domingo, 3 de noviembre de 2019

Crítica: VFW

Que el Joe Begos pre-Sitges 2019 era uno de los cineastas más prometedores del panorama de la serie B y el terror más underground, seguramente y con tan solo dos películas, “Almost Human” (2013) y “The Mind´s Eye” (2015), el principal abanderado ya y mejor exponente aglutinador de toda esa creciente corriente cuasi evangelizadora que ha ido germinando desde las raíces mismas del género estos últimos años y que parece haber traído de regreso en la máquina del tiempo ese cine de los ochenta con el que muchos crecimos, es algo que ya sabíamos. Tras su paso por el festival y después de presentar una maravilla como “Bliss” (potencial mejor película del año) y esta a la sombra de aquella, “VFW”, lo de Begos como nuevo gurú de la serie B, es algo que ya nadie que abogue por el sentido común le puede discutir.


“No hay nada impostado, nada que parezca artificial en el cine de Begos y eso es lo que lo hace tan especial”


El principal handicap para “VFW”, ha sido precisamente “Bliss”, tener que compartir espacio con una película que seguramente, terminará siendo recordada como la obra maestra del director y por supuesto, referente y título de culto. Lo cual es una injusticia, porqué “VFW” sin poder (ni pretender) alcanzar la dimensión de un trabajo como “Bliss”, es una de las salvajadas más divertidas, cafres y genuinamente ochenteras de entre las muchas que nos han llegado enmarcadas dentro de toda esta neo-fiebre por el cine retro y pese a que me dicen las musas que en ocasiones utilizo lenguaje un tanto soez, si no revelo que voy empalmado mientras escribo estas lineas, sería faltar a la verdad.

Begos ha conseguido algo que no han conseguido, al menos hasta la fecha, otros acólitos a la doctrina como puedan ser Jason Eisener (“Hobo With a Shotgun”, 2011), Jonas Gobaerts (“Cub”, 2014) o Jackson Stewart (“Beyond the Gates”, 2016), rodar películas que no se sienten como simples homenajes o revivals, sino como auténticas producciones de la época. No hay nada impostado, nada que parezca artificial en el cine de Begos y eso es lo que lo hace tan especial, lo que hace que cintas no especialmente brillantes (sí muy divertidas) como “Almost Human” o “The Mind´s Eye” tengan algo diferente, algo que las hace destacar sobre otras producciones quizás superiores sin nos ponemos a comparar determinados aspectos que tienen que ver estrictamente con lo técnico.


“Begos Rueda en VFW su propia versión sórdida de Los Mercenarios y la traslada a ese personal e intransferible universo suyo completamente ajeno al mainstream”


El quid de la cuestión es que ahora de quien toca hablar es del Begos post-Sitges 2019 y aquí es donde ya salta la banca. Y es que el salto cualitativo de las dos películas presentadas por el director en el festival respecto a sus anteriores trabajos es absolutamente abismal a todos los niveles, esto, aun siendo más palpable en “Bliss”, todo un ejercicio de estilo a estudiar en las escuelas de cine, también se aprecia en “VFW”, sobretodo en todo lo referente a la dirección de actores, algo fundamental teniendo en cuenta que uno de los grandes encantos de la película reside en su reparto.

Begos Rueda en “VFW” su propia versión sórdida de “Los Mercenarios” y la traslada a ese personal e intransferible universo suyo completamente ajeno al mainstream, dando como resultado una película que si bien como concepto puede asemejarse a lo visto en la saga iniciada por Sylvester Stallone, en lo referente a su esencia hablamos de un tipo de juegos eróticos que nada tienen que ver. Si hay que buscar referentes o influencias en el cine de Begos hay que hacerlo por fuerza en los realizadores de la época, en el caso de “VFW”, de finales de los setenta/principios de los ochenta y ahí es donde aparece el nombre de John Carpenter en negrita, teniendo en su mítica “Asalto en la Comisaría del Distrito 13” (1976) como claro punto de partida de la película, modificando para la ocasión a policías y maleantes por veteranos de guerra y drogadictos pseudomutantes en un guion que por primera vez no firma el propio Begos, delegando en Max Brallier y Matthew McArdie.


“ese patriotismo yankee de pega tan presente en el filme y del cual el director se mofa en todo momento”


Viendo una película como “VFW” uno se da cuenta de que en ocasiones, esto del guion puede parecer que está un poco sobrevalorado. Que con un puñado de chistes, marcada impronta y una buena dirección, de la idea más sencilla y revisada, puede surgir una auténtica bacanal de diversión si sabes donde y como meter el dedo, pero tan importante como eso, a quien se lo vas a meter. En “VFW”, es evidente a que tipo de público va dirigida la película, a ese enamorado empedernido del exploitation y el cine de acción hiperviolento de los setenta/ochenta. Begos lo sirve todo dentro de una cajita de Happy Meal y deja que nos vayamos jamando la hamburguesa mientras montamos las figuritas y nos limpiamos la boca con las barras y estrellas a modo de servilleta, muy acorde con todo ese patriotismo yankee de pega tan presente en el filme y del cual el director se mofa en todo momento.

