpretativas de los Foo Fighters; aunque tanto Pat Smear (guitarra) como Rami Jaffee (teclista) resultan francamente divertidos, llevando al extremo los estereotipos de loco despistado y rock sex star de influencia mística. Lo mismo puede decirse de un Dave Grohl endiosado, que aprovecha la situación para reírse de sí mismo, demostrando un sano sentido del humor, al mismo tiempo que deja bien claro que él es el alma de los Foo Fighters. Termina confirmando la principal burla de la película. 


“sorprende que un film protagonizado por un grupo comercial abrace sin pudor una casquería tan despendolada y excesiva” 


Altamente satisfactoria resulta la larga lista de cameos que van desde lo cómico (Will Forte, Jimmi Simpson) a lo musical (Kerry King de Slayer, Lionel Ritchie), pasando por el ámbito del cine de terror, aunque sobre estos últimos prefiero no estropear la sorpresa, por si dais una oportunidad a la película. Es como un film de Torrente, pero sin gente que da asco… 

Llevamos más de la mitad de la reseña y prácticamente solo hemos hablado de música y aspectos superficiales, por lo que ¿es recomendable “Studio 666”? Si no tienes ni idea de quién son los Foo Fighters, la propuesta pierde muchísimos enteros y no pasaría de ser una cinta entretenida, con un argumento ramplón y mal interpretada, pero voy a intentar ofrecer algún que otro punto de interés para los espectadores a quienes Grohl y compañía les suenen a desconocidos. 


“si odias a los Foo Fighters, no hace falta que te diga que no todos van a sobrevivir, por lo que podrás deleitarte con sus muertes” 


El gore. Increíblemente el gore es cojonudo. Después de ver algo como “The Sadness” (Rob Jabbaz, 2021), es difícil destacar el gore en una película de este año, pero sorprende que un film protagonizado por un grupo comercial abrace sin pudor una casquería tan despendolada y excesiva: os estoy hablando de parejas cortadas por la mitad, con una motosierra, en pleno acto de la cópula. Nada de mojigaterías, aquí hay sangre por un tubo. Afortunadamente, todo realizado de forma tradicional, con pringosos fx. Además si odias a los Foo Fighters, no hace falta que te diga que no todos van a sobrevivir, por lo que podrás deleitarte con sus muertes

En segundo lugar: los gags. En varias ocasiones he dejado claro mi hastío con la actual comedia de terror, ya que nunca termino de conectar con las obras, pero hay algo en “Studio 666” que ha conseguido sacarme la sonrisa, además de alguna que otra risotada. Tiene buena comedia física (la enumeración de los síntomas de la posesión…), acertado humor absurdo (todo lo relativo a Pat Smear), divertidas referencias musicales (el papel de la groupie o Kerry King) y agradables sorpresas gore. Además tira alguna que otra pullita a la industria musical… siempre desde la posición de quién está en la cima de la misma. Solamente por continuar con mi adorada conexión entre cine de terror y música heavy, ya le daría el aprobado a “Studio 666”. De hecho, es bastante mejor que un mini clásico como “Muerte a 33 revoluciones por minuto” (Charles Martin Smith, 1986), aunque queda muy por debajo de mi adorada “Black Roses” (John Fasano, 1988) y es que eso son palabras mayores. 

A modo de cierre, sirva está reseña como pequeño y humilde homenaje a Taylor Hawkins.


9 comentarios:

Tracy Kong dijo...

Divertida! Creo que solo recomendable para fans del grupo.
Buen artìculo, Saludos!

Depredarock dijo...

O la descacharrante "Rock'nRoll Nightmare" con el cantante canadiense de Hard Rock: Thor.

El Rector dijo...

En la línea de lo que hicieron Lordi con "Dark Floors". Quizás me gustó mas aquella por todo el royo de la puesta en escena, pero "Studio 666" se deja ver, tiene algunas muertes vistosas y bueno, lo del tema de 45 minutos suena demasiado épico como para no caer rendido ante la idea (y sí, seguramente se abrirían las puertas del infierno). Por el momento, habrá que conformarse con los "Dante´s Inferno" de Iced Earth, "Achilles, Agony and Ecstasy in Eight Parts" de Manowar o "La noche se muere" de los Suaves... muy fan de los temas largos, jeje.

No soy para nada seguidor de los Foo Fighters ni de nada que se les parezca, pero a pesar de ello y como formato de comedia de terror ligera, me parece que da bastante el pego. Ahora, para los fans de la banda, entiendo que será todo un caramelito.

Y para cameos el de Rob Halford en "Metal Lords", película normalita que puede verse en Netflix pero que solo por ese pequeño momento (y por una banda sonora cojonuda, dicho sea de paso), ya merece la pena.

Saludos.

Krueger dijo...

Desde luego los fans disfrutarán mucho más Tracy!

He de reconocer que Rock and Roll Nightmare siempre se me ha atragantado un poco, pero desde luego iría de cabeza a la lista Depredarock.

Querido Rector, solamente he oído un disco de los Foo Fighters y solamente me gusto el famoso "Best of you", por lo que muevo en coordenadas musicales similares a las suyas, pero no citar a Blind Guardian me parece poco menos que herejía.
También debo llamarle sucio bastardo por destriparme el cameo del Metal God, ya que tras quince minutos de Metal Lords sucumbi a las malas artes de Morfeo, pero desde luego iba a caer sí o sí.

Saludos a todos!

Missterror dijo...

A mí sí me gustan Foo Fighters, no soy una super fan, pero me gustan y creo que por eso me ha parecido simpática. De otra forma, creo que se me habría hecho bastante bola, pese al gore y los efectos.
De todas formas, como dices, es de valorar que un grupo comercial se descuelgue con una película tan atípica y excesiva. Es una curiosidad curiosa y onanista que no pasa de simpática, que es el eufemismo para decir que es ramplona.

Un abrazo.

El Rector dijo...

Krueger, sobre herejías y guardianes ciegos, te diré que para desgracia mía, mis amados teutones se terminan tras "Imaginations from the other side", por lo que no te puedo aceptar "And then there was silence" como animal de compañía, si es que iban por ahí los tiros.

Saludos.

Krueger dijo...

Missterror, reconozco que he visto la película con la actitud de perdonar ciertas cosillas, solamente por los detalles heavy.

Rector, las imaginaciones son poca broma, pero algún material reseñable han sacado, su último single, por ejemplo, me parece buenísimo.

Saludos!

Mister Moloko dijo...

Hola a todos
Debo reconocer que nunca he sido muy fan de Foo Fighters (mi interés por Dave Grohl se diluyó el día que Kurt Cobain decidió acabar con su vida y, de paso, con NIrvana) y la película me daba un poco de pereza. Además, que el director fuera el de “Hatchet 3” tampoco me hacía subir el hype. Al final me he encontrado con un producto entretenido, divertido y poco más. Imagino que tiene un montón de referencias sobre el mundo del Rock and Roll que no acabo de pillar o, simplemente, yo no soy su target. Le agradezco el gore y algunos momentos sueltos, aunque en general tiene un humor muy de “cuñao” que me tira para atrás. Lo de las interpretaciones que voy a decir….
Saludos a todos

Krueger dijo...

Nadie pisará la alfombra roja de los Oscars por esta película Moloko... Más razón que un Santo!

Saludos!

Publicar un comentario

¿Tienes opinión? No seas tímido/a y compártela, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores/as siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.