Las figuritas. Si hablamos de las figuritas, tenemos que ponernos de pie y llevarnos la mano al corazón. El grupo de veteranos de guerra está formado por ilustres y eternos secundarios que han participado en cientos de batallas de la talla de Stephen Lang (“No Respires”), William Sadler (“El Caballero del Diablo”), Martin Kove (“Karate Kid”), Fred Williamson (“Abierto Hasta el Amanecer”) y un yogurín invitado, Tom Williamson. En sus carnes, un sinfín de entrañables diálogos que parecen sacados directamente de cualquiera de todas las películas que han protagonizado a lo largo de sus respectivas carreras y otras tantas secuencias de acción diseñadas única y exclusivamente para su lucimiento personal en uno de los banquetes de sangre y vísceras más brutales que se recuerdan en años. Gore de primer nivel e imaginación a raudales para matar a escoria de todas las maneras inimaginables a cual más brutal que la anterior (podéis imaginar como se recibió semejante festín en un marco, en ocasiones tan festivo, como el del festival de Sitges. Apoteósico). En el reparto también, los habituales rostros de confianza de Begos como George Wendt, Graham Skipper o Dora Madison (todos ellos repiten en “Bliss”) y un David Patrick Kelly también con pasado, T-Bird en la mítica “El Cuervo” (Alex Proyas, 1994). Destacar la brillantez con la que Begos consigue destilar ese romántico ocaso que todos ellos supuran por los poros de la piel para elevarlos a una nueva dimensión de carisma.

“VFW” es un explotaition por definición, una oda a la violencia gratuita, una de las películas de acción más excesivas e hiperbólicas que nos hayan llegado en mucho tiempo y que como tal hay que disfrutar. De la misma forma, tras la orgía de mala leche, se esconde un sentido homenaje a toda una serie de viejas glorias del género que quizás, nunca llegaron a obtener el reconocimiento que merecieron y que Begos se lo da aquí con honores, para el disfrute de todos aquellos que crecimos con ellos y sus películas. Es una delicia ver de nuevo en un papel protagonista a monstruos de esto como Sadler, Lang o Williamson, dinosaurios a los que seguiremos recordando y rindiendo pleitesía mucho tiempo después de que caiga el último de los meteoritos. “VFW” es una película inolvidable repleta de tipos inolvidables y con la que a poco que a uno le guste el royo, se lo va a pasar pipa.

Lo mejor: El obsceno carisma de los personajes, su ultra violencia “gratuita” y cierto gag de Fred Williamson.

Lo peor: El espectador menos fetichista puede entender las partes donde no hay acción como simple charla de almohada.


6 comentarios:

Dantekaram dijo...

Bueno no esperaba ser el primero en comentar tal excelente reseña, he de decir que aún no la veo, pero si disfruté hace poco de la maravillosamente orgasmica Bliss, una joya por donde se vea como comenté en la entrada sobre esa cinta, ahora ansioso iniciaré la búsqueda de esta por que Begos es ya todo un referente y para mí, un sinónimo de calidad, entretenimiento y blowminds a raudales! Gracias Rector, cuando la vea pasaré a dejar mi respectiva opinión.

El Rector dijo...

Dantekaram, muchas gracias por tus palabras. Si disfrutaste con "Bliss" y ya has sucumbido ante los encantos del cine de Begos, no dudes de que te lo vas a pasar pipa con "VFW". Si "Bliss" es una orgía de sangre, ni te imaginas lo que aquí te espera, jeje. Si encima eres seguidor de algunos de los dinosaurios de la serie B que la protagonizan, ya ni te cuento.

Espero que puedas verla pronto, me encantará conocer tus impresiones.

Saludos.

Missterror dijo...

- 2 Happy meals para mí, por favor. Colecciono figuritas y las de "VFW" molan un montón.
Vista en Sitges, me pareció un desfase en toda regla. El nivel de violencia, gore y locura es directamente proporcional a la B de su serie. Puro cine de los ochenta. Como bien comentas, esto no es revival, no es homenaje, "VFW" nació en otra época pero gracias a Begos, tenemos la oportunidad de verla a las puertas del 2020.
Pese a toda la grandeza de la película, no estoy tan fascinada como tú, Rector, porque este exceso de testosterona yankee patriótica a mí me cansa un poco. Entiendo que es una exageración para no tomarse en serio, pero es que "Los Mercenarios" nunca me han gustado. Cierto también que el nivel de los diálogos es de aquella manera y aunque no es lo importante, claro está, porque aquí hemos venido a ver sangre y fiesta, en los momentos donde no hay acción, los veteranos pesan.
El gag que comentas es glorioso, eso sí. Lo que representa Begos ya para el cine actual es para levantarse y aplaudir.

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, cualquiera diría que no pudiste leer bien los subtítulos en la proyección ;) Supongo que aquí ya entra el nivel de fanatismo de cada uno y como digo, en este aspecto concreto entiendo que es necesario ese vínculo espectador-actor para sacarles todo el juego. Yo tampoco soy precisamente fan del patriotismo americano, pero reconozco que dentro del contexto de la película, de ese universo a medio camino entre la decadencia y el romanticismo que Begos plasma, me resulta encantador.

Si "VFW" es un happy meal, lo de "Los Mercenarios" sería una de esas hamburguesas precocinadas que venden en el Al Campo en la sección de refrigerados.

Las cuatro películas de Begos necesito en mi filmoteca YA. ¿Es mucho pedir?

Saludos.

Missterror dijo...

Ni que hubieras estado allí conmigo, Rector!!! Si te digo la verdad, tenía un cabezón de tal tamaño delante que no leía absolutamente nada en castellano, solo pillaba algo de catalán y el catalán escrito aún me cuesta, hablado lo entiendo sin problemas, pero escrito es otro cantar...Entre eso y lo que pisaban las sílabas los protas, me costó lo mío enterarme, jajajaja.

Yo también quiero las cuatro pelis de Begos en mi estantería!!!

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, pues me temo que lo de la filmografía de Begos, al menos de momento, se va a quedar en eso, en un deseo.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